¿Debería preocuparme por el Estafilococo aureus resistente a la meticilina (EARM)?

Read this article in English(Should I Worry About MRSA?)

Probablemente habrás oído hablar de las infecciones cutáneas provocadas por el Estafilococo aureus resistente a la meticilina (EARM). La buena noticia es que las infecciones graves provocadas por EARM son muy poco frecuentes y la mayoría de ellas son fáciles de tratar. Entonces, ¿que es el EARM y cómo puedes protegerte de él?

¿Qué es el EARM?

EARM significa Estafilococo aureus resistente a la meticilina. El Estafilococo aureus es un tipo de bacteria con multitud de cepas diferentes.

Muchas cepas de Estafilococo son bastante frecuentes. La mayoría de la gente tiene bacterias de este género viviendo sobre la piel o dentro de la nariz sin que les provoquen problema alguno. Si estas bacterias entran en el interior del cuerpo de una persona a través de un corte, un arañazo o un sarpullido, pueden provocar infecciones cutáneas menores. La mayoría de ellas se curan solas si la persona lleva la herida limpia y cubierta. A veces los médicos recetan antibióticos para tratar las infecciones por Estafilococo más rebeldes.

Lo que diferencia al EARM de las demás bacterias del mismo género es que esta especie ha desarrollado una inmunidad a los antibióticos que suelen utilizar los médicos para tratar las infecciones provocadas por Estafilococo. (La meticilina es un tipo de antibiótico, por este motivo esta cepa recibe el nombre de "resistente a la meticilina".)

El EARM también puede provocar infecciones más graves, como la neumonía, aunque es algo muy poco frecuente.

¿Cómo se contrae?

SupergermenesActualmente las infecciones provocadas por EARM acaparan los titulares de los periódicos, pero no se trata de un tipo de infección nueva. El primer caso de esta infección se identificó en 1968. En aquella época las infecciones por EARM solían afectar a personas con sistemas inmunitarios debilitados, como las que llevaban mucho tiempo viviendo en instituciones, como las residencias para ancianos.

Pero actualmente hay personas sanas que no estarían predispuestas a contraer una infección por EARM que contraen esta infección. Los médicos denominan este tipo de infección EARM comunitario porque afecta a personas ajenas al mundo hospitalario y a las residencias de ancianos. Las personas que tienen más riego de infectarse con este germen son aquellas que pasan mucho tiempo juntas, en grupo, como en colegios, residencias universitarias o barracones militares.

Cuando se reúne mucha gente en un mismo lugar y tiende a tocar las mismas superficies, a establecer contacto piel con piel y/o a compartir utensillos sin haberlos limpiado previamente, una infección por EARM se puede extender mucho más deprisa que de costumbre. Por este motivo las infecciones por EARM recientes afectan a atletas en gimnasios y vestuarios. Si las bacterias de la especie EARM infectan una rodillera, por ejemplo, y alguien con una rodilla despellejada se la pone sin haberla lavado antes, el riesgo de que esa persona contraiga la infección será mucho mayor.

¿Cómo me puedo proteger?

El EARM puede asustar bastante porque esta bacteria es resistente a algunos antibióticos. Pero, de hecho, es fácil evitar que el EARM se extienda practicando sencillas medidas higiénicas.

Protégete siguiendo estos pasos:

  • Lávate las manos a menudo utilizando agua y jabón durante por lo menos 15 segundos cada vez. También puedes llevar en el bolso o la mochila antisépticos instantáneos a base de alcohol o toallitas limpiadoras para las veces en que no puedas lavarte las manos.
  • Si te haces un corte o rozadura en la piel, llévalo siempre limpio y cubierto con una venda.
  • No compartas maquinas ni navajas de afeitar, toallas, uniformes u otros artículos que entren en contacto directamente con la piel.
  • Lava el equipo deportivo a compartir con una solución antiséptica antes de cada uso o bien utiliza algún tipo de barrera (ropa o toalla) entre la piel y el equipo.

Incluso en el caso poco probable de que un alumno de tu centro de estudios contrajera una infección por EARM, podrías seguirte protegiendo lavándote las manos, limpiando las superficies antes de que entren en contacto con tu piel y manteniendo las heridas limpias y tapadas.

¿Cómo se tratan las infecciones provocadas por EARM?

Las infecciones provocadas por EARM pueden requerir medicamentos diferentes y enfoques de tratamiento también diferentes que las demás infecciones por Estafilococo. Por ejemplo, si una persona tiene un absceso en la piel provocado por EARM, es más probable que el médico deba extraer el pus del absceso a fin de mantener limpia la infección.

Aparte de drenar el área, es posible que el médico recete antibióticos a algunas personas con infecciones por EARM. En un número reducido de casos, el EARM puede extenderse por todo el cuerpo, provocando problemas como infecciones en la sangre y las articulaciones, aunque este tipo de complicaciones son sumamente infrecuentes en las personas sanas.

Las personas con infecciones también pueden evitar que otras bacterias se vuelvan resistentes a los antibióticos tomando la dosis de antibióticos que les han recetado hasta completar el tratamiento (a no ser que un médico les diga que pueden finalizarlo antes). Cuando se permite que los gérmenes persistan tras un tratamiento incompleto de una infección, es más fácil que se vuelvan resistentes a los antibióticos.

¿Cuándo debería llamar al médico?

Llama al médico si:

  • Tienes un área de la piel enrojecida, dolorosa, hinchada y/o llena de pus.
  • Tienes un área de la piel hinchada y dolorosa y te encuentras indispuesto o con fiebre.
  • Parece que las infecciones cutáneas se están contagiando entre los miembros de tu familia (o entre los alumnos de tu centro de estudios) o si dos o más miembros de tu familia padecen infecciones cutáneas al mismo tiempo.

Los casos graves de infecciones provocadas por EARM siguen siendo sumamente infrecuentes. Siguiendo estos fáciles pasos preventivos, ¡podrás seguir manteniéndolas a raya!

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de la revisión: abril de 2009

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.