My Sanford Chart allows you secure online access to your personal health information and your child's health information. It's available anywhere you have internet access. There is no cost to you and registering is quick and simple.

Sign Up for My Sanford Chart
Los niños y el alcohol

Read this in English

(Kids and Alcohol)

A pesar de que a los padres puede no gustarles pensar en ello, la verdad es que muchos niños y adolescentes prueban el alcohol mientras están en el colegio o en la universidad, mucho antes de tener una edad en la que sea legal beber alcohol. Las investigaciones han demostrado que cerca del 80% de los niños que van a la escuela secundaria han probado el alcohol.

Aunque experimentar con el alcohol puede ser algo habitual entre los niños, no es conveniente ni legal. Por ello es importante que hable con sus hijos sobre el consumo de alcohol cuando son pequeños y que siga hablando del tema a medida que crecen.

Los efectos del consumo excesivo de alcohol

El alcohol interfiere con las percepciones de una persona de la realidad y con su capacidad de tomar decisiones acertadas. Esto puede ser especialmente peligroso en los niños y los adolescentes que tienen menos experiencia en la resolución de problemas y en la toma de decisiones.

Algunos efectos a corto plazo del consumo de alcohol incluyen:

  • alteraciones de la visión, el oído y la coordinación
  • percepciones y emociones modificadas
  • perturbación del discernimiento, que puede dar lugar a accidentes, a ahogarse y a comportamientos de riesgo, como tener sexo sin protección o consumir drogas
  • mal aliento
  • resacas

Los efectos a largo plazo incluyen:

  • cirrosis y cáncer de hígado
  • pérdida de apetito
  • deficiencia importante de vitaminas
  • problemas de estómago
  • lesiones cardíacas o del sistema nervioso central
  • pérdida de memoria
  • riesgo elevado de impotencia
  • riesgo elevado de sobredosis

Hablar con los niños del alcohol

Antes de que sus hijos tengan la posibilidad de beber el alcohol, usted puede contribuir para que cuando llegue el momento contesten con un "no."

La infancia es un momento para aprender y descubrir, por lo que es importante animar a los niños a hacer preguntas, incluso aquellas que pueden ser difíciles de responder. Si ahora puede mantener con sus hijos una conversación franca, honesta y apropiada para su edad, estará estableciendo las bases para que más adelante sus hijos se acerquen a usted cuando tengan que enfrentarse a otros temas o problemas.

Niños en edad preescolar

Aunque a la edad de 3 o 4 años los niños no están preparados para entender los problemas relacionados con el alcohol y las drogas, están empezando a desarrollar las habilidades para tomar decisiones y resolver problemas que necesitarán más adelante. Puede ayudarles a desarrollar esas habilidades de maneras simples.

Por ejemplo, permita que sus hijos pequeños elijan su propia ropa y no se preocupe si escogen prendas que no pegan entre sí. Esto les ayudará a saber que usted cree que son capaces de tomar decisiones. Asígneles pequeñas tareas y hágales saber que su contribución es de gran ayuda.

Y sea un buen ejemplo del comportamiento que quiere que sus hijos tengan. Esto es especialmente importante en los años preescolares, cuando los niños tienden a imitar las acciones de los adultos como una forma de aprender. Así que si los padres son activos, se alimentan de manera sana y beben con responsabilidad, están enseñando a sus hijos lecciones importantes desde bien pronto.

Niños de 4 a 7 años

A esta edad los niños aún piensan y aprenden principalmente a partir de la experiencia y no pueden comprender bien lo que sucederá en el futuro. Por ello, es conveniente que cuando hable con ellos sobre el alcohol, lo haga refiriéndose al presente y mencione las cosas que los niños pueden conocer y entender. Por ejemplo, si está viendo la televisión con su hijo, puede aprovechar para hablar de los mensajes que transmiten los anuncios. Hágale preguntas sobre la publicidad que aparezca y anime a sus hijos a hacer preguntas también.

A los niños les interesa saber cómo funcionan sus cuerpos, por eso es una buena idea hablar de mantenerse sano y evitar las sustancias que pueden dañar al cuerpo. Hábleles de cómo el alcohol puede perjudicar la capacidad de una persona para ver, oír y andar sin tropezar, de que altera los sentimientos de las personas y dificulta discernir cosas, como si la profundidad de un lugar para bañarse es excesiva o si un coche se está acercando demasiado. ¡Y provoca mal aliento y dolor de cabeza!

Niños de 8 a 11 años

Los últimos años de la escuela primaria son un momento crucial en el que usted puede influir en las decisiones de su hijo sobre el consumo de alcohol. A esa edad a los niños suele encantarles aprender datos, sobre todo acerca de temas desconocidos, y están ansiosos por entender cómo funcionan las cosas y cuáles son fuentes de información a las que pueden acceder.

Por ello, éste es un buen momento para comentar abiertamente la información relacionada con el consumo de alcohol: sus efectos a corto y largo plazo y las consecuencias de éstos, sus efectos físicos y por qué es especialmente peligroso para los cuerpos que se están desarrollando.

A esta edad los niños pueden estar muy influenciados por sus amigos. Sus intereses pueden estar determinados por lo que piensan sus compañeros. Por ello, debería enseñar a sus hijos a decir "no" a la presión de los compañeros, y comente la importancia de pensar y actuar como un individuo.

Las charlas relacionadas con el alcohol y los amigos pueden tener lugar en la mesa a la hora de comer como parte de una conversación normal: "He leído algo sobre los niños que consumen alcohol. ¿Alguna vez has oído que los niños de tu escuela beban alcohol o consuman drogas?".

Chicos de 12 a 17 años

En la adolescencia, los chicos ya deberían conocer las consecuencias del consumir alcohol y su actitud e ideas sobre el consumo de sustancias. Por ello es importante que refuerce lo que ya les ha enseñado y se concentre en mantener una buena vía de comunicación entre ustedes.

Los adolescentes tienen más probabilidades de caer en comportamientos de riesgo, y su necesidad creciente de independencia puede hacer que quieran desafiar los deseos o instrucciones de sus padres. Pero si usted logra que su hijo adolescente se sienta aceptado y respetado como individuo, incrementará las posibilidades de que sea sincero con usted.

Los chicos quieren ser aceptados por sus compañeros, y necesitan un cierto grado de privacidad y confianza. Evite los sermones y las amenazas excesivas; en vez de eso, trate de poner más énfasis en su amor e interés por ellos. Aunque los adolescentes se molestan a veces con las preguntas y la preocupación de los padres, aún reconocen que es algo natural.

Enseñar a sus hijos a decir "No"

Enseñe a sus hijos distintas estrategias para responder cuando les ofrezcan alcohol:

  • Anímelos para que hagan preguntas. Si les ofrecen alguna bebida, deberían preguntar: "¿Qué es eso?" y "¿De dónde lo has sacado?".
  • Enséñeles a decir "no, gracias" cuando la bebida que les ofrezcan sea alcohólica.
  • Recuérdeles que deben irse cuando se encuentren en una situación en la que no se sientan bien. Asegúrese de que dispongan de dinero para el transporte o que puedan llamarle por teléfono a usted o a algún otro adulto responsable.
  • Enseñe a sus hijos a no subirse nunca en el coche de alguien que haya bebido. Algunos padres han observado que ofrecerse a ir a buscar a sus hijos cuando se encuentran en una situación en la que no se sienten bien —sin hacer preguntas— ayuda a que los chicos actúen con honestidad y a que pidan ayuda cuando la necesitan.

Factores de riesgo

Los momentos de transición, como el inicio de la pubertad o el divorcio de los padres, pueden llevar a los chicos a consumir alcohol. Por ello, enseñe a sus hijos que incluso cuando la vida es dolorosa o estresante, beber alcohol es una huida que puede empeorar la situación aún más.

Los niños que tienen problemas con el autocontrol o la baja autoestima tienen una probabilidad mayor de caer en el consumo excesivo de alcohol. Tal vez les cueste creer que son capaces de enfrentar sus problemas y frustraciones sin recurrir a algo que les haga sentir mejor.

Los niños que no tienen una sensación de conexión con sus familias o que se sienten diferentes de algún modo (aspecto, circunstancias económicas, etc.) pueden también estar en riesgo. Aquellos que tienen dificultades para creer en ellos mismos necesitan desesperadamente el amor y el apoyo de sus padres o de otros miembros de su familia.

De hecho, el deseo de no dañar las relaciones entre ellos y los adultos que los quieren es la razón más habitual que dan los jóvenes para no consumir alcohol y otras drogas.

Consejos generales

Afortunadamente los padres pueden hacer mucho para evitar que sus hijos consuman alcohol:

  • Sea un buen ejemplo a seguir. Tenga en cuenta de qué manera el consumo de alcohol o de medicamentos puede influir en sus hijos. En las fiestas y otros encuentros sociales ofrezca solamente bebidas no alcohólicas para demostrar a sus hijos que no necesita beber para divertirse.
  • Aprenda usted mismo sobre las consecuencias de beber alcohol para ser un maestro mejor. Lea y guarde toda la información que pueda compartir con sus hijos y otros padres.
  • Intente ser consciente de cómo puede ayudar a desarrollar la autoestima de su hijo. Por ejemplo, es más probable que los niños se sientan bien con ellos mismos si usted destaca sus puntos fuertes y refuerza de manera positiva sus comportamientos saludables.
  • Enseñe a sus hijos a manejar el estrés de maneras sanas, como, por ejemplo, pidiendo ayuda a un adulto de confianza o realizando una actividad que les guste.

Reconocer los signos

A pesar de sus esfuerzos, aún es posible que su hijo consuma o abuse del alcohol. ¿Cómo puede ayudarle? Estos son algunos de los signos de alarma:

  • el olor a alcohol
  • cambios repentinos en el estado de ánimo o la actitud
  • cambios en la asistencia a la escuela o en las notas
  • pérdida de interés en la escuela, los deportes y otras actividades
  • problemas de disciplina en la escuela
  • apartarse de la familia y los amigos
  • secretismo
  • relación con un nuevo grupo de amigos y resistencia a presentárselos
  • desaparición de alcohol en su casa
  • depresión y dificultades de desarrollo

Es importante no sacar conclusiones precipitadamente a partir de sólo uno o dos signos. La adolescencia es un momento de cambios: físicos, sociales, emocionales e intelectuales. Esto puede manifestarse como un comportamiento imprevisible y cambios del estado de ánimo, cuando los niños intentan hacer frente a todos estos cambios.

Si su hijo está consumiendo alcohol, generalmente observará un conjunto de signos: cambios en las amistades, el comportamiento, la manera de vestir, en la actitud, el estado de ánimo y las notas. Si aprecia diversos cambios, busque las explicaciones hablando con sus hijos, pero no desprecie la posibilidad de que exista alguna toxicomanía.

Otros consejos que podrían ayudarle:

  • Esté al tanto de los lugares a los que va su hijo.
  • Conozca a los padres de los amigos de su hijo.
  • Asegúrese de disponer siempre de un número de teléfono donde pueda localizar a su hijo.
  • Haga que sus hijos llamen con cierta frecuencia cuando estén fuera de casa.
  • Cuando su hijo esté lejos de casa por un periodo prolongado, mantenga un contacto periódico con él por teléfono, a través del correo electrónico o mediante visitas.

Para los adolescentes, especialmente para los que ya conducen, considere la posibilidad de negociar y firmar un contrato de comportamiento para la conducción. Este contrato debería explicar en detalle la manera en que espera que su hijo se comporte y definir las consecuencias de que conduzca bajo los efectos del alcohol. Cumpla lo que diga y, si es necesario, quítele las llaves.

Incluya en el acuerdo con su hijo adolescente que usted y el resto de su familia nunca conducirán habiendo bebido. Fomente también los comportamientos responsables, como buscar de antemano a alguien que haga de chofer o pedir ayuda a un adulto antes que conducir bajo la influencia del alcohol.

Es importante mantener abierta la comunicación y que las expectativas sean razonables. Vincular las acciones responsables a mayores libertades, como una hora de llegada más tarde o el permiso para conducir, puede actuar como un motivador poderoso. Enseñe a sus hijos que la libertad sólo puede venir asociada a la responsabilidad, una lección que deberían recordar el resto de su vida.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: septiembre de 2008

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.