My Sanford Chart allows you secure online access to your personal health information and your child's health information. It's available anywhere you have internet access. There is no cost to you and registering is quick and simple.

Sign Up for My Sanford Chart
Tu sistema inmunológico

(Your Immune System)

Ser inmune significa estar protegido. Por lo tanto, tiene sentido que el sistema corporal que ayuda a combatir las enfermedades se llame “sistema inmunológico”. El sistema inmunológico está formado por una red de células, tejidos y órganos que trabajan en conjunto para proteger el cuerpo. Los glóbulos blancos forman parte de este sistema de defensa. También reciben el nombre de “leucocitos”. Existen dos tipos básicos de estas células encargadas de combatir gérmenes:

  • Los fagocitos devoran a los gérmenes invasores.
  • Los linfocitos permiten que el cuerpo recuerde a los invasores y los reconozca si regresan.

Los leucocitos se encuentran en muchos lugares, incluido el bazo, un órgano ubicado en el vientre, que se encarga de filtrar la sangre y de ayudar a combatir las infecciones. Los leucocitos también están presentes en la médula ósea, que es una gelatina espesa y esponjosa ubicada en el interior de los huesos.

El sistema linfático también está habitado por estas células encargadas de combatir los gérmenes. Si alguna vez se te inflamaron los “ganglios” ubicados en los costados del cuello, como cuando tienes dolor de garganta, entonces sabes lo que es el sistema linfático. Los ganglios linfáticos contienen agrupaciones de células del sistema inmune. En general, los ganglios son pequeños, de forma redondeada y pasan desapercibidos. Pero cuando se inflaman, indican que el sistema inmunológico está trabajando.

Los ganglios linfáticos actúan como filtros y eliminan los gérmenes que pueden dañarnos. Los ganglios y los pequeños canales que los conectan entre sí, contienen linfa, un líquido transparente con leucocitos (glóbulos blancos). Además de los costados del cuello, ¿en qué otros lugares tienes ganglios linfáticos? Detrás de la rodillas, en las axilas y en la ingle; para nombrar sólo algunos.

Ahora bien, cuentas con este excelente sistema. ¿Pero es suficiente para evitar que te enfermes? En realidad, todos se enferman de vez en cuando. Pero el sistema inmunológico nos ayuda a curarnos. Y si te has dado las vacunas correspondientes, el cuerpo está más que preparado para combatir las enfermedades graves que el sistema inmunológico por sí solo podría no enfrentar correctamente. Por ejemplo, si te das la vacuna contra el sarampión, y alguna vez te ves expuesto a esta enfermedad, estarás protegido del contagio.

A veces, algunas personas tienen problemas con el sistema inmunológico. Las alergias son un problema de este tipo: el sistema inmunológico reacciona de manera exagerada y trata a algo inocuo, como los cacahuetes, como si se tratara de algo verdaderamente peligroso para el cuerpo.

En el caso de algunas enfermedades, como el lupus o la artritis reumatoide juvenil, en lugar de combatir los gérmenes, el sistema inmune combate las células sanas y esto puede causar problemas. Otros problemas del sistema inmunológico se desarrollan debido a enfermedades como el VIH/SIDA o el cáncer.

La mayoría de las afecciones del sistema inmunológico se pueden prevenir. Pero si surgen, es posible tratarlos con medicamentos y de otras maneras para lograr que la persona se sienta bien y sana nuevamente. Si tienes un problema con el sistema inmunológico, el médico te enseñará de qué manera puedes cuidarte para mantenerte sano y combatir las enfermedades. Los inmunólogos son médicos que se especializan en los problemas del sistema inmunológico.

Los niños sanos pueden ayudar al sistema inmunológico lavándose las manos con frecuencia a fin de evitar las infecciones, comiendo alimentos saludables, haciendo mucho ejercicio y realizándose chequeos médicos regulares. Y si hoy te sientes bien, ¡dale las gracias a tu sistema inmunológico!

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: noviembre de 2009

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.