My Sanford Chart allows you secure online access to your personal health information and your child's health information. It's available anywhere you have internet access. There is no cost to you and registering is quick and simple.

Sign Up for My Sanford Chart
El ADHD

(ADHD)

La sigla ADHD se refiere al Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad. El ADHD solía conocerse como Trastorno por Déficit de Atención o ADD. En 1994, su nombre cambió a ADHD. Sin embargo, "Trastorno por Déficit de Atención" aún se utiliza en ocasiones para describir un tipo de ADHD que no incluye hiperactividad.

El ADHD es una afección médica que afecta la capacidad de una persona de mantenerse quieta, concentrarse y prestar atención. Las personas con ADHD tienen alteraciones en las partes del cerebro que controlan la atención y la actividad. Esto significa que pueden tener problemas para concentrarse en determinadas tareas y temas, o pueden parecer "nerviosos", actuar impulsivamente e involucrarse en problemas.

Síntomas y signos del ADHD

Si bien el ADHD comienza en la niñez, algunas veces no se diagnostica hasta que una persona llega a la adolescencia, y en ocasiones, incluso no se diagnostica hasta que la persona llega a la adultez.

Debido a que el ADHD constituye una amplia categoría que abarca diferentes factores: la atención, la actividad y la impulsividad, puede presentarse de diferentes formas en distintas personas. Algunos de los signos del ADHD incluyen cuando una persona:

  • tiene dificultad para prestar atención o permanecer concentrada en una tarea o actividad
  • tiene problemas para terminar las tareas en la escuela o en el hogar, y pasa de una actividad a otra
  • tiene problemas para concentrarse en las instrucciones y dificultad para llevarlas a cabo
  • pierde u olvida cosas, como las tareas escolares
  • se distrae fácilmente, incluso cuando realiza una actividad divertida
  • tiene problemas para prestar atención a los detalles o comete errores tontos
  • tiene problemas para organizar las tareas o las actividades
  • tiene problemas para esperar su turno
  • interrumpe o importuna a los demás
  • dice impulsivamente las respuestas antes de que se hayan completado las preguntas
  • juguetea con las manos o los pies, o se retuerce en el asiento
  • se siente inquieta
  • habla excesivamente y tiene problemas para participar en actividades sosegadamente

Por supuesto, es normal que las personas se dispersen en una clase aburrida, interrumpan las conversaciones o se olviden las tareas escolares en la mesa de la cocina de vez en cuando. Pero las personas con ADHD tienen tantos problemas para concentrarse y controlar su comportamiento que esto afecta sus emociones y la manera de desenvolverse en la escuela u otras áreas de la vida. De hecho, a menudo se considera que el ADHD es un trastorno del aprendizaje porque puede interferir mucho en la capacidad de la persona para estudiar y aprender.

Algunas veces, los síntomas del ADHD son menos graves a medida que la persona envejece. Por ejemplo, los expertos creen que la hiperactividad inherente al trastorno puede disminuir con la edad, aunque los problemas relacionados con la organización y la atención a menudo permanecen. Si bien con el tiempo los síntomas pueden desaparecer en algunas personas, más de la mitad de todos los niños que tienen ADHD continuarán presentando signos de la afección cuando sean adultos jóvenes.

¿Cuáles son las causas del ADHD?

Los médicos y los investigadores aún no tienen la absoluta certeza de por qué algunas personas tienen ADHD. Las investigaciones demuestran que el ADHD probablemente sea de origen genético y hereditario en algunos casos. Los científicos también están investigando otros factores que tal vez estén asociados con el ADHD: Por ejemplo, el ADHD puede prevalecer más en los niños que nacen de forma prematura. Además, es más común en los varones que en las niñas.

Los médicos sí saben que el ADHD es causado por cambios que se producen en las sustancias químicas del cerebro llamadas neurotransmisores. Estas sustancias químicas ayudan a enviar mensajes entre las células nerviosas del cerebro. Por ejemplo, el neurotransmisor llamado dopamina estimula los centros de la atención del cerebro. Por lo tanto, una persona que tiene escasa cantidad de esta sustancia química puede presentar síntomas de ADHD.

El ADHD y la conduccion

¿Cómo se trata el ADHD?

Debido a que no existe una cura para el ADHD, los médicos tratan a las personas al brindarles ayuda para que puedan controlar los síntomas de la forma más eficaz posible. En cuanto a este trastorno, debido a que algunas personas tienen más problemas relacionados con la atención y otras tienen más problemas relacionados con la actividad, los médicos adaptan su tratamiento a los síntomas de la persona. Por lo tanto, diferentes personas con ADHD pueden tener diferentes tratamientos.

Generalmente, los médicos siguen lo que se denomina un enfoque multimodal para el tratamiento del ADHD. Esto significa que utilizan diversos métodos de tratamiento diferentes para un paciente, como medicamentos, asesoramiento familiar e individual y cambios en la escuela para abordar estilos de aprendizaje especiales.

Medicamentos

Algunos medicamentos pueden ayudar a las personas con ADHD al mejorar su concentración y atención, y al reducir la impulsividad y la hiperactividad relacionadas con el ADHD. Las personas con ADHD solían tener que tomar los medicamentos varias veces al día, pero actualmente existen algunos que pueden tomarse en el hogar una vez al día, por la mañana. Los científicos trabajan constantemente a fin de desarrollar medicamentos nuevos para tratar el ADHD.

Puede conversar con su médico acerca de las opciones de tratamiento, pero siempre siga sus indicaciones respecto de la dosificación de los medicamentos. Si desde niño ha tomado medicamentos para tratar el ADHD, probablemente su médico ajuste sus medicamentos a los cambios que puedan producirse en sus síntomas a medida que crece.

Asesoramiento y otras terapias

El asesoramiento familiar ayuda a tratar el ADHD porque mantiene a los padres informados y también les enseña formas de trabajar con sus hijos para ayudarlos. Además, ayuda a mejorar la comunicación dentro de la familia y a resolver los problemas que pueden surgir entre los adolescentes y sus padres en el hogar. El asesoramiento individual ayuda a los adolescentes con ADHD a entender mejor su comportamiento y a aprender habilidades para enfrentar las situaciones. Algunas veces, muchos adolescentes con ADHD trabajan juntos en terapias grupales que los ayudan a adquirir las habilidades para enfrentar el problema y tener una mejor relación con los demás, si ese ha sido el problema.

Las escuelas también están involucradas en ayudar a los estudiantes con ADHD, ya que la mayoría de ellas elaboran planes adecuados para cada adolescente y realizan cambios convenientes para su aprendizaje.

Las personas con ADHD también pueden tener otros problemas, como depresión, ansiedad o problemas de aprendizaje, como dislexia, que requieren de un tratamiento. Además, estas personas pueden tener un mayor riesgo de fumar y usar drogas, en especial si el ADHD no se trata de forma adecuada. Por este motivo, es importante realizar el diagnóstico y el tratamiento adecuados.

Si usted o alguien que conoce tiene ADHD

La mayoría de los adolescentes con ADHD reciben el diagnóstico en la niñez, pero a algunas personas no se las diagnostica hasta que llegan a la adolescencia o incluso cuando son mayores. Es normal que se sienta abrumado, asustado o incluso enojado si le han diagnosticado ADHD. Pero el asesoramiento puede ayudarlo. Hablar sobre estos sentimientos y abordarlos con frecuencia facilita mucho el proceso.

Si tiene ADHD, es posible que no se percate de que se comporta de forma diferente a los demás; simplemente, realiza las cosas de forma natural. Algunas veces, esto puede causarle problemas con las personas que no entienden o no conocen su afección. Por ejemplo, podría ser honesto con una persona y tener la sensación de que la horrorizó u ofendió. Es posible que no entienda por qué las personas se enfurecen con usted.

Aprender todo lo que pueda acerca de su afección puede ser de gran ayuda. Mientras más entienda, más involucrado podrá estar con su propio tratamiento.

Sugerencias que puede poner en práctica

A continuación se detallan algunas de las cosas que puedes intentar hacer para contribuir a las relaciones y la escuela:

  • Siéntate al frente de la clase para limitar las distracciones.
  • Apaga el teléfono, los mensajes de correo electrónico o instantáneos al hacer las tareas escolares u otras tareas que requieren de concentración. Esto te ayudará a evitar las distracciones.
  • Habla con tu maestro acerca de tu ADHD y conversen para asegurarse de que estés aprendiendo de forma que te resulte conveniente. Por ejemplo, algunas escuelas permiten que las personas con ADHD se tomen más tiempo para realizar los exámenes. A algunos adolescentes puede resultarles beneficioso estar en aulas con menor cantidad de estudiantes y recibir ayuda de un tutor.
  • Utiliza herramientas que te ayuden a mantenerte organizado. Por ejemplo, registra las tareas en un cuaderno de tareas escolares, incluida una lista de libros y lecturas que deberás llevar a tu casa para hacerlas. Para no olvidarte, escribe las clases y otras citas en una agenda diaria (o si tienes un teléfono inteligente que realice los recordatorios de forma electrónica, ingresa los datos allí).
  • Realiza mucha actividad física. Los estudios comienzan a demostrar que la actividad física puede ayudar a las personas que tienen ADHD. Si te sientes hiperactivo en la escuela, habla con un maestro acerca de tomar pausas durante las actividades, de modo que puedas prestar atención y concentrarte mejor en la clase. Al estudiar o realizar las tareas escolares, realiza pausas con frecuencia.
  • Practica técnicas de relajación y meditación para relajarte y concentrarte.
  • Cuéntale a tus amigos lo que está sucediendo. Algunas veces, con nuestros amigos decimos cosas de manera impulsiva y más tarde nos arrepentimos, o hacemos cosas tontas o impulsivas. Si esto te sucede, dile a tus amigos que a veces dices cosas sin pensar todo el tiempo, pide disculpas si has herido los sentimientos de alguien e intenta tener mucho cuidado la próxima vez.
  • Debes enorgullecerte de las cosas que haces bien. Tener ADHD es simplemente ser de forma diferente, y las personas con ADHD tienen sus propias capacidades y talentos.

Si tienes ADHD, es natural que a veces te sientas frustrado y mal interpretado. Podría parecerte que siempre pierdes las tareas escolares o tienes problemas para seguir las instrucciones de los maestros, o tal vez tengas problemas para hacer amistades o llevarte bien con tus familiares. Es útil aprender lo que más puedas acerca del ADHD y encontrar los métodos que te ayuden a aprovechar todo tu potencial, tanto social como académico.

Afortunadamente, los médicos, los consejeros y los maestros aprenden más sobre el ADHD todo el tiempo, y tienen más conocimientos que nunca acerca de los desafíos que enfrentan las personas con este trastorno. Además, los conocimientos sobre organización que obtengas ahora te serán de mucha utilidad en el futuro. Incluso las personas que no tienen ADHD descubren que necesitan obtener estos conocimientos cuando se dirigen al lugar de trabajo, de modo que estarás un paso adelante de los demás.

Revisado por: Richard S. Kingsley, MD
Fecha de la revisión: septiembre de 2008

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.