Violación en cita

Read this article in English(Date Rape)

La idea de agresiones sexuales, o violaciones, podría conjurar la imagen de un extraño saltando de un lugar oscuro y atacando a una persona. Pero no sólo los extraños pueden cometer violaciones sexuales. Aproximadamente, la mitad de las personas que son violadas conocen a la persona que los atacó.

Cuando se produce el sexo forzado entre dos personas que ya se conocen, se considera violación en cita o violación por un conocido. Las víctimas de las violaciones en cita son, en su mayoría, mujeres pero los hombres también pueden sufrir violaciones.

Aunque la mayoría de las amistades y los conocidos nunca dan pie a la violencia, es importante que los niños y los adolescentes sepan sobre la violación en cita y aprendan cómo mantenerse seguros.

Sólo los hechos

A continuación, presentamos algunos hechos importantes sobre la violación en cita que usted puede compartir con su hijo o hija pre-adolescente o adolescente:

  • La violación no se trata de sexo o pasión. Es un acto de control, agresión y violencia.
  • Incluso si dos personas se conocen bien, e incluso si están saliendo o anteriormente han intimado, nadie tiene derecho a forzar un acto sexual sobre otra persona contra su voluntad.
  • Las personas nunca están "pidiéndolo" por utilizar determinadas prendas o por la forma en que actúan. Una persona violada nunca es culpable. La violación siempre es culpa del violador.

El alcohol puede estar involucrado en las violaciones. Beber puede disminuir las inhibiciones, adormecer el sentido común y, en algunas personas, permitir que las tendencias agresivas salgan a la superficie.

Las drogas también pueden jugar un papel en estas situaciones. Es posible que haya escuchado algo sobre drogas de "violaciones en cita" como rohypnol ("roofies"), gama-hidroxibutírico (GHB) y ketamina. Drogas como estas pueden mezclarse fácilmente en bebidas para hacer que una persona pierda la conciencia y se olvide de las cosas que suceden. Las personas a las que se les han dado estas drogas informan sentirse paralizadas, tener visión borrosa y pérdida de memoria. Peor aún, la mezcla de estas drogas con alcohol puede ser peligrosa y posiblemente mortal.

Cómo mantenerse seguro

La mejor defensa contra la violación en cita es tratar de evitarla siempre que sea posible. Incentive a sus hijos a cumplir estas reglas:

  • Mantenerse sobrio y consciente, en especial entre personas a quienes no conozcan muy bien. Los adolescentes también deben ser conscientes de que el compañero de la cita tiene que dar su consentimiento para la actividad sexual. Una persona puede resultar culpable de cometer una violación si la otra está afectada por drogas, alcohol o un trastorno médico.
  • Evitar permanecer en lugares aislados con un compañero hasta que la confianza esté bien establecida. Salir con un grupo de amigos y cuidar a los demás.
  • No pasar tiempo solo con alguien que lo haga sentir intranquilo o incómodo. Varias investigaciones han demostrado que nuestros instintos a menudo son correctos, de modo que si su hijo/a se siente intranquilo/a o inseguro/a, debería ir a un lugar seguro y pedir ayuda, si es necesario.
  • Ser claro sobre qué tipo de relación ellos quieren con la otra persona. Si no están seguros de lo que quieren, entonces deben pedirle a la otra persona que respete su decisión y que les dé tiempo. Los adolescentes deben saber que nunca está BIEN ser presionados para hacer algo que no quieran hacer.
  • Tomar clases de defensa personal. Esto puede generar confianza y enseñar técnicas físicas valiosas que una persona puede usar para escapar de un atacante.

Cómo obtener ayuda

Desafortunadamente, aún si el adolescente toma todas las precauciones, la violación en cita todavía puede ocurrir. Si su hijo/a le confiesa que ha sido víctima de una violación en cita, es importante buscar atención médica de inmediato, incluso antes de que su hijo/a se cambie la ropa o se bañe.

Esto puede ser difícil, es un instinto humano natural limpiar todos los rastros de una agresión sexual, pero la atención médica no sólo es importante para la salud y la seguridad de la persona sino también para brindar documentación si usted y su hija o hijo deciden denunciar el delito a la policía.

La mayoría de las comunidades tienen líneas directas locales para casos de violación en la guía telefónica donde lo pueden asesorar sobre el lugar en el que puede recibir ayuda médica. También puede comunicarse con la línea directa nacional de agresión sexual al (800) 656-HOPE. La mayoría de los centros médicos y departamentos de urgencias hospitalarios cuentan con médicos y asesores que han sido capacitados para atender a una persona que ha sido violada.

La atención física de una víctima de violación, por lo general, incluirá un examen de enfermedades de transmisión sexual (ETS) y lesiones internas, pruebas para ver si la persona fue drogada y una revisión para obtener muestras de piel, cabello, uñas o fluidos corporales del violador. Es mejor hacer esto de inmediato pero los médicos pueden reunir la evidencia varios días después de ocurrida la violación.

Proporcionar atención y apoyo emocional también es importante. Tanto para los adolescentes como para los padres puede ser difícil pensar o hablar sobre algo tan personal como ser violado por alguien que se conoce. Pero conversar con un asesor para crisis de violación capacitado u otro profesional de salud mental puede brindarle al adolescente la atención, el cuidado y el apoyo emocional correctos para comenzar el proceso de sanación. Trabajar esas cosas puede ayudar a evitar problemas persistentes más adelante.

Los asesores de violaciones también pueden trabajar con padres y seres queridos para ayudarlos a tratar sus propios sentimientos sobre lo ocurrido.

Cuando el adolescente no cuenta

Ayudar a un hijo que guarda un secreto puede ser difícil. Los preadolescentes y los adolescentes a menudo acuden a sus amigos para conversar sobre problemas personales profundos y, desafortunadamente, algo tan serio como una violación no es excepción. De hecho, algunos estados tienen leyes de privacidad que no exigen que los padres sean notificados si un adolescente menor de 18 años se ha comunicado con un centro de crisis de violación o ha visitado una clínica para una evaluación.

Pero, incluso si su hijo/a no confía en usted, hay algunas señales que podrían denotar la lucha emocional interna, ya sea por una violación en cita o algo más, y el hecho de que necesita su ayuda. Por ejemplo, su hijo/a podría:

  • Actuar anormalmente irritable, deprimido o malhumorado
  • Parecer enojado, asustado o confundido
  • Sentirse deprimido, ansioso o nervioso, en especial si tiene que estar solo
  • Apartarse de los amigos y la familia
  • Tener problemas para dormir
  • Tener cambios de apetito
  • Ser incapaz de concentrarse en la escuela o para participar en las actividades diarias

Si observa síntomas como estos, comuníquese y hágale saber a su hija o hijo que siempre está dispuesto a escucharlo, sin importar sobre lo que sea. Si su hijo continúa sin abrirse y usted sigue sospechando de alguna clase de trauma o angustia, busque un terapeuta para que lo ayude a llegar a la raíz del problema.

Revisado por: Michelle New, PhD
Fecha de la revisión: abril de 2011

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.