Enfermedades de transmisión sexual (ETS)

Read this in English

(STDs)

A veces es difícil dejar de ver a un hijo como a un niño. Sin embargo, de distintas maneras, hoy en día los adolescentes crecen más rápido que nunca. Aprenden acerca de la violencia y el sexo a través de los medios y de sus pares, pero raras veces conocen toda la realidad. Por eso es tan importante que hable sobre sexo con sus hijos, especialmente sobre las enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Los adolescentes son uno de los grupos con mayor riesgo de contraer ETS. Usted puede ayudar a sus hijos a mantenerse sanos conversando con ellos y compartiendo información importante acerca de las ETS y de su prevención. Sin embargo, antes de abordar este tema delicado, es importante que se asegure no solo de que sabrá qué decir, sino cómo y cuándo lo hará.

El momento oportuno es muy valioso

Nunca es demasiado tarde para conversar con sus hijos acerca de las ETS, aunque sean adolescentes. Una conversación tardía es mejor que nunca haber conversado. Pero el momento más conveniente para comenzar a entablar estas conversaciones es durante los años de preadolescencia.

Desde luego, la edad exacta varía entre un niño y otro: Algunos niños de 9 años tienen más conocimiento sobre sexo que otros de 11 años. Usted deberá interpretar las señales de su hijo.

Independientemente de cuántos años tenga su hijo, si este comienza a hacer preguntas sobre sexo, es momento de conversar sobre las ETS.

Las preguntas son un buen punto de partida para una conversación. Cuando los niños sienten curiosidad, están más abiertos a escuchar lo que sus padres tienen que decir.

Pero no todos los niños les hacen preguntas sobre sexo a sus padres. Una forma de iniciar una conversación es usar un ejemplo de los medios, como un programa de televisión o un artículo del diario, y preguntarle al niño qué opina al respecto. Otra forma de conversar con su hija es usar el tema de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) como punto de partida para una conversación. La vacuna contra el VPH se recomienda para las preadolescentes y aporta las mayores probabilidades de proteger contra las infecciones si la serie de inyecciones se administra antes de que la mujer comience a tener actividad sexual.

La manera más segura de entablar un diálogo saludable es establecer pautas de comunicación de forma temprana. Si los padres no están abiertos para conversar sobre sexo u otros temas personales cuando sus hijos son pequeños, es mucho menos probable que los niños recurran a mamá o papá cuando sean más grandes y tengan inquietudes.

Dedique algún tiempo para conversar con sus hijos desde un principio y más adelante le resultará mucho más fácil abordar temas como el sexo porque ellos se sentirán más cómodos compartiendo lo que piensan con usted.

Consejos para una conversación

Para que hablar acerca de las ETS sea un poco más fácil tanto para usted como para sus hijos, haga lo siguiente:

  • Infórmese. Las ETS pueden ser un tema alarmante y confuso, de modo que puede serle útil leer sobre transmisión y prevención de ETS. No es conveniente que transmita información errónea, y el hecho de estar familiarizado con el tema lo hará sentirse más cómodo.
  • Pregúnteles a sus hijos qué saben acerca de las ETS y qué más les gustaría aprender. Además recuerde: Los niños, por lo general, saben más de lo que usted imagina, aunque mucha de esa información podría ser incorrecta. Los padres deben proporcionar información precisa para que sus hijos puedan tomar decisiones acertadas y protegerse.
  • Pregúnteles a sus hijos qué piensan acerca de las escenas sexuales de la televisión y las películas y use esas situaciones ficticias como una introducción para conversar sobre sexo seguro y comportamiento riesgoso.
  • Aliente a sus hijos a expresar los temores o las inquietudes que tengan.
  • Escuche sus opiniones sobre lo que sea que conversen para hacerles sentir que son ellos, y no usted, los que lideran la conversación. Si deja que sus preguntas fluyan espontáneamente, la conversación será mucho más productiva que si se ajusta a una agenda.
  • Explique que la única forma segura de estar exento de una ETS esno tener sexo ni contacto íntimo con personas que no mantengan una relación de compromiso monogámica, como el matrimonio. Sin embargo, las personas que tienen sexo siempre deben usar condones para protegerse de las ETS, incluso si usan otro método anticonceptivo. La mayoría de los condones están hechos de látex, pero para las personas que puedan tener una reacción cutánea alérgica al látex, existen condones de poliuretano para hombres y para mujeres.

Preguntas frecuentes sobre las ETS

Según lo que sus hijos hayan oído de sus amigos y de los medios, sus preguntas probablemente sean bastante directas, por ejemplo:

  • ¿Qué son las ETS? Una ETS es una enfermedad de transmisión sexual.
  • ¿Cómo se contagia una persona? Estas infecciones y enfermedades se transmiten de una persona a otra a través del sexo anal, oral o vaginal. También se pueden propagar si se usan los dedos u otros objetos después de haber tocado los genitales o los líquidos corporales.
  • ¿Cómo afectan las ETS el cuerpo de una persona? El tipo de ETS determina qué tipo de síntomas, si los hubiere, tiene una persona. Algunas ETS prácticamente no provocan síntomas, mientras que otras pueden causar secreciones de la vagina o el pene, llagas o dolor. Si las ETS no se tratan, pueden desencadenar daños en los órganos internos y provocar problemas de salud a largo plazo, como la esterilidad o el cáncer.
  • ¿Son las ETS curables o se padecen para siempre? Tanto la clamidia como la gonorrea se pueden curar con antibióticos, pero algunas infecciones, como el herpes o el VIH, no tienen cura.
  • ¿Son las personas que se contagian una ETS malas de alguna manera? Contraer una ETS no significa que alguien sea una mala persona; lo único que esta debe hacer es aprender a evitar futuras infecciones.
  • ¿Se puede reconocer que una persona tiene una ETS con tan solo mirarla? Es frecuente que las personas ni siquiera sepan que están infectadas. A pesar de que puede haber signos visibles alrededor de los genitales en el caso de algunas ETS, como las verrugas y los herpes genitales, la mayoría de las veces, no hay un modo de saber si tiene una ETS con tan solo mirarla.

El mejor abordaje consiste en responder este y otro tipo de preguntas de la manera más abierta posible. Depende de usted corregir con discreción la información errónea que sus hijos puedan tener. Siempre responda las preguntas con sinceridad y sin dramatizar demasiado.

Puede resultar difícil, pero trate de no mostrarse demasiado exaltado o sermoneador. Es conveniente que sus hijos sepan que pueden contar con usted para ayudarlos y apoyarlos, no para condenarlos.

Cómo buscar información confiable

Tal vez no sea simple comunicarse con sus hijos, pero es necesario. Si siempre está dispuesto a hablar, las conversaciones serán más fáciles. Las publicaciones de organizaciones como Planned Parenthood o las que su médico tenga en el consultorio pueden proporcionar respuestas.

Además, los sitios web como TeensHealth.org abordan las ETS y el sexo en el lenguaje que usan los adolescentes. El hecho de consultarlos juntos puede ayudarlos, a usted y a sus hijos, a iniciar una conversación.

La escuela de su hijo puede ser una fuente de información. Averigüe cuándo se tratará el tema de la sexualidad en la clase de salud o de ciencia y lea los textos que se enseñarán. La Asociación de Padres y Maestros (Parent Teacher Association, PTA) puede incluso ofrecer sesiones sobre cómo conversar con los adolescentes, en las que puede intercambiar consejos y experiencias con otros padres.

No se deje de hablar acerca de las ETS o de sexo por temor a que, al conversar del tema, los niños deseen tener sexo. Los adolescentes informados no están más predispuestos a tener sexo, pero si así fuera, tendrán más posibilidades de practicar sexo seguro.

Si intenta usar estas tácticas y aún así no se siente cómodo para hablar sobre las ETS, asegúrese de que sus hijos puedan conversar con alguna persona que les proporcione información precisa: un médico, un consejero, un maestro u otro integrante de la familia.

Los niños y los adolescentes deben informarse acerca de las ETS, y es mejor que reciban la información de una persona confiable en lugar de descubrirla por su cuenta.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de la revisión: noviembre de 2008

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.