My Sanford Chart allows you secure online access to your personal health information and your child's health information. It's available anywhere you have internet access. There is no cost to you and registering is quick and simple.

Sign Up for My Sanford Chart
¿Cuánto debería pesar teniendo en cuenta mi estatura?

(What's the Right Weight for My Height?)

"¿Cuánto debería pesar teniendo en cuenta mi estatura?" es una de las preguntas que se hacen más frecuentemente los adolescentes. Puede parecer una pregunta sencilla. Pero, para un adolescente, no siempre resulta fácil de contestar. ¿Por qué no? Las personas tienen diferentes tipos de cuerpos, de modo que no existe una cifra o número en la balanza que sea el peso adecuado para todo el mundo. Incluso entre personas de la misma estatura y edad, algunas tienen mayor desarrollo muscular o han madurado físicamente antes que otras. Esto se debe a que no todos los adolescentes tienen el mismo tipo corporal ni se desarrollan al mismo tiempo.

Por que no basta con una simple basculaDe todos modos, es posible averiguar si te encuentras en el rango de pesos saludables teniendo en cuenta tu estatura; solo tendrás que hacer un pequeño esfuerzo. Sigue leyendo para averiguar en qué consiste. También podrás introducir tus medidas en nuestra calculadora y hacerte una idea de cómo te va en el terreno del peso.

Crecimiento y pubertad

No todo el mundo crece y se desarrolla físicamente al mismo ritmo, pero todos los adolescentes atraviesan un período de crecimiento rápido. Durante la pubertad, el organismo empieza produciendo hormonas que desencadenan cambios corporales, como un acelerado crecimiento muscular (particularmente en los chicos) y un rápido aumento de peso y estatura en ambos géneros (el denominado "estirón de la adolescencia"). Una vez iniciados, estos cambios prosiguen durante varios años. Una persona promedio puede crecer hasta 25 centímetros (10 pulgadas) durante la pubertad hasta alcanzar la estatura adulta.

La mayoría de chicos y chicas aumentan de peso más deprisa durante esta época conforme las cantidades de músculo, grasa y hueso se van modificando en sus cuerpos. Todo este incremento de peso puede ser completamente normal y adecuado, siempre y cuando la grasa, el músculo y el hueso estén en la adecuada proporción. Puesto que algunos niños empiezan a desarrollarse tan pronto como a los 8 años, mientras que otros no lo hacen hasta aproximadamente los 14, puede ser completamente normal que dos individuos del mismo género, estatura y edad tengan pesos completamente distintos.

Se puede tener una sensación bastante extraña al tener que adaptarse a un repentino incremento de peso y/o de estatura. De modo que es completamente normal preocuparse o estar acomplejado por el peso durante la adolescencia, es algo que les ocurre a muchos adolescentes.

Averiguar la cantidad de grasa corporal utilizando el IMC

Los expertos han desarrollado una forma de ayudar a la gente a averiguar si está en el rango de pesos saludables teniendo en cuenta su estatura. Se denomina índice de masa corporal, o IMC. El IMC es una fórmula que utilizan los médicos para estimar cuánta grasa corporal tiene el cuerpo de una persona basándose en su peso y su estatura.

La fórmula del IMC utiliza medidas de estatura y de peso para calcular una cifra. Esa cifra se representa en un gráfico, que indica si la persona tiene un peso más bajo de lo normal, un peso promedio, sobrepeso u obesidad.

demasiado delgadosEntender el IMC es un poco más complicado para los adolescentes que para los adultos (de nuevo el problema de la pubertad). Las gráficas de IMC para adolescentes utilizan percentiles o líneas que ayudan a comparar el IMC obtenido en un individuo con un grupo extenso de personas de la misma edad y género. Hay gráficas de IMC diferentes para chicos y para chicas de menos de 20 años.

El IMC se representa en la gráfica teniendo en cuenta la edad y el género. Un adolescente cuyo peso esté en el percentil 50 está muy cerca del peso promedio de su grupo de edad. Un adolescente cuyo peso esté entre los percentiles 85 y 95 se considera que tiene sobrepeso porque entre el 85% y 95% de los miembros de su grupo de edad tienen IMC más bajos que él. Un adolescente que supere el percentil 95 se considera obeso. Y si está por debajo del percentil 5, se considera que pesa menos de lo normal, porque el 95% de los miembros de su grupo de edad tienen IMC más elevados.

Calculadora del IMC

Para obtener tu IMC, utiliza la herramienta que aparece más abajo. Antes de empezar, necesitarás medidas exactas de tu estatura y peso. Las básculas de baño y las cintas métricas no siempre son precisas. De modo que la mejor forma de obtener medidas precisas es que te pesen y te midan en el colegio o en la consulta de tu médico.

¿Qué nos dice el IMC?

A pesar de que puedes calcular el IMC tú solo, es una buena idea que le pidas a tu médico, enfermero escolar u orientador de educación física que te ayude a entender qué significa esa cifra. Esto obedece a que un médico puede hacer mucho más que limitarse a utilizar el IMC para evaluar el peso de una persona. Podrá tener en cuenta si la persona está o no atravesando la pubertad y remitirse a los resultados de los IMC de años anteriores para evaluar si corre el riesgo de desarrollar sobrepeso. Detectar el riesgo lo antes posible puede ayudar, porque así la persona podrá introducir cambios en la dieta y aumentar el nivel de ejercicio físico para evitar desarrollar algún problema relacionado con el peso.

La gente piensa en el peso como si fuera una simple cuestión de estética, pero los problemas relacionados con el peso son mucho más importantes que el aspecto físico de una persona. Las personas que tienen sobrepeso durante la adolescencia son más vulnerables a desarrollar problemas de salud, como la diabetes y la hipertensión. Tener sobrepeso en la adolescencia también incrementa las probabilidades de tenerlo en la etapa adulta. Y los adultos con sobrepeso pueden desarrollar otros problemas graves de salud, como las enfermedades cardíacas.

A pesar de que el IMC puede ser un buen indicador de la cantidad de grasa que tiene una persona, no siempre cuenta la historia completa. Una persona puede tener un IMC elevado por tener una estructura corporal grande o mucha masa muscular (como los atletas o los culturistas) en vez de un exceso de grasa. Del mismo modo, una persona con una estructura corporal pequeña puede tener un IMC normal aunque tenga un exceso de grasa corporal. Estos son otros buenos motivos para que hables con tu médico sobre tu IMC.

¿Cómo puedo estar seguro de que no peso más o menos de lo que debería pesar?

Si crees que has ganado demasiado peso o que estás demasiado delgado, un médico debería ayudarte a decidir si tu peso es normal o si realmente tienes un problema relacionado con el peso. Tu médico lleva años midiéndote la estatura y el peso y sabe si estás creciendo con normalidad.

Si a tu médico le preocupa tu estatura, tu peso o tu IMC, te formulará preguntas sobre tu salud, la actividad física que practicas y tus hábitos alimentarios. Tu médico también te hará preguntas sobre tus antecedentes familiares para averiguar si has heredado rasgos que podrían hacer que fueras alto, bajo o que maduraras más tarde que los demás. Considerando conjuntamente toda esta información, el médico emitirá sus conclusiones sobre si podrías presentar un problema de crecimiento o un problema relacionado con el peso.

Si tu médico considera que tu peso no está dentro de los márgenes saludables, probablemente te hará recomendaciones específicas sobre la dieta y el ejercicio físico basadas en tus necesidades individuales. Seguir un programa dietético diseñado especialmente para ti será muchísimo mejor que seguir una dieta milagro. Para los adolescentes, las dietas milagro o de ayuno pueden, de hecho, enlentecer el crecimiento y el desarrollo sexual y, además, las pérdidas de peso que se consiguen no suelen durar.

¿Y si te preocupa ser demasiado delgado? La mayoría de los adolescentes que pesan menos que otros adolescentes de la misma edad no suelen tener problemas de salud. Es posible que lleguen a la pubertad más tarde que sus compañeros y que sus cuerpos crezcan y cambien a un ritmo diferente. La mayoría de los adolescentes que pesan menos de lo normal suelen ponerse al día en relación al peso al final de la pubertad, cuando se acercan a los veinte años y en muy pocas ocasiones es realmente necesario que intenten ganar peso.

En una cantidad reducida de casos, los adolescentes pesan menos de lo normal debido a un problema de salud que requiere tratamiento. Si te encuentras muy cansado o enfermo o si tienes síntomas como tos, dolor de estómago, diarrea u otros problemas de más de una o dos semanas de duración, asegúrate de informar a tus padres o a tu médico. Algunos adolescentes están por debajo de su peso saludable debido a trastornos de la conducta alimentaria, como la anorexia o la bulimia, que requieren tratamiento.

No todo está en los genes

La herencia desempeña un papel en la forma que tiene el cuerpo de una persona y en lo que pesa. Personas de razas, grupos étnicos y nacionalidades diferentes suelen tener distribuciones diferentes de la grasa corporal (lo que significa que esta tiende a acumularse en partes diferentes del cuerpo) o composiciones corporales diferentes (proporción de hueso y músculo frente a grasa).

Pero lo genes no marcan el destino. (¡Esto puede ser un gran alivio si, al ver a tu tía Mildred, te preguntas si acabarás teniendo su aspecto físico!) Independientemente de los genes que hayas heredado y de quién los hayas heredado, podrás tener un cuerpo sano y mantener un peso adecuado para ti alimentándote bien y siendo activo.

Los genes no son lo único que comparten los miembros de una familia. Los hábitos alimentarios inadecuados para la salud también se trasmiten entre generaciones de la misma familia. Los hábitos alimentarios y de ejercicio físico de las personas que viven juntas probablemente tienen incluso mayor efecto que los genes sobre la vulnerabilidad a desarrollar sobrepeso. Si tu familia ingiere muchos alimentos o tentempiés ricos en grasas o no hace mucho ejercicio, es probable que tú tiendas a hacer lo mismo. La buena noticia es que estos hábitos pueden cambiarse para mejor. Hasta las formas más sencillas de hacer ejercicio, como caminar, tienen importantes beneficios sobre la salud.

Puede ser duro tener que afrontar los cambios físicos que experimenta el cuerpo durante la pubertad. Pero en esta etapa, más que en ninguna otra, no hay ninguna cifra en la báscula que sea importante. Lo que es importante es mantener el cuerpo sano, tanto por dentro como por fuera.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: junio de 2008

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.