My Sanford Chart allows you secure online access to your personal health information and your child's health information. It's available anywhere you have internet access. There is no cost to you and registering is quick and simple.

Sign Up for My Sanford Chart
Fractura de clavícula

Read this in English

(Broken Collarbone (Clavicle Fracture))

Las caídas fuertes y los choques son cosas que suceden en el deporte y a menudo conllevan lesiones. Sufrir una caída sobre el hombro o caer con los brazos extendidos ejerce una tremenda presión sobre el hombro y, en concreto, sobre un hueso de tamaño reducido denominado clavícula. Si esta presión es excesiva, la clavícula se puede fracturar.

La fractura de clavícula es una de las lesiones deportivas más frecuentes entre niños y adolecentes.

Sobre la fractura de clavícula

La clavícula es un hueso que discurre entre la parte superior del esternón y el omóplato (o escápula) y ayuda a conectar el brazo con el resto del cuerpo. Usted puede palparse la clavícula tocándose el área comprendida entre el cuello y el hombro. La mayoría de la gente se puede ver las clavículas, que sobresalen bajo la piel, al mirase desnuda al espejo.

La fractura clavicular suele ocurrir a consecuencia de un golpe directo en el hombro o de una caída sobre un brazo extendido. Este tipo de fracturas son frecuentes en los deportes de contacto (como el fútbol, el lacrosse y el hockey) y en aquellos deportes donde existe la posibilidad de caídas fuertes (como el ciclismo, el esquí, el snowboard y el monopatín). También pueden ocurrir a consecuencia de un traumatismo directo en la clavícula durante un accidente de tráfico.

clavicula

La mayoría de fracturas de clavícula se curan solas si el brazo afectado se inmoviliza de forma adecuada con un cabestrillo y se trata la lesión con hielo y fisioterapia. De todos modos, en algunas ocasiones, cuando la clavícula sufre un desplazamiento considerable o la fractura es particularmente grave, puede ser necesario realizar una intervención quirúrgica para realinear el hueso, insertando placas y tornillos para mantener la clavícula en su sitio durante el proceso curativo.

Síntomas

Si su hijo sufre una fractura de clavícula, sus principales síntomas serán dolor en el área afectada y dificultad para mover el brazo del mismo lado del cuerpo. Entre otros síntomas posibles, se incluyen los siguientes:

  • inflamación, sensibilidad al tacto o presión y hematoma a lo largo de la clavícula
  • dolor en aumento cuando el niño intenta mover el hombro o brazo afectados
  • sensación de chirrido o crujido al intentar levantar el brazo
  • un bultito, protuberancia o deformidad sobre la fractura (en casos excepcionales, el extremo fracturado del hueso puede incluso perforar la piel y resultar visible desde fuera)
  • caída o hundimiento del hombro afectado hacia abajo y hacia delante

Diagnóstico

Para diagnosticar una fractura de clavícula, el pediatra les preguntará sobre cómo ha ocurrido la lesión y sobre los síntomas que presenta su hijo. El pediatra explorará el hombro de su hijo y es posible que le presione con suavidad la clavícula para comprobar si es sensible al tacto o presión, determinar la ubicación de la fractura y asegurarse de que no hay nervios o vasos sanguíneos afectados. Es posible que el pediatra evalúe la sensibilidad y la fuerza del brazo, mano y dedos para determinar si la lesión ha afectado también a los nervios.

Si el pediatra sospecha la posibilidad de una rotura de clavícula, solicitará una radiografía de hombro y del área afectada para localizar con exactitud la fractura y evaluar su gravedad. Las radiografías también muestran si hay algún otro hueso roto. En algunos casos, si se detectan más fracturas óseas o el pediatra necesita analizar la fractura más detenidamente, es posible que solicite una tomografía computarizada (TC).

Causas

La mayoría de fracturas claviculares obedecen a caídas sobre el hombro, pero también se pueden producir a consecuencia de una caída sobre un brazo extendido o de un golpe directo en la clavícula (en el marco de las lesiones deportivas o de los accidentes de tráfico). Los recién nacidos también pueden sufrir lesiones de clavícula al atravesar el canal del parto.

En una fractura de clavícula, la rotura se puede producir en tres áreas diferentes de la clavícula:

  1. La mayoría afectan al tercio medio del hueso y generalmente están provocadas por una caída fuerte o un impacto directo en la parte central de la clavícula.
  2. Una caída o impacto que trasmite fuerza a la parte externa o superior del hombro puede provocar una fractura en el tercio externo de la clavícula, la parte más próxima al hombro.
  3. El tipo menos frecuente de fractura de clavícula afecta al tercio interno de la misma. Casi siempre es consecuencia de un golpe directo sobre el pecho, como en los impactos contra el volante que se producen en muchos accidentes de tráfico.

Entre los factores de riesgo que incrementan las probabilidades de sufrir una fractura de clavícula se incluyen los siguientes:

  • Participar en deportes que implican contacto o la posibilidad de sufrir caídas fuertes. Las lesiones deportivas tal vez sean la causa más común de las fracturas de clavícula. Existe el riesgo de caídas fuertes en deportes que van desde el fútbol hasta la lucha libre y también en los deportes de contacto, como el fútbol americano, el hockey, el rugby y el lacrosse.
  • Edad. Los huesos que todavía están en proceso de crecimiento son más proclives a lesionarse. Las clavículas no se suelen endurecer por completo hasta que una persona cumple alrededor de los veinte años, lo que expone a la personas de menos edad a mayor riesgo de fractura. El riesgo disminuye después de la adolescencia pero se vuelve a incrementar cuando la gente envejece y sus huesos empiezan a perder fuerza y resistencia.
  • Peso elevado al nacer. El hecho de nacer con un peso elevado expone al bebé a sufrir una fractura de clavícula durante el parto y el alumbramiento.

Prevención

Puesto que estas fracturas ocurren de forma repentina e inesperada, son difíciles de prevenir. No obstante, si se adoptan unas cuantas precauciones, es posible reducir el riego de sufrir este tipo de fracturas:

  • Asegúrese de que su hijo lleva todo el equipo protector necesario cuando practica deporte y ayúdele a adquirir las técnicas adecuadas. Conocer la forma adecuada de practicar un deporte reduce de forma considerable las probabilidades de sufrir caídas fuertes o golpes inesperados.
  • Mantenga fuertes los huesos de su hijo ofreciéndole una dieta rica en calcio y vitamina D. Alimentos como la leche, el queso y el yogurt ayudan a construir unos huesos sanos y fuertes, que son menos proclives a fracturarse a consecuencia de un impacto.
  • Fomente en su hijo el entrenamiento con ejercicios de fuerza y estiramiento para que desarrolle unos músculos fuertes y flexibles. Unos músculos de estas características ayudan a sostener y proteger mejor a los huesos subyacentes, a garantizar la agilidad del niño y a hacerlo menos proclive a las caídas fuertes.
  • Adopte las precauciones necesarias para evitar las caídas. Asegúrese de que su hijo lleva un calzado que le sujeta bien los pies, enséñele a utilizar la baranda cuando baje escaleras y tenga la casa bien iluminada.

Tratamiento

El tratamiento de una fractura de clavícula dependerá del tipo de fractura sufrido y de lo grave que sea. La mayoría de estas fracturas se pueden tratar con simples medidas de confort hasta que se curan.

Pero aquellas fracturas donde los fragmentos de hueso de cada lado de la rotura están desalineados o donde el hueso se rompe en múltiples fragmentos (fracturas conminutas) pueden requerir una intervención quirúrgica para asegurarse de que se curan de una forma adecuada. Las fracturas abiertas, donde fragmentos del hueso roto perforan la piel, requieren un tratamiento inmediato e intensivo para reducir el riesgo de infecciones.

En aquellas fracturas donde los fragmentos óseos permanecen alineados, son recomendables los siguientes tratamientos:

  • Hielo. Para ayudar a controlar el dolor y la inflamación asociados a una fractura de clavícula, aplique bolsas de hielo sobre el área afectada durante los dos o tres días posteriores a la lesión. De todos modos, no aplique el hielo directamente sobre la piel, ya que podría lesionarla.
  • Sostén del brazo. Es importante mantener el brazo inmovilizado mediante un cabestrillo. Esto ayudará a controlar el dolor y a mantener al hueso en su sitio durante el proceso de curación.
  • Medicación. Hable con el pediatra sobre los medicamentos (ibuprofeno, paracetamol) que puede tomar su hijo a fin de aliviarle el dolor.
  • Fisioterapia. Mientras el brazo de su hijo permanece inmovilizado, lo más probable es que pierda fuerza muscular y que la gama de movimientos del hombro afectado se reduzca. Cuando los huesos se le empiecen a curar, su hijo debería empezar a realizar ejercicios de movimientos suaves a fin de reducir el agarrotamiento mientras lleva puesto el cabestrillo. Cuando el hueso se haya curado por completo, es posible que el pediatra recomiende a su hijo un programa más intenso de ejercicios de rehabilitación para recuperar toda la fuerza y flexibilidad del hombro afectado.

Los tornillos y placas metálicas que se utilizan para tratar las facturas desplazadas, abiertas o conminutas no se tienen que extraer tras completarse el proceso curativo, a menos que provoquen irritación.

Después de la intervención, los pediatras suelen recomendar un régimen terapéutico que contribuye a recuperar el movimiento y a fortalecer el hombro. Típicamente se empieza con ejercicios de movimientos suaves y luego se añaden ejercicios de fortalecimiento mientras se completa el proceso curativo.

En los niños más pequeños, este proceso puede ser tan rápido como de tres o cuatro semanas. En los adolecentes, suele durar de seis a ocho semanas. Durante este período, su hijo debería tomarse las cosas con calma para reducir las probabilidades volverse a lesionar el hueso. Completado el proceso curativo, sigan las instrucciones del pediatra de su hijo sobre cuándo puede retomar sus actividades deportivas habituales.

Revisado por: Alfred Atanda Jr., MD
Fecha de revisión: septiembre de 2011

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.