Contusión o golpe en la cadera

Read this article in English(Hip Pointer)

Lisa por fin tuvo la oportunidad de empezar a jugar en el equipo de las mejores jugadoras de voleibol del instituto y quería impresionar realmente a su entrenador. Pero en una jugada su exceso de entusiasmo le hizo chocar contra una compañera de equipo para hacer un remate. Aterrizó de lado sobre el duro suelo del gimnasio. Sintió un dolor fuerte y agudo en la cadera y tuvieron que ayudarla para salir de la pista.

Después del partido Lisa se puso hielo en la cadera y se tomó un par de aspirinas. Pero al día siguiente todavía le dolía la cadera, aparte de tenerla hinchada y amoratada. Su madre la llevó al médico. Resultó ser que Lisa tenía una contusión en la cresta ilíaca, un hematoma en uno de los huesos de la cadera.

¿Qué es una contusión de cadera?

La articulación de la cadera consta de dos huesos. El hueso de la cadera recibe el nombre de cresta ilíaca y la parte superior del hueso de la pierna (el fémur) se denomina trocánter mayor. Una contusión en la cadera es un hematoma en uno de estos dos huesos o el tejido blando circundante (músculos, cartílago, tendones, etc.)

Muy poco frecuentemente, una contusión de cadera también puede provocar una fractura por avulsión, donde parte del hueso se rompe debido al estiramiento del músculo al que está unido.

Contusion o golpe en la caderaPuesto que los huesos de la cadera no disponen de mucho tejido muscular ni graso que actúa a modo de almohadilla protectora, son más susceptibles a los hematomas óseos. Los hematomas óseos pueden ser dolorosos y tardar bastante tiempo en curarse por completo.

¿Qué ocasiona las contusiones de cadera?

Las contusiones de cadera ocurren debido a un impacto repentino lo bastante fuerte como para provocar hematomas en la cresta ilíaca o el trocánter mayor o para lesionar el tejido blando que circunda la cadera.

Algunas de las causas más frecuentes de las contusiones de cadera son las siguientes:

  • Deportes que implican contacto físico directo con otros jugadores. El fútbol americano, el rugby, las artes marciales y el hockey sobre hielo se encuentran entre los deportes que más favorecen este tipo de lesiones debido al considerable contacto físico que implican. Pero este tipo de lesiones también se pueden dar en deportes como el béisbol, el fútbol, el lacrosse y el hockey sobre cesped, así como en cualquier deporte donde exista la posibilidad de chocar contra otro jugador o poste de la portería.
  • Deportes que se juegan en superficies duras. Cuando un jugador cae mientras practica deportes como el voleibol, el baloncesto o ir en monopatín, el hecho de aterrizar sobre una superficie dura, como el asfalto, el cemento o el suelo del gimnasio puede provocar contusiones de cadera.
  • Deportes que pueden implicar choques con otras personas. Cualquier deporte donde los participantes se desplazan a gran velocidad y pueden ser arrollados por otros participantes, como el esquí, el snowboard, el ciclismo y el patinaje en línea.

¿Cuáles son los síntomas de una contusión de cadera?

Como ocurre con la mayoría de las lesiones deportivas, el dolor que provoca una contusión de cadera y el tiempo que tarda en curarse depende de la gravedad de la lesión. La mayoría de contusiones de cadera no son más que meras molestias que carecen de importancia y pueden ser difíciles de ver. Pero, si te haces una contusión de cadera grave, te darás cuenta.

Fíjate en los siguientes síntomas:

  • hematoma claramente visible e hinchazón en el área afectada
  • dolor y sensibilidad al tacto o presión, sobre todo al apretar sobre la cadera o al mover la pierna
  • gama reducida de movimiento en la articulación de la cadera
  • debilidad en la cadera y la pierna afectada

¿Cómo se diagnostica una contusión de cadera?

Si vas al médico porque te duele la cadera, este te explorará el área en busca de inflamación y hematomas. Esto puede incluir presionar sobre la cadera para ver lo sensible que es. El médico te formulará preguntas sobre cómo ha tenido lugar la lesión.

En algunos casos, el médico puede solicitar radiografías y/o resonancias magnéticas (RM) para comprobar si se ha producido una fractura ósea o se ha lesionado el tejido que hay alrededor de la cadera. El médico también pude solicitar RM o tomografías computerazadas (TC) para descartar posibles lesiones de los órganos internos.

¿Cómo se tratan las contusiones de cadera?

Los médicos no necesitan hacer gran cosa en la mayoría de contusiones de cadera. Lo más probable es que recomienden llevar muletas. También pueden recetar medicamentos para aliviar el dolor.

Algunas de las cosas que puedes hacer en casa para tratar una contusión de cadera son las siguientes:

  • Utilizar la siguiente fórmula en cuatro pasos: Descanso, hIelo, Compresión y Elevación lo antes posible después de sufrir la lesión. Para recordarla, ayuda utilizar la regla mnemotécnica de las iniciales: "lo que DICE el sentido común":
    • Descanso: limita tu cantidad de actividad física y utiliza la cadera lo menos posible. Si el hecho de cargar peso en la pierna afectada te resulta doloroso, puedes utilizar muletas para desplazarte.
    • Hielo: utiliza una bolsa de cubitos de hielo envuelta en un paño o una compresa fría para ayudar a reducir la hinchazón. Deberías hacerlo lo antes posible después de lesionarte. De todos modos, limita la cantidad de tiempo durante el cual te aplicas hielo en la cadera a 10-15 minutos seguidos. La cadera apenas dispone de tejido de aislamiento y puede enfriarse muy deprisa.
    • Compresión: utiliza una cinta o vendaje elástico para proporcionar sostén a la cadera y reducir la inflamación.
    • Elevación: aunque puede resultar difícil con una contusión en la cadera, cuando te acuestes, intenta colocarte almohadones bajo la pelvis para elevar la cadera.
  • Tomar medicamentos antiinflamatorios. El ibuprofeno y otros medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) pueden ayudar a aliviar el dolor y a reducir la hinchazón.
  • Retomar el ejercicio físico y el deporte lentamente. Cuando remitan el dolor y la hinchazón, es una buena idea empezar a mover las caderas para contribuir a su recuperación y así mantener sus músculos fuertes y flexibles. De todos modos, aumentarás las probabilidades de volverte a lesionar si empiezas a hacer ejercicio mientras persiste el dolor o la movilidad de tu cadera está todavía limitada. Por lo tanto, asegúrate de que estás completamente recuperado antes de reiniciar la actividad.

Las contusiones de cadera de carácter grave pueden cursar con hematomas importantes o fracturas o con lesiones en órganos internos, como el bazo. Estos tipos de lesiones de cadera es probable que requieran la ayuda de un médico. Si tienes un hematoma importante y se te acumula líquido dentro de la cadera, el médico tal vez tendrá que drenarlo.

Las intervenciones quirúrgicas son muy poco frecuentes en las contusiones de cadera. La mayoría son de fácil tratamiento o se curan por sí solas con el tiempo. Pero, si una contusión de cadera no responde a otros tratamientos (o si una TC o una RM revelan lesiones en los órganos internos), podría ser necesario acudir a la cirugía para corregir estas afecciones.

¿Se pueden prevenir las contusiones de cadera?

Resulta bastante difícil prevenir una contusión de cadera. Esta lesión ocurre de forma repentina y cuesta mucho verla venir. Aún así, puedes ayudar a reducir las probabilidades de sufrir este tipo de lesiones adoptando una cantidad reducida de simples recomendaciones cuando hagas deporte o ejercicio físico:

  • Aprende y utiliza unas técnicas adecuadas en el deporte que practicas. El hecho de practicar y perfeccionar la forma de jugar no solo te convertirá en un mejor jugador, sino que también te proporcionará potencia, seguridad y confianza en tus movimientos. Esto puede reducir el riesgo de caídas y choques con terceros.
  • Utiliza un equipo deportivo de seguridad que sea de tu talla y se te adapte correctamente. Asegúrate de que tus pantalones de hockey o de fútbol americano disponen de protectores almohadillados para las caderas. Asegúrate también de que se adaptan a tu cuerpo correctamente y de que te los colocas en el lugar adecuado. ¡No juegues nuca sin ellos!
  • Aprende a identificar los momentos en que estás cansado. Seguir practicando un deporte cuando estás agotado puede aumentar de forma considerable las probabilidades de tropezar o chocar con otro jugador. Si tienes la sensación de que te estás forzando demasiado, tómate un descanso o pide al entrenador que quieres salir del campo de juego y dejar participar a otro miembro del quipo durante un rato. Tu entrenador y tus compañeros de equipo lo valorarán muy positivamente.
  • Conoce las reglas el juego y atenete a ellas. Hay un motivo por el cual algunas faltas, como utilizar el casco o la máscara para golpear a otros jugadores, están penalizadas en juegos como el fútbol americano. Las lesiones que puedes sufrir cuando alguien te golpea con el casco –o el equivalente en otros deportes– en la cadera pueden ser muy dolorosas y a veces graves.

Los ejercicios de condicionamiento físico que fortalecen áreas específicas del cuerpo son buenas formas de protegerte de las contusiones de cadera. Habla con tu entrenador o especialista en medicina deportiva para que te haga una prueba de rendimiento a fin de saber si algún área de tu cuerpo es especialmente vulnerable a lesiones como las contusiones de cadera.

Revisado por: Kathleen B. O'Brien, MD
Fecha de revisión: abril de 2011

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.