Planes de comidas: toda la información que los niños con diabetes deben conocer

Read this in English(Meal Plans: What Kids With Diabetes Need to Know)

Los niños con diabetes no deben seguir dietas estrictas, pero sí deben prestar atención a sus comidas y al horario en que las realizan. ¿Por qué? Porque esto los ayuda a controlar sus niveles de azúcar en la sangre. Los planes de comidas ayudan a las personas con diabetes a alimentarse de forma adecuada y mantenerse saludables. ¿Qué es un plan de comidas? Averigüémoslo.

Seguir un plan de comidas

Qué pasa en la diabetes?

Debido a que las comidas sanas son tan importantes, tu equipo de atención médica contra la diabetes probablemente te dará un plan de comidas para que pongas en práctica. Los planes de comidas no te indican exactamente qué comer, pero puede que contengan información general, como qué grupo de alimentos escoger y cuándo comerlos.

No pienses que este plan incluirá comidas que no te gustan. Tu plan de comidas incluirá los alimentos que ya comes y te gustan. Probablemente, el equipo te pedirá que, en un diario de alimentos, anotes todo lo que comas durante algunos días, así pueden conocer tus gustos.

Tu plan de comidas te ayudará a pensar en comidas sanas, pero también te puede ayudar a alcanzar otros objetivos relacionados con la salud. Por ejemplo, si necesitas adelgazar, el plan puede sugerir que controles el número de calorías y gramos de grasa que comes para ayudarte a alcanzar ese objetivo.

Puede que tus padres y otros adultos tomen la mayoría de las decisiones sobre tu plan de comidas. Pero si te piden algún consejo, intenta lograr un equilibrio. Por ejemplo, dos papas horneadas no constituyen una comida equilibrada. Pero podrías comer media papa horneada con un poco de pollo a la plancha y brócoli. Compleméntalo con un postre de fresas frescas y tendrás una excelente comida equilibrada.

Tipos de planes de comidas

Existen tres tipos de planes de comidas. Tu equipo de atención contra la diabetes, que incluye a tu médico, te ayudará a decidir cuál es el mejor para ti.

Con el plan de comidas de carbohidratos constantes, la persona come una determinada cantidad de carbohidratos en cada comida y bocadillo. Luego, toma insulina u otro medicamento contra la diabetes a los mismos horarios y en dosis semejantes todos los días. Los niños (o sus padres) pueden usar las etiquetas de los alimentos para determinar los gramos de carbohidratos que incorporan, a fin de mantenerse en línea.

Otra opción es el plan de comidas de conteo de carbohidratos. Con este plan, las personas con diabetes cuentan los carbohidratos para que sus dosis de insulina coincidan con la cantidad de carbohidratos que ingieren. Contar los carbohidratos significa que la persona contará el número de gramos de carbohidratos que ingiere.

En las etiquetas de los alimentos podrás encontrar la cantidad de gramos de carbohidratos que contiene un alimento. Con esta información, cada persona puede hacer coincidir la dosis de insulina con la cantidad de carbohidratos que ingiere. Este plan funciona mejor para las personas que reciben una dosis de insulina (en forma de inyección o mediante una bomba de insulina) con cada comida.

Algunas personas con diabetes usan el plan de intercambio de alimentos. En lugar de centrarse sólo en los carbohidratos, las personas que están en este plan de comidas también deben controlar las proteínas y las grasas. En este plan, los alimentos se dividen en seis grupos: almidones, frutas, lácteos, grasas, vegetales y carnes.

El plan establece una porción (cantidad) de los alimentos de cada grupo. Cada porción tiene aproximadamente el mismo número de calorías, proteínas, carbohidratos y grasas. Por ejemplo, una manzana o una naranja conforman una porción de fruta. Podrías elegir cualquiera de ellas si tu plan de comidas indicara una porción de fruta. El número de porciones de cada grupo de alimentos que se deben ingerir en cada comida depende del número de calorías que la persona necesita por día.

Cómo pueden ayudar las etiquetas de los alimentos

Las etiquetas de los alimentos son fáciles de leer e incluyen los ingredientes del alimento, la información nutricional y las calorías. Por lo tanto, cualquier persona que desee comer sano puede aprender mucho de ellas. Para las personas con diabetes, las etiquetas de los alimentos también pueden proporcionar la información que necesitan para mantener en línea sus niveles de azúcar en la sangre.

Por ejemplo, si estás en el plan de comidas de carbohidratos constantes o de conteo de carbohidratos, puedes buscar los carbohidratos en la etiqueta de los alimentos. Allí se mostrarán los gramos de carbohidratos que estás por ingerir. El número de gramos de carbohidratos de la etiqueta se refiere a una porción; por lo tanto, debes asegurarte de multiplicar ese número por el número de porciones que comerás o beberás.

Si estás en el plan de comidas de carbohidratos constantes o de conteo de carbohidratos, saber la cantidad de carbohidratos que has comido te ayudará a determinar la cantidad de medicamento que debes tomar.

Las personas que están en el plan de intercambio de alimentos también pueden usar las etiquetas de los alimentos. ¿Cómo? Deben mirar la composición de carbohidratos, proteínas y grasas del alimento. Esto puede ayudar a la persona a clasificar el alimento (como almidón, fruta, vegetal, carne o grasa). Luego, esa persona sabrá como qué "contar" ese alimento cuando calcule cuántas porciones más le quedan en el día.

Las etiquetas de los alimentos también te muestran cuánto sodio (sal) contiene el alimento. Esto es importante porque algunas personas con diabetes también tienen presión arterial alta. Demasiada sal, o sodio, puede empeorar los problemas de presión arterial.

En la etiqueta de los alimentos, también encontrarás información sobre la cantidad de grasas, el tipo de grasas y las calorías totales del alimento. Tener en cuenta esta información es buena idea para todos, incluso para las personas con diabetes. Si una persona ingiere grandes cantidades de determinadas grasas, es más probable que tenga problemas en el corazón y los vasos sanguíneos. Además, ingerir demasiadas calorías puede producir el aumento de peso. Si eres curioso y deseas saber más, tus padres, tu médico o tu nutricionista te pueden ayudar a averiguar cuántas calorías necesitas por día. ¡Úsalas bien!

Anótalo

Como ya te habrás dado cuenta, los planes de comidas están muy relacionados con la realización de seguimientos (de los gramos de carbohidratos o las porciones de intercambio que has comido). Para que sea más fácil, tal vez sea conveniente que anotes tus comidas y las lecturas de tus niveles de azúcar en la sangre en una hoja de registro.

Tu mamá o tu papá pueden usar este registro para ayudarte a lograr un equilibrio entre los alimentos y la insulina para mantenerte en línea. Además, al estar escrito, no podrás decir "Oh, no sé..." cuando alguien te pregunte qué comiste o cuál fue tu última lectura.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de la revisión: agosto de 2010

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.