My Sanford Chart allows you secure online access to your personal health information and your child's health information. It's available anywhere you have internet access. There is no cost to you and registering is quick and simple.

Sign Up for My Sanford Chart
El tratamiento de la díabetes tipo 2

Read this in English

(Treating Type 2 Diabetes)

Cuando a un niño o a un adolescente le díagnostican una díabetes tipo 2, el siguiente paso para los padres y los médicos es crear un plan terapéutico que le permita controlar la díabetes y mantenerse sano y activo. Es posible que el pediatra o los miembros del equipo de diabetología de su hijo llamen a esto plan de control de la diabetes.

Los planes terapéuticos para la diabetes tipo 2 difieren de un niño a otro, de modo que el plan terapéutico de su hijo debería basarse en las necesidades específicas del niño y en las sugerencias de su equipo de diabetología.

Fundamentos del tratamiento de la diabetes tipo 2

La concentracíon de glucosa en sangre es la cantidad de glucosa que contiene la sangre. La glucosa es un azúcar procedente de los alimentos que ingerimos, y también se forma y almacena en el interior del cuerpo. Es la principal fuente de energía de las células corporales, y se transporta a todas las células a través del torrente sanguíneo. La insulina es una hormona que permite que la glucosa penetre en las células del cuerpo. En la diabetes tipo 2, el cuerpo no responde normalmente a la insulina, de modo que la glucosa está menos disponible para entrar en las células. Y esto provoca un incremento de la concentracíon de glucosa en sangre.

En los niños con diabetes, la meta del tratamiento consiste en controlar el trastorno, minimizando los síntomas y previniendo problemas de salud a corto y largo plazo, al tiempo que se asegura que el niño tiene un crecimiento y desarrollo físico, mental, emocional y social normales.

En general, los niños con diabetes tipo 2 necesitan:

  • llevar una dieta saludable y equilibrada y seguir un plan dietético para la diabetes
  • hacer ejercicio físico regularmente
  • medicarse para la diabetes según lo recetado
  • comprobar la concentracíon de azúcar en sangre regularmente

Ayudar a los niños con diabetes tipo 2 a adquirir unos hábitos más saludables es una parte fundamental de su tratamiento. Puesto que la mayoría de los niños que padecen diabetes tipo 2 tienen sobrepeso cuando les diagnostican esta enfermedad, es importante fomenter en ellos unos hábitos alimentarios sanos y de práctica regular de ejercicio para impedir que sigan ganado peso o para ayudarles a perder peso y asegurarse de que crecen y se desarrollan adecuadamente.

Seguir una dieta saludable y equilibrada y un plan dietético para la diabetes

La ganancia de peso tiene lugar cuando una persona ingiere más calorías, o energía, de las que utilize o gasta a través de la actividad física que realiza. El cuerpo almacena esas calorías de más en forma de grasa. Con el transcuro del tiempo, la ganancia de peso excesiva puede provocar obesidad y enfermedades relacionadas con la obesidad, como la diabetes tipo 2 y las cardiopatías.

Los niños con diabetes tipo 2 que intentan controlarse el peso siguen necesitando energía para desarrollarse con normalidad. Para obtener esa energía, necesitan ingerir suficientes calorías para crecer si ganar demasiada grasa. La mejor forma de controlar el peso para un niño con diabetes tipo 2 es ingiriendo alimentos nutritivos y hacienda ejercicio.

Muchos padres preocupados se preguntan: “¿Que puedo darle de comer a mi hijo con diabetes tipo 2?” La respuesta es simple: una dieta saludable y equilibrada. Los niños con diabetes se benefician del mismo tipo de dieta que los que no tienen diabetes –aquella que incluye una variedad de alimentos nutritivos que ayudan al cuerpo a crecer y funcionar adecuadamente.

Los tres tipos principales de nutrientes que contienen los alimentos son los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas; todos ellos proporcionan energía en forma de calorías. Los alimentos que contienen hidratos de carbono son los que más incrementan la concentracíon de azúcar en sangre. Los alimentos que contienen prioritariamente proteinas y/o grasa no repercuten sobre la concentracíon de azúcar en sangre tanto como los hidratos de carbono, pero también contienen calorías. Nuestro organismo necesita todos esos nutrientes –en cantidades variables- para funcionar con normalidad.

Usted y el equipo de diabetología de su hijo elaborarán un plan dietético para la diabetes que incorpore alimentos que contengan todos los nutrientes escenciales. Los planes dietéticos constant típicamente de indicaciones sobre qué deben contener las comidas principales – desayuno, comida y cena-, así como los pequeños tentempiés programados para picar entre comidas.

El plan dietético para la diabetes no impedirá a su hijo comer alimentos específicos, pero le guiará a usted a la hora de seleccionar alimentos concretos dentro de los principales grupos de alimentos a fin de que la dieta del niño sea equilibrada y nutritiva. Los planes dietéticos tienen en cuenta la edad del niño, su nivel actividad, sus horarios y sus gustos y aversiones alimentarios. También deben ser lo bastante flexibles como para integrar las situaciones especiales como las fiestas y las vacaciones. El plan dietético de su hijo debería facilitarle la tarea de mantener su concentracíon de azúcar dentro del intervalo deseable.

El plan dietético para la diabetes de su hijo también puede incluir recomendaciones para limitar la grasa y las caloriás “vacías” (alimentos que contienen muchas calories pero pocos nutrientes como las vitaminas y los minerals). De todos modos, para cosechar los beneficios de una dieta saludable, todo el mundo debería limitar esos alimentos, ya que el hecho de ingerir demasiadas caloriás vacías puede provocar sobrepeso y/o problemas de salud a largo plazo, como las cardiopatías, que las personas con diabetes ya tienen mayor riesgo de padecer.

El control de las porciones –incluso las de los alimentos saludables- es fundamental en los niños con diabetes tipo 2 porque generalmente estos niños pesan más que los niños de su misma edad que no padecen diabetes. A la hora de seguir el plan dietético de su hijo, fíjese bien en los alimentos especiales que se venden para personas diabéticas. Los alimentos que se venden como “sin azúcar” y “sin grasa” no siempre son sin calorías o ni siquiera bajos en calorías . Y recuerde que, para que un niño tenga un peso saludable, necesita reducir las calorías extra, no comer mas calorías .

Un dietista titulado puede ayudarle a elegir alimentos más saludables y formas saludables de cocinarlos, a fijarse en las etiquetas de los alimentos y a saber cuánta comida debería ingerir su hijo cada día. El dietista también podrá modificar el plan dietético de su hijo en función de la medida en que el niño esté alcanzando su objetivo de perder peso. Si en el equipo de diabetología de su hijo no hay dietista, pídale al pediatra del niño que le recomiende uno.

Hacer ejercicio físico regularmente

El ejercicio físico es bueno para todo el mundo –adultos y niños-, tengan o no diabetes. Pero los niños y adolescentes con sobrepeso y diabetes tipo 2 tienden a ser más sedentarios que los que no tienen diabetes, por lo que el ejercicio es una parte muy importante del plan terapéutico . El ejercicio ayuda a mejorar la respuestá del organismo a la insulina, lo que ayuda a controla la concentracíon de azúcar en sangre. También ayuda a quemar calorías , lo que favorece la pérdida del exceso de grasa corporal. Y, para un niño con sobrepeso que está en proceso de crecimiento, es mucho más sano quemar calorías hacienda ejercicio que restringiendo drásticamente la cantidad de alimentos ingeridos.

El ejercicio físico regular también contribuye a reducir el riesgo de padecer otras enfermedades crónicas, como el cáncer. Aparte de todos estos efectos beneficiosos, el ejercicio puede ayudar a los niños con diabetes a:

  • mantener la concentración de lípidos en sangre y la tensión arterial bajo control
  • tener y mantener el corazón, los pulmones y los vasos sanguíneos en buena forma
  • sentirse más normales al hacer cosas que pueden hacen los niños que no tienen diabetes

Los niños no tienen que ser atléticos para cosechar los beneficios de la actividad física. Actividades como sacar a pasear al perro, ayudar en las tareas domésticas o jugar al aire libre con los amigos son formas estupendas de hacer ejercicio –cualquier cosa que haga que su hijo se mueva regulamente puede hacer maravillas. Para ayudar a evitar problemas durante el ejercicio, los niños con diabetes tipo 2 pueden necesitar:

  • tomarse un tentempié adicional antes de practicar cualqier actividad física
  • llevar encima agua y tentempiés para picar entre comidas cuando hagan ejercicio
  • comprobar la concentración de azúcar en sangre antes, durante y después de hacer ejercicio
  • llevar una pulsera de identificación médica (la deberían llevar puesta siempre, pero especialmente cuando hagan ejercicio)
  • asegurarse de que sus entrenadores y monitores saben que tienen diabetes y que hacer si surgieran problemas

El equipo de diabetología de su hijo le hará sugerencias específicas para ayudarle a prepararse para hacer ejercicio o practicar deporte. También les darán instrucciones, tanto a usted como a su hijo, para ayudarles a saber como deben reaccionar si surgieran problemas relacionados con la diabetes durante la práctica del ejercicio, como la hipoglucemia (baja concentracíon de azúcar en sangre) o la hiperglucemia (alta concentracíon de azúcar en sangre).

Medicarse para la diabetes según lo recetado

En algunos casos de diabetes tipo 2, la combinación de la dieta y el ejercicio basta para controlar la concentración de azúcar sangre. En otros casos, también es necesario tomar unos comprimidos que ayudan a la insulina a desempeñar mejor su función. Estos comprimidos no son un tipo de insulina.

En otros casos de diabetes tipo 2, los comprimidos para la diabetes –incluso combinados con la dieta y el ejercicio- siguen sin bastar para controlar la concentración de azúcar en sangre, siendo necesario inyectarse insulina. Los ácidos y jugos digestivos que hay en el estómago y los intestinos descompondrian y destruirian la insulina si está se tragara, por lo que este medicamento no se puede tomar en forma de compridos. Por ahora, la única forma de introducer la insulina en el cuerpo es inyectándosela con una aguja o mediante una bomba de insulina.

No hay una pauta de administracion de insulina universal applicable a todos los casos –los tipos de insulina utilizados y la cantidad de inyecciones diarias que necesita su hijo dependeran de su plan individualizado de control de la diabetes. Generalmente, los niños se inyectan una combinacion de distintos tipos de insulina para controlar la concentracíon de azúcar que circula por su torrente sanguíneo tanto despues de comer como entre comidas.

Una vez inyectada, el efecto de la insulina no se puede anular o inverter, por lo que las dosis de insulina se deben ajustar teniendo en cuenta que la concentracíon de azúcar en sangre aumenta con las comidas y que se ha de proporcionar al cuerpo la cantidad de insulina que necesita entre comidas y durante la noche. Seguir un horario regular de comidas generalmente facilita el proceso. Aunque seguir un horario regular de comidas puede ser relativamente facil con niños pequenos, seguir una rutina de comidas puede resultar mas dificil para los niños mayors, cuyos horarios de classes, sueno y vida social pueden no ser tan regulares. El equipo de diabetología de su hijo puede ayudarle a solucionar cualquier problema que pueda tener para compaginar las horas de las comidas con la administracion de las inyecciones de insulina.

La noticia mas esperanzadora sobre la diabetes tipo 2 es que, siguiendo una dieta equilibrada, hacienda ejercicio regularmente y logrando tener un peso saludable para la estátura, la concentracíon de azúcar en sangre puede mejorar significativamente. En algunos casos, el plan terapéutico de la diabetes tipo 2 no require ningun tipo de medicacion.

Comprobar la concentracíon de azúcar en sangre

Otra parte del tratamiento de la diabetes tipo 2 implica comprobar la concentracíon de azúcar en sangre regularmente y responder en funcion de los resultados de la medicion. Es necesario efectuar las mediciones frecuentemente para a ayudar a controlar la concentracíon de azúcar en sangre a fin de que los niños con diabetes se encuentren bien, crezcan y se desarrollen con normalidad y corran menor riesgo de tener complicaciones relacionadas con la diabetes a largo plazo. El plan terapéutico de la diabetes de su hijo contendra indicaciones sobre cuantas veces al día debería medirle la concentracíon de glucosa en sangre –está es la unica forma de saber lo controlada que tiene su hijo la concentracíon de azúcar en sangre en el día a día.

El equipo diabetología de su hijo también le indicara cual es la concentracíon de azúcar en sangre que debería tener. En general, los niños con diabetes tipo 2 deben comprobar su concentracíon de azúcar en sangre con un medidor de glucosa en sangre, o glucosimetro, por lo menos dos veces al día, pero es posible que su hijo tenga que comprobar su concentracíon de glucosa en sangre mas a menudo si está tomando insulina, hace poco que le han diagnosticado la diabetes o está teniendo problemas con el control de la concentracíon de azúcar en sangre.

El glúcosimetro indica la concentración de azúcar que contiene la sangre del niño en el momento de la medición. Otro tipo de análisis de sangre que sirve para medir el azúcar contenido en la sangre, la prueba de la hemoglobina glicosilada (hemoglobina A1c, abreviada como HbA1c), de una indicación de cuál ha sido la concentrición de azúcar en anger durante los últimos meses.

Una visión de conjunto

Es posible que tartar y controlar la diabetes de su hijo se le haga muy cuesta arriba. Pero el equipo de diabetología de su hijo está ahí para ayudarle. El plan de control de la diabetes de su hijo debería ser fácil de entender, detallado y escrito en un lenguaje cercano y accessible. Usted también debería tener a mano los nombres y números de teléfono de los miembros del equipo diabetología de su hijo para saber a quien debería acudir en caso de emergencia o si tuviera alguna pregunta sobre el tratamiento de la diabetes.

Ademas de los tratamientos de la diabetes previamente mencionados, es posible que oiga hablar sobre tratamientos alternativos o complementarios de la diabetes, como las plantas medicinales y los suplementos vitaminicos o minerals. No se han hecho suficientes estudios para probar su eficacia, aunque en la actualidad se están investigando sus posibles efectos beneficiosos. Aparte de ser potencialmente ineficaces, estás practices pueden incluso ser peligrosas para los niños y adolescents con diabetes tipo 2, sobre todo si se utilizan para sustituir a los tratamientos médicos recomendados. Si tiene alguna duda al respecto, hable con el equipo de diabetología de su hijo.

Día tras día, investigadores de todo el mundo están trabajando para encontrar una curación para la diabetes, y han tenido lugar muchos avances médicos que facilitan considerablemente el tratamiento de está enfermedad y aumentan la eficacia de mismo. Es posible que pronto esté disponible la insulina en forma de comprimidos, parches y spray, y en la acutalidad se está evaluando el pancreas artificial –un dispositivo que capta la concentracíon de azúcar en sangre y libera insulina en consonancia. Aunque todos estos desarrollos tan novedosos son prometedores, todos ellos todavía necesitan una dilatada fase de pruebas –sobre todo para que se puedan utilizar en la población infantil– antes de que estén disponibles.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de la revision: abril de 2011

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.