My Sanford Chart allows you secure online access to your personal health information and your child's health information. It's available anywhere you have internet access. There is no cost to you and registering is quick and simple.

Sign Up for My Sanford Chart
Quimioterapia

(Chemotherapy)

El término “quimioterapia" se refiere al uso de medicamentos (drogas) para tratar el cáncer. El cáncer es una enfermedad que hace que las células del cuerpo se desarrollen anormalmente y crezcan descontroladamente. Las células cancerosas suelen dividirse aceleradamente. El objetivo de la quimioterapia es interferir en la manera en que se dividen las células para evitar la diseminación del cáncer y, en algunos casos, incluso curar la enfermedad, ya que este tratamiento ayuda al cuerpo a deshacerse de las células cancerosas.

¿Cómo se administra la quimioterapia?

Un oncólogo infantil (un médico que se especializa en el tratamiento del cáncer en los niños y los adolescentes) trabajará en conjunto con otros profesionales de la salud a fin de determinar el régimen de quimioterapia (tipo y dosis) más adecuado para cada paciente de cáncer.

Existen varios métodos que se pueden utilizar para administrar las drogas de la quimioterapia, como los siguientes:

  • Por vía endovenosa (IV). Se introduce una aguja en la vena y la droga (medicamento) se dirige del recipiente o la bolsa IV hacia el torrente sanguíneo. La quimioterapia también puede suministrarse por vía endovenosa a través de un catéter (un pequeño tubo delgado y flexible que se coloca en una vena grande del cuerpo).

  • Por vía oral. La persona que recibe tratamiento ingiere una píldora, cápsula o líquido que contiene la medicación de la quimioterapia.

  • Por vía inyectable. Los medicamentos se inyectan en el músculo o debajo de la piel, utilizando una aguja o una jeringa.

  • Por vía entratecal. Se inserta una aguja en el espacio lleno de líquido que rodea la médula espinal y los medicamentos de la quimioterapia se inyectan en el líquido raquídeo.

Es posible utilizar solamente quimioterapia para tratar el cáncer o también se puede utilizar en combinación con otros tratamientos contra el cáncer, como la radioterapia o la cirugía. En la radioterapia, la radiación de alta intensidad de los rayos X se utiliza para matar las células cancerosas y reducir el tamaño de los tumores en el cuerpo del paciente. La cirugía ayuda a extirpar tumores grandes y hace más fácil el tratamiento de quimioterapia. El tipo de terapia que se administra a una persona se determina sobre la base del tipo de cáncer que esta persona tiene y si se ha extendido fuera de la zona en donde se inició.

La mayoría de los cánceres en los adolescentes se tratan con más de un tipo de droga de quimioterapia; los médicos se refieren a este tipo de tratamiento como quimioterapia combinada. Para mucha gente, esta combinación de terapias aumenta las posibilidades de curación ya que el cáncer tiene menos resistencia a la combinación de drogas que a una sola droga. (“Resistencia” significa que el cáncer ya no reacciona a esa medicación). Otra estrategia importante en el tratamiento contra el cáncer es someter al paciente a varias aplicaciones de quimioterapia. Esto ayuda a que las células cancerosas no vuelvan a crecer.

Para sentirse más tranquila, la gente que tiene temor de recibir quimioterapia puede pedir permiso para hacer un recorrido por el hospital o la clínica antes del tratamiento. También es recomendable que la gente que está bajo tratamiento contra el cáncer se una a un grupo de apoyo para adolescentes y familias.

Dónde y cuándo se administra la quimioterapia

Es posible recibir el tratamiento de quimioterapia en un hospital, un centro para el tratamiento contra el cáncer, el consultorio médico o la casa. La mayoría de los adolescentes regresan a sus casas una vez que reciben el tratamiento de quimioterapia en una clínica o un hospital. Sin embargo, a veces, la gente que recibe quimioterapia debe quedarse en el hospital para que los médicos puedan observar y controlar los efectos secundarios.

Algunas personas reciben quimioterapia todos los días, mientras que otras la reciben todas las semanas o todos los meses. Los médicos utilizan la palabra “ciclos” para describir las sesiones de quimioterapia porque los períodos de tratamiento se alternan con períodos de descanso.

¿Cuáles son los efectos secundarios más comunes?

Si bien el objetivo de la quimioterapia es atacar el cáncer, las células sanas, como las del cabello, que se reproducen rápidamente, también se pueden ver afectadas. Esto causa problemas, que se conocen como efectos secundarios. Los efectos secundarios son, por lo general, temporales y difieren de una persona a otra ya que dependen de la edad del paciente, el tipo de tratamiento y el lugar donde se encuentre el cáncer.

Algunos de los efectos secundarios de la quimioterapia son los siguientes:

  • Cansancio. Es muy común que la gente que está haciendo quimioterapia se sienta muy cansada. Algunas personas se sienten extremadamente cansadas repentinamente y suelen estar agotadas aun después de haber descansado o dormido.

  • Incomodidad y dolor. Es posible que al colocar una aguja endovenosa o un catéter en la vena, algunas personas se sientan incómodas. También es probable que el tratamiento de quimioterapia provoque daños en los nervios y quemazón, adormecimiento, cosquilleo o un dolor lacerante en los dedos. Algunas drogas utilizadas en la quimioterapia también provocan dolor en la boca, dolor de cabeza, dolores musculares y dolor de estómago.

  • Cambios en la piel. La gente que recibe tratamientos de quimioterapia suele notar que la piel se torna roja, sensible e irritada. La piel puede ser muy sensible al sol. Es posible que quienes reciben radioterapia antes de la quimioterapia, noten que la zona de la piel donde se hizo el tratamiento se pone rojiza, presenta ampollas y se pela una vez que comienza el tratamiento de quimioterapia. Esto se debe a la radiación.

  • Caída del cabello y problemas en el cuero cabelludo. A algunas personas que reciben quimioterapia se les cae el cabello. Es posible que el cabello parezca raleado y después se caiga por completo o en mechones. Probablemente quienes reciben tratamiento de quimioterapia sufran una caída del pelo en todo el cuerpo: la cara, la cabeza, los brazos y las piernas, los antebrazos y la zona del pubis. La mayoría de la gente que pierde el cabello durante la quimioterapia lo recupera una vez que finaliza el tratamiento, por lo general en tres meses.

  • Llagas en la garganta, las encías y la boca. La quimioterapia puede provocar llagas en la boca, las encías y la garganta, o irritar y hacer sangrar las encías del paciente. El médico probablemente le recete un enjuague bucal u otros productos para reducir el dolor, la sequedad y la irritación. La gente que está bajo tratamiento de quimioterapia debe hacerse controles dentales regulares y seguir los consejos del odontólogo acerca del cepillado de los dientes durante la quimioterapia.

  • Problemas estomacales. Es posible que la gente que recibe quimioterapia se sienta mal, no tenga ganas de comer o vomite durante el transcurso del tratamiento. También es probable que estén sueltos de vientre o constipados.

  • Problemas del sistema nervioso central. En algunas personas, la quimioterapia también puede causar confusión temporal y depresión.

  • Problemas de riñón y de vejiga. Algunas drogas que se utilizan en la quimioterapia suelen irritar los riñones o la vejiga.

  • Problemas sanguíneos. La quimioterapia puede causar ciertos problemas en la sangre como los siguientes:

Anemia. La quimioterapia puede afectar los glóbulos rojos (las células que se generan en la médula ósea y transportan oxígeno al resto del cuerpo). Esto puede causar anemia, un recuento bajo de glóbulos rojos en la sangre.

Problemas de sangrado. Ciertos medicamentos de la quimioterapia también suelen causar problemas con las plaquetas, que son necesarias para la coagulación de la sangre. Cuando una persona tiene problemas con las plaquetas, hay más probabilidades de que ocurran hemorragias y hematomas. A veces, es necesario realizar transfusiones de sangre para solucionar estos problemas.

Mayor riesgo de contraer infecciones. Además de los problemas con los glóbulos rojos y las plaquetas, la gente que recibe quimioterapia suele tener un conteo bajo de glóbulos blancos. Los glóbulos blancos forman parte del sistema inmunológico y permiten que el cuerpo se defienda de las infecciones. Como resultado, las personas que reciben quimioterapia son más vulnerables a las infecciones. Como su sistema inmunológico está debilitado, es importante que estas personas eviten los lugares muy concurridos y se mantengan alejadas de quienes tienen infecciones, como resfríos o gripe. Esto no quiere decir que los adolescentes que reciben quimioterapia tengan que encerrarse en sus habitaciones. Los médicos alientan a la gente que está haciendo un tratamiento de quimioterapia a mantener contacto con sus amigos. Y a pesar de que, por lo general, se les pide a los pacientes que den aviso cuando vayan a un lugar donde habrá mucha gente, los médicos usualmente les dan permiso a los adolescentes para asistir a estos acontecimientos sociales. Una de las maneras de evitar las infecciones es lavarse las manos con frecuencia.

Dado que la quimioterapia puede provocar efectos secundarios a largo plazo (conocidos con el nombre de efectos tardíos), es de suma importancia que la gente que tuvo cáncer continúe asistiendo a los controles de cuidado médico de rutina aunque el cáncer se haya curado. Dependiendo del tratamiento, las personas que han tenido cáncer deben realizar con regularidad exámenes del corazón y los pulmones, como también análisis de sangre para controlar el funcionamiento de la glándula tiroidea.

Es importante que aquellos que reciben tratamiento de quimioterapia les comuniquen a los enfermeros o a los médicos si sufren efectos secundarios, de manera que éstos puedan ayudarlos a tratar el problema. Los médicos que utilizan la quimioterapia para tratar a sus pacientes, no están solamente intentando curar el cáncer, también desean que sus pacientes sufran lo menos posible mientras hacen quimioterapia.

¿Qué puedo hacer para sentirme mejor durante la quimioterapia?

Tan solo pensar en la quimioterapia puede ser muy atemorizante. Si eres una de las muchas personas cuyo cáncer es tratado con quimioterapia, tus médicos, enfermeros y otros miembros del equipo de tratamiento contra el cáncer te apoyarán antes, durante y después de la quimioterapia.

También recuerda que puedes buscar el apoyo de amigos y familiares. Cuando estás sano, tus amigos te hacen sentir bien. Por lo tanto, si te rodeas de amigos cuando estás enfermo te beneficiará enormemente. Las llamadas por teléfono o el correo electrónico son excelentes maneras de mantenerse en contacto, aun si estás pasando por un día muy difícil. Si tienes miedo de que tus amigos se sientan incómodos, habla con tus padres o un enfermero para saber cómo sobrellevar este sentimiento.

Además de tener que superar muchas emociones, también tendrás que lidiar con los problemas físicos. Intenta poner en práctica estos consejos para sentirte mejor durante el tratamiento:

  • Duerme mucho y con frecuencia. Tu cuerpo necesita descansar mucho para recuperarse de la quimioterapia. Reduce las actividades que requieran mucho esfuerzo y hazte tiempo para dormir bien todas las noches.

  • Concéntrate en comer alimentos nutritivos. Si tienes náuseas, vómitos y diarrea, es probable que no tengas apetito. Trata de ingerir alimentos que tengan un alto valor nutricional y observa una dieta balanceada para evitar la pérdida de peso y mantenerte sano. Comer porciones pequeñas varias veces por día suele ser mejor que comer mucho pocas veces. Además, comer con frecuencia hace que no estés tan hambriento. No comas alimentos grasosos, fritos o picantes (alimentos que te pueden dar náuseas) y come los que sean livianos y fáciles de digerir, como las galletas de agua, las tostadas o los helados de agua.

  • Si te sientes mal del estómago, pídele a tu médico que te prescriba algún medicamento para las náuseas.

  • Antes de tomar alguna medicación, incluidas las medicinas naturistas o de venta libre, consulta con tu médico. Este consejo también se aplica a las vacunas, como la vacuna de la gripe.

  • Hidrátate. Es posible que no tengas ganas de beber, pero el caldo suave, los jugos y las bebidas deportivas sirven para recuperar el líquido perdido por los vómitos y la diarrea. Seguramente te resultará más fácil tomar bebidas a temperatura ambiente que líquidos fríos o calientes.

  • Sigue un horario para tomar los medicamentos. Si estás tomando una medicación para aliviar el dolor, seguir un horario te ayudará a no olvidarte de tomarlo. El dolor será más difícil de controlar si esperas a sentirlo. Si el dolor persiste o empeora en algún momento, habla con su médico.

  • Protege tu cuero cabelludo. Para proteger la cabeza del sol y evitar que se irrite, usa un gorro, un sombrero o un pañuelo. Seguramente te sentirás más cómodo si, para ir a la escuela o salir a otros lugares, usas sombreros, pañuelos o pelucas hasta que vuelva a crecerte el cabello. Sólo utiliza champús y productos suaves para el cabello.

  • Protégete de las infecciones. Lávate las manos regularmente, antes de comer, después de ir al baño y después de tocar algún animal. Si tus amigos o los miembros de tu familia tienen infecciones, como un resfrío, gripe o varicela, no deben visitarte hasta que se sientan bien. También es recomendable no ir a lugares muy concurridos. Pero no te preocupes de perder días de escuela. Habrá maestros particulares que irán a tu casa para mantenerte al día con los deberes. Ellos seguirán el ritmo adecuado para tu estado de salud.

  • Si tienes problemas de coagulación de sangre, suénate la nariz o cepíllate los dientes con cuidado para evitar el sangrado.

Es importante que una vez que hayas terminado el tratamiento de quimioterapia continúes yendo al médico para que éste te controle. Durante estos controles, el médico querrá saber cómo te sientes y si estás sufriendo algún efecto secundario. Además, el doctor verá si presentas algún síntoma que indique que el cáncer ha regresado.

El tratamiento contra el cáncer suele insumir mucho tiempo, puede ser aterrador y, en ocasiones, doloroso. Pero los adolescentes que superan el cáncer terminan ganando algo: son, por lo general, personas más resistentes, saben apreciar lo que la vida les ofrece y tienen el valor y la perseverancia de lograr lo que se proponen.

Revisado por: Donna Patton, MD
Fecha de revisión: mayo de 2010

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.