My Sanford Chart allows you secure online access to your personal health information and your child's health information. It's available anywhere you have internet access. There is no cost to you and registering is quick and simple.

Sign Up for My Sanford Chart
Algunos datos sobre los hidratos de carbono

Read this in English

(Learning About Carbohydrates)

Probablemente habrás visto anuncios sobre alimentos y dietas de bajo contenido en hidratos de carbono, pero tanto los niños como los adultos necesitan ingerir hidratos de carbono. La mayoría de los alimentos contienen hidratos de carbono, que el cuerpo descompone en azúcares simples –su principal fuente de energía.

Dos tipos de hidratos de carbono

Hay dos tipos principales de hidratos de carbono en los alimentos: los simples y los complejos.

Hidratos de carbono simples: también conocidos como monosacáridos o azúcares simples, se encuentran en los azúcares refinados, como el azúcar blanco. Si te tomas una piruleta, ingerirás hidratos de carbono simples. Pero también puedes encontrar azúcares simples en alimentos más nutritivos, como la fruta y la leche. Es mejor que obtengas los azúcares simples de alimentos como la fruta y la leche. ¿Por qué? Porque estos alimentos, aparte de azúcares, contienen vitaminas, fibra y nutrientes importantes como el calcio, cosa que no ocurre con las piruletas.

Hidratos de carbono complejos: también conocidos como polisacáridos, almidones y féculas. Se encuentran en los alimentos elaborados con cereales, como el pan, las galletas saladas o crackers, la pasta y el arroz. Como ocurre con los azúcares simples, algunos alimentos que contienen hidratos de carbono complejos son más saludables que otros. Los cereales refinados, como la harina blanca o el pan blanco, han sido procesados, lo que elimina parte de los nutrientes y la fibra que contenían originalmente. Pero los cereales no refinados contienen todas las vitaminas y minerales. Además son ricos en fibra, que ayuda a que el sistema digestivo funcione mejor. La fibra también favorece la sensación de saciedad, lo que hace más difícil pasarse de la raya comiendo estos alimentos. Esto explica por qué un buen tazón de avena te llena más que unas cuantas golosinas que contengan las mismas calorías que el tazón de avena.

Entonces, ¿qué tipo de hidratos de carbono deberías comer? Ambos pueden formar parte de una dieta saludable.

Cómo utiliza el cuerpo los hidratos de carbono

Cuando ingerimos hidratos de carbono, nuestros cuerpos los descomponen en azúcares simples, que son absorbidos por el torrente sanguíneo. Cuando la concentración de azúcar en sangre aumenta, el páncreas libera una hormona denominada insulina. La insulina es necesaria para que el azúcar de la sangre pueda ser absorbido por las células del cuerpo, que lo utilizan como fuente de energía.

Cuando este proceso es rápido, como ocurre con los azúcares simples, es más fácil que volvamos a tener hambre pronto. Cuando es más lento, como ocurre con los alimentos elaborados con cereales integrales, nos sentimos saciados durante más tiempo. Este tipo de hidratos de carbono complejos aportan energía durante períodos de tiempo más largos.

Los hidratos de carbono contenidos en algunos alimentos (mayoritariamente los que contienen muchos azúcares simples) provocan un incremento en la concentración de azúcar en sangre más rápido. Los científicos están estudiando si el hecho de comer alimentos que provocan rápidos aumentos en la concentración de azúcar en sangre puede estar relacionado con problemas de salud como la diabetes o las cardiopatías. Probablemente haces bien si ya has empezado a limitar los azúcares simples (como las golosinas) y a comer más hidratos de carbono complejos (como la verdura, la avena y el pan integral).

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de la revisión: septiembre de 2011

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.