My Sanford Chart allows you secure online access to your personal health information and your child's health information. It's available anywhere you have internet access. There is no cost to you and registering is quick and simple.

Sign Up for My Sanford Chart
El autismo y otros trastornos generalizados del desarrollo

Read this in English

(Autism and Other Pervasive Developmental Disorders)

El término trastornos generalizados del desarrollo TGD (pervasive developmental disorders, PDD, por sus siglas en inglés) se refiere a condiciones que afectan a los niños(as) e incluyen retrasos o impedimentos en la comunicación y en las habilidades sociales. El autismo es el retraso del desarrollo más conocido. Por eso este tipo de enfermedades también se conoce como trastornos del espectro autista (Autism Spectrum Disorders, ASD).

El TGD también incluye el Síndrome de Asperger y dos trastornos llamados trastorno desintegrativo de la infancia (Childhood Disintegrative Disorder, CDD) y el Síndrome de Rett. Típicamente, el TGD se diagnostica muy temprano en la infancia o en las primeras etapas del crecimiento.

Todos los trastornos generalizados del desarrollo afectan la comunicación y los mecanismos de aptitud social así como las habilidades cognitivas y el comportamiento. Todas estas enfermedades tienen algo en común, pero cada una tiene características específicas que la separan de las otras.

¿Cuáles son los síntomas de los trastornos generalizados del desarrollo TGD?

Los signos de un TGD generalmente se reconocen antes de que un niño(a) cumpla los tres años de edad. Sin embargo, los síntomas pueden ir de severos a leves que parecen ser parte normal del desarrollo de un niño(a) pequeño. Por esa razón, puede ser que transcurran varios años antes que un TGD pueda ser completamente diagnosticado.

Los síntomas tempranos de un TGD pueden incluir:

  • Problemas interactuando, jugando o relacionándose con otras personas
  • Evitar contacto con la mirada, no mirar a los ojos
  • No señalar objetos para dirigir la atención de los padres
  • Movimientos inusuales como aletear con las manos, dar vueltas o golpecitos (tap)
  • Retrasos en etapas importantes del desarrollo o perdida de progreso en el desarrollo
  • Jugar con el mismo juego de forma repetitiva
  • Incapacidad de utilizar o entender el lenguaje
  • Incapacidad de explorar el ambiente que le rodea con interés.

Los niños(as) que demuestran estos patrones de comportamiento deben de ser evaluados por un doctor. No existen exámenes de sangre o del cerebro (como los de imagen por resonancia magnética MRI) que diagnostiquen TGD, aunque dichas pruebas pueden ser usadas para evaluar otras condiciones además de TGD.

El diagnostico es realizado por un doctor con experiencia en TGD, como un neurólogo pediatra, un pediatra del desarrollo, un pediatra psiquiátrico o un psicólogo pediatra . Los cuestionarios a los padres, las evaluaciones educativas y cognitivas o las de juego y conducta pueden ser utilizadas para diagnosticar el TGD.

¿Cuáles son las causas de los trastornos generalizados del desarrollo TGD?

Las causas de los trastornos generalizados del desarrollo aún no se comprenden completamente. Los científicos creen que se trata de problemas neurobiológicos complejos, los cuales pueden tener bases genéticas como los trastornos que se generan en anomalías en los cromosomas que los niños(as) heredan.

Algunos estudios han sugerido que el TGD puede provenir de un número de causas, incluyendo las alergias a los alimentos, un exceso de levadura en el tracto intestinal y estar expuesto a toxinas en el medio ambiente. Sin embargo, estas teorías no se han podido comprobar.

La evidencia científica indica que no existe un vínculo entre las vacunas— o cualquiera de sus ingredientes — y el autismo. Los riesgos de las reacciones graves a las vacunas son pequeñas comparadas a los riesgos de salud asociados con las enfermedades graves que buscan prevenir. Pero si le preocupa alguna de las vacunas para su hijo(a), no dude en consultar con su médico. Pregunte acerca de los beneficios y los riesgos de cada vacuna y la razón por la que son importantes para los niños(as) de todas las edades.

También es importante recordar que el TGD no es ocasionado por la forma de crianza o por malas experiencias. Las investigaciones tempranas que apuntaban a esta causa se han descartado.

El tratamiento de los trastornos generalizados del desarrollo TGD

Aunque no existe cura para los niños(as) que padecen de TGD, la intervención temprana y el tratamiento pueden ayudar a desarrollar aptitudes y alcanzar su mejor potencial. No existen medicamentos que puedan curar el TGD, pero algunas veces los medicamentos son utilizados para tratar algunos síntomas como la conducta agresiva hacia sí mismos u otras personas, los problemas de la falta de atención, comportamiento obsesivo compulsivo y cambios de humor.

Los programas personalizados para cada individuo como por ejemplo modificación de conducto e intervenciones educacionale pueden moldear el comportamiento de un niño(a), mejorando su forma de hablar y de comunicarse.

La terapia debe ser individualizada porque el trastorno de cada niño(a) es distinto y tiene necesidades especificas. El TGD incluye casos leves y severos. Algunos niños se desenvuelven bien en clases pequeñas con un alto grado de atención individual. Otros se desenvuelven bien en clases promedio con asistencia.

La meta del tratamiento es lograr que los niños(as) que padecen de TGD puedan ser parte de un aula promedio, aunque puede ser que necesiten programas especiales y servicios de apoyo, incluyendo terapia del lenguaje.

Las dietas libres de gluten y de caseína han reportado resultados positivos en el tratamiento de algunos niños(as) con TGD, aunque se necesita investigar más al respecto. Otras vitaminas y remedios a base de hierbas no han podido probarse científicamente, aunque pueden tener valor para algunos niños(as). Las familias que están considerando utilizar estos u otro tipo de tratamientos deberían consultar con su doctor sobre los posibles beneficios o riesgos antes de comenzar.

Ayudando a su hijo(a)

Una vez que usted sepa que su hijo(a) padece de TGD, es importante buscar ayuda. Los niños(as) con discapacidades tienen derecho a servicios preescolares a los tres años de edad según la ley para individuos con discapacidades (Individuals with Disabilities Education Act, IDEA). Familiarícese con los servicios ofrecidos en la escuela local de su distrito, Unidad Intermediaria, u organizaciones como Easter Seals y la asociación de parálisis cerebral (United Cerebral Palsy Association.) También bajo la ley IDEA, los estados proporcionan servicios para niños(as) discapacitados desde su nacimiento hasta los 2 años de edad a través de programas de intervención temprana federales.

Debido a que las necesidades de los niños(as) con trastornos del desarrollo varían, cualquier programa debe ser adaptado a cada niño(a) de forma individual. Usted puede organizar un plan de educación individual (individualized education plan IEP) para su hijo(a) a través del distrito local de su escuela. Un IEP debe incorporar mecanismos de comunicación e interacción social y tener un alto grado de estructura. Maximizar el habla y el lenguaje es importante, así como la modificación del comportamiento y las recompensas para tratar de corregir conductas problemáticas y motivar todos los tipos de comunicación. Para los niños(as) menores de 3 años, los padres trabajarán con los programas de intervención temprana del estado para desarrollar un plan se servicio individualizado de familia (Individualized Family Service Plan IFSP) en lugar de un IEP.

Como ocurre con las preocupaciones en temas del desarrollo, hable con su doctor para encontrar los servicios que su niño(a) necesita.

Apoye a su hijo(a) con abrazos y frases de aliento. Utilice recompensas que estimulen la interacción social (ir al patio o jardín de juego). Si su hijo(a) está en la escuela, hable con los maestros para que averigüen cuáles son las recompensas o las técnicas de modificación de conducta que ayudan en el aula, y trate de emplear estas tácticas en casa. De esa forma, su hijo(a) tendrá un mensaje consistente en casa y en la escuela.

Revisado por: Anne M. Meduri, MD, and D'Arcy Lyness, PhD
Fecha de revisión: abril de 2008

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.