My Sanford Chart allows you secure online access to your personal health information and your child's health information. It's available anywhere you have internet access. There is no cost to you and registering is quick and simple.

Sign Up for My Sanford Chart
Manchas de vino de oporto

Read this article in English(Port-Wine Stains)

Sobre las manchas de vino de oporto

Aproximadamente tres de cada 1.000 niños nacen con una mancha de vino de oporto, una mancha de nacimiento que literalmente se ve como si un vino marrón hubiera sido derramado o hubiera salpicado la piel. Aún cuando muchas veces empiezan viéndose de color rosa al nacer, las manchas de vino de oporto tienden a oscurecerse (normalmente a un color rojo-púrpura o rojo oscuro) cuando los niños crecen.

Las manchas de vino de oporto (conocidas también como nevus flammeus) pueden encontrarse en cualquier lugar del cuerpo pero es más común encontrarlas en la cara, cuello, cuero cabelludo, brazos o piernas. Pueden ser de cualquier tamaño, y normalmente crecen en proporción con el niño. Muchas veces cambian de textura con el tiempo también: inicialmente, son suaves y planas pero pueden engrosarse y sentirse como guijarros bajo la piel durante la etapa adulta.

Para la mayor parte de los niños, las manchas de vino de oporto no representan ningún problema; son simplemente parte de la forma en que ellos son. Y algunas manchas de vino de oporto son casi indetectables, especialmente cuando están localizadas en algún lugar que no sea la cara.

Sin embargo, las manchas de vino de oporto muchas veces se oscurecen y pueden volverse algo que desfigura y avergüenza a los niños. Las manchas de vino de oporto (especialmente en la cara) pueden hacer que los niños se sientan cohibidos, especialmente durante los complicados años previos a la adolescencia y durante la adolescencia, cuando los niños están muchas veces más interesados en integrarse con los demás y no en sobresalir del grupo.

Aún cuando las manchas de vino de oporto no desaparecerán por sí mismas, sí pueden ser tratadas. De hecho, las terapias de láser pueden hacer que las manchas de vino de oporto sean mucho menos notables y dar a la auto-estima de los niños un impulso que es muy necesario.

Causa

Las manchas de vino de oporto ocurren cuando un área de la piel no tiene ninguna (o tiene un número insuficiente) de fibras nerviosas, que normalmente ayudan a mantener angostos a los vasos sanguíneos. Cuando hay pocas fibras nerviosas, los vasos sanguíneos pequeños (llamados capilares) se siguen expandiendo, permitiendo que una mayor cantidad de sangre fluya a los vasos sanguíneos, causando así que se forme una mancha bajo la piel. Las manchas de nacimiento que se forman de esta manera son llamadas manchas de nacimiento vasculares.

Las manchas de vino de oporto no pueden prevenirse, y no son causadas por nada que haya hecho la madre durante el embarazo.

Diagnóstico

Su médico puede algunas veces determinar si su niño tiene una mancha de vino de oporto o un tipo diferente de mancha de nacimiento vascular examinando la piel del niño.

Las manchas de nacimiento vasculares llamadas manchas maculares (conocidas también como mancha asalmonada, besos de ángel, o picotazo de cigüeña) pueden parecerse a las manchas de vino de oporto. Son manchas rojas tenues que se encuentran con frecuencia en la frente o los párpados, la parte trasera el cuello, o en la nariz, labio superior, o en la parte trasera de la cabeza. Éstas muchas veces se borran por su cuenta cuando el niño tiene de 1 a 2 años de edad.

Las manchas de vino de oporto pueden también confundirse con hemangiomas. Los hemangiomas superficiales (antes llamados "manchas de fresa") son manchas de nacimiento de color rojo intenso, y elevadas sobre la piel. Los hemangiomas profundos (alguna vez llamados "cavernosos") son una mancha de nacimiento de color rojo-azulado, y más inflamada. Los hemangiomas, que también se encuentran en la cabeza o el cuello, crecen rápidamente durante los primeros seis meses de la vida del niño, pero normalmente se encogen y desaparecen para cuando el niño tiene de 5 a 9 años.

Las manchas de vino de oporto normalmente no son más que manchas de nacimiento inocuas que no causan ningún problema ni dolor. Sin embargo, en algunas ocasiones (aunque muy rara vez) pueden ser un signo de algunas otras condiciones médicas.

Por ejemplo, las manchas de vino de oporto sobre el ojo o cerca de él o en la frente tienen que ser vigiladas. Esto es porque podrían estar asociadas con una especie de "mancha en el cerebro" (una afección neurológica muy rara llamada Síndrome de Sturge-Weber que causa problemas tales como convulsiones, retrasos en el desarrollo, y discapacidades de aprendizaje). Las manchas en los párpados podrían también, en raras ocasiones, llevar a glaucoma, que es un aumento en la presión dentro del ojo que puede afectar la visión y llevar a la ceguera si no recibe tratamiento.

Si hay alguna preocupación sobre la localización de una mancha de vino de oporto o los síntomas que la acompañan, su médico puede ordenar pruebas (tales como pruebas de los ojos o pruebas e imágenes tales como una radiografía (rayos X), tomografía (CT), o resonancia magnética (MRI), para ver qué es lo que pasa y descartar cualquier problema subyacente. Si su niño tiene una mancha de nacimiento en cualquier lugar del cuerpo es importante que su médico la examine para ver de qué tipo es, y que tipo de vigilancia y tratamiento necesita, si es que necesita alguno.

Tratamiento

Aún cuando algunas manchas de vino de oporto son pequeñas y difíciles de ver, algunas pueden ser muy preocupantes para los niños, especialmente si son grandes, oscuras o están en el rostro. Y cualquier mancha de nacimiento puede afectar la auto estima de un niño, sin importar cuán grande o pequeña sea la mancha.

La buena noticia es que los láser (energía luminosa altamente concentrada) pueden hacer que se aclaren las manchas de vino de oporto en muchos niños, especialmente cuando la mancha de nacimiento está en la cabeza o el cuello. Los dermatólogos o cirujanos plásticos normalmente dan varios tratamientos con el láser preferido para las manchas de vino de oporto, llamado un láser de "colorante pulsado".

Los tratamientos de láser se inician muchas veces en la infancia cuando la marca y los vasos sanguíneos son más pequeños y la mancha de nacimiento es más fácil de tratar. Pero eso no significa que los tratamientos no puedan ayudar a niños mayores o adolescentes; es simplemente que mientras más tiempo haya tenido alguien la mancha, puede ser más difícil tratarla exitosamente.

La terapia de láser no duele mucho, pero puede ser incómoda. Durante el tratamiento, se les da normalmente un anestésico a los niños (como inyección, aerosol o pomada para adormecer el área y que no les duela tanto). A los niños pequeños se les puede dar también anestesia general para ayudarlos a dormir y relajarse durante el procedimiento. Después del tratamiento, el área puede estar hinchada y amoratada al principio, pero regresará a la normalidad en un plazo de 7 a 10 días.

Para las manchas de vino de oporto que se han vuelto irregulares, engrosadas o levantadas, los médicos en ocasiones necesitarán usar otro tipo de láser para la cirugía. Las manchas de vino de oporto pueden también desarrollar crecimientos de los capilares parecidos a uvas llamados nevus vascular; éstos normalmente no son preocupantes, pero en ocasiones sangran y se requiere extraerlos.

En el pasado algunas personas han optado por otros tratamientos también (como congelación, tatuaje, y aún radiación). Pero éstos no son tan efectivos, ni tan seguros, como la terapia láser. La cirugía láser es el único tratamiento que funciona en mancas de vino de oporto con menos riesgo de dañar o dejar cicatrices en la piel. Sin embargo, algunas veces los tratamientos de láser pueden hacer que el área se vea más clara u oscura de lo normal, aunque normalmente eso es temporal.

Y los tratamientos de láser pueden no eliminar completamente la mancha de nacimiento (aunque las manchas de algunos niños sí desaparecen completamente después del tratamiento). Además, con el tiempo la mancha de nacimiento puede volver a aparecer y necesitará volver a tratarse.

Para un número pequeño de niños, no funcionará el tratamiento con láser. La mancha de vino de oporto de cada niño es diferente, y la manera en que el tratamiento funciona será diferente en cada niño también.

Cuidados

Las manchas de vino de oporto pueden volverse muy resecas algunas veces, así que es importante utilizar un humectante. También asegúrese de llamar al médico si la mancha de vino de oporto de su niño sangra, le duele, le da comezón, o se infecta. Como en cualquier lesión en la que haya sangrado, asegúrese de limpiar la herida con jabón y agua y utilice un vendaje de gasa para aplicar una presión firme en el área hasta que se detenga la hemorragia. Si la hemorragia no se detiene, llame a su médico.

Si la mancha de vino de oporto de su hijo ha sido tratada con cirugía láser, evite frotar o rascar el área, y límpiela delicadamente con agua tibia. Su médico puede recetarle una pomada para ayudar en la curación y ayudar a prevenir una infección.

Como ayudar a los niños a enfrentar la situación

Como es el caso con cualquier mancha de nacimiento, las manchas de vino de oporto (especialmente si son en la cara) pueden hacer que los niños se sientan diferentes e inseguros sobre su apariencia. Si es claramente visible, las personas podrían hacer preguntas o quedarse mirando, lo que puede ser doloroso, tanto para usted como para su niño. Aún a temprana edad, los niños observan cómo responden sus padres a esas situaciones, y siguen su ejemplo con respecto a la manera de enfrentar las reacciones de los demás.

Practique respuestas de manera que su niño se sienta más preparado cuando se le hagan preguntas sobre el tema. Puede ayudar tener lista una explicación simple, calmada y natural, como "Es sólo una mancha de nacimiento. La tengo desde que nací'''.

Hablar de manera sencilla y abierta sobre una mancha de nacimiento con los niños facilita que la acepten simplemente como otra parte de ellos mismos, como su estatura o el color de sus ojos. Es también importante, desde el punto de vista emocional, que los niños estén rodeados de familiares y amigos que los apoyen y los traten igual que a todo el mundo.

Naturalmente, es normal que los niños quieran hacer todo lo que esté a su alcance para minimizar la mancha de nacimiento. Además del tratamiento de láser, un maquillaje especial para cubrir la mancha puede esconderla y hacer que sea más fácil vivir con ella.

Aún así, los niños con manchas de vino de oporto (o cualquier otra mancha de nacimiento) necesitan saber que no son diferentes de los demás niños. Incluso, puede ser una ayuda decirle a su niño que los niños que nacen con una mancha de vino de oporto son únicos en una buena manera: es una parte especial de ellos, llena de color, que pocas personas tienen.

Revisado por: Patrice Hyde, MD
Fecha de revisión: marzo de 2009

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.