My Sanford Chart allows you secure online access to your personal health information and your child's health information. It's available anywhere you have internet access. There is no cost to you and registering is quick and simple.

Sign Up for My Sanford Chart
Química sanguínea básica

Read this in English

(Basic Blood Chemistry Tests)

Los médicos mandan a sus pacientes análisis químicos básicos de sangre para evaluar un amplio abanico de trastornos, así como la función de distintos órganos. Con frecuencia, en los análisis de sangre se evalúan los electrolitos, es decir, los minerales que mantienen equilibradas las concentraciones de los distintos fluidos corporales y que son necesarios para ayudar a los músculos, el corazón y otros órganos a funcionar adecuadamente. Para evaluar la función renal y el azúcar en sangre, se analizan otras sustancias.

Electrolitos

Típicamente, en un análisis de sangre básico se analizan las concentraciones de electrolitos como el sodio, el potasio, el cloro y el bicarbonato.

El sodio desempeña un papel importante en la regulación de la cantidad de agua presente en el cuerpo. Asimismo, el paso de sodio a través de la membrana celular es necesario para muchas funciones corporales, como la transmisión de señales eléctricas en el cerebro y en los músculos. La concentración de sodio se mide a fin de detectar si existe un equilibrio adecuado entre sodio y líquido en la sangre para que se puedan desempeñar correctamente esas funciones.

Si un niño se deshidrata a consecuencia de los vómitos, la diarrea o un aporte insuficiente de líquidos, su concentración de sodio puede ser anormalmente alta o anormalmente baja, lo que puede hacer que se sienta confuso, adormilado y/o débil e incluso que tenga convulsiones.

El potasio es fundamental para regular el latido cardíaco. Cuando la concentración de potasio es demasiado alta o demasiado baja, aumenta el riesgo de anomalías en el latido cardíaco. Las concentraciones de potasio bajas también se asocian a debilidad muscular.

El cloro, al igual que el sodio, ayuda a mantener el equilibrio entre los fluidos corporales. Si se pierden grandes cantidades de cloro, la sangre puede volverse más ácida e impedir que ocurran determinadas reacciones químicas que son necesarias para que el cuerpo funciones adecuadamente.

El bicarbonato impide que los tejidos corporales absorban demasiado ácido o demasiado poco. Los riñones y los pulmones equilibran la concentración de bicarbonato en el cuerpo. Por lo tanto, una concentración demasiado alta o demasiado baja de esta sustancia podría indicar que hay algún problema en alguno de esos órganos.

Otras sustancias que se suelen medir

Otras sustancias que se suelen medir en un análisis químico básico de sangre son el nitrógeno ureico en sangre y la creatinina, que indican cómo están funcionando los riñones, así como la glucosa, que indica si hay o no una cantidad normal de azúcar en sangre.

El nitrógeno ureico en sangre es una medida de lo bien que están funcionando los riñones. La urea es un producto de desecho rico en nitrógeno que se produce en el proceso de descomposición de las proteínas. Si los riñones no funcionan correctamente, la concentración de nitrógeno ureico en sangre aumenta. La deshidratación y las hemorragias también pueden elevar la concentración de esta sustancia.

Una concentración de creatinina en sangre excesivamente elevada puede indicar que los riñones no están funcionando correctamente. Los riñones filtran y excretan creatinina, de modo que, si no funcionan correctamente, esta sustancia se puede acumular en el torrente sanguíneo.

La glucosa es el principal tipo de azúcar que contiene la sangre. Procede de los alimentos que ingerimos y es la principal fuente de energía necesaria para desempeñar las distintas funciones corporales. Cuando la concentración de glucosa en sangre es demasiado alta o demasiado baja, puede haber problemas. La principal causa de una concentración excesivamente elevada de glucosa en sangre es la diabetes.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de la revisión: febrero de 2009

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.