My Sanford Chart allows you secure online access to your personal health information and your child's health information. It's available anywhere you have internet access. There is no cost to you and registering is quick and simple.

Sign Up for My Sanford Chart
Adenoides inflamadas/hipertróficas

(Enlarged Adenoids)

A menudo, las amígdalas y las adenoides se extirpan al mismo tiempo. Aunque puedes verte las amígdalas mirándote la garganta en un espejo, las adenoides no pueden verse a simple vista. Los médicos utilizan un aparato especial para ver las adenoides de sus pacientes y a veces solicitan una radiografía para hacerse una idea de su tamaño.

Pero, ¿qué son exactamente las adenoides? Son una masa de tejido ubicada en el conducto que conecta la parte posterior de la cavidad nasal y la garganta. Las adenoides, que no son lo mismo que las amígdalas, filtran las bacterias y los virus que entran a través de la nariz y fabrican anticuerpos para ayudar al organismo a luchar contra las infecciones.

Las adenoides empiezan a encogerse en torno a los cinco años y a menudo desaparecen casi por completo durante la adolescencia.

¿Cuáles son los síntomas de la inflamación de adenoides?

Puesto que las adenoides retienen los gérmenes que entran en el cuerpo, su tejido se puede inflamar temporalmente mientras intentan luchar contra una infección.

Los síntomas asociados a unas adenoides inflamadas incluyen los siguientes:

  • dificultad para respirar por la nariz
  • respirar por la boca
  • tener habla nasal, como si se tuviera la nariz tapada
  • respirar ruidosamente
  • roncar
  • dejar de respirar durante unos segundo durante el sueño (lo que se denomina apnea del sueño)
  • infecciones del oído medio o fluido en el oído medio que pueden requerir la implantación de tubos en el oído

Si tu médico sospecha que tienes las adenoides inflamadas, es posible que:

  • te formule preguntas sobre los oídos, la nariz y la garganta, y te explore estas partes del cuerpo
  • te palpe el cuello y la mandíbula

Para tener una visión más detallada de las adenoides, es posible que el médico solicite que te hagan una o varias radiografías. Si sospecha que están infectadas, tal vez te recete antibióticos por vía oral (tomados por la boca).

¿Cuándo es necesario operar?

Si tus adenoides están inflamadas o infectadas y te provocan molestias que no se pueden controlar mediante medicación, es posible que tu médico te recomiende extirpártelas quirúrgicamente (este procedimiento se denomina adenoidectomía).

Esta intervención se recomienda cuando una persona experimenta uno o más de los siguientes síntomas:

  • dificultad para respirar
  • apnea del sueño
  • infecciones recurrentes
  • necesidad de implantar tubos de drenaje en el oído

La extirpación de adenoides es especialmente importante cuando sus infecciones recurrentes provocan infecciones de senos nasales y de oídos. La intensa inflamación de las adenoides puede impedir que el oído medio esté bien ventilado. A veces, esto conlleva infecciones de oído y/o pérdidas auditivas temporales. Por lo tanto, la gente a quien las adenoides infectadas le provocan frecuentes dolores de oído y la acumulación de fluido en el oído es posible que requiera una adenoidectomía en el momento en que le implanten tubos de drenaje en el oído.

Y, aunque las adenoides se pueden extirpar sin las amígdalas, si alguien tiene también problemas en las amígdalas, ambas se pueden extirpar en el mismo momento.

¿Qué ocurre durante la operación?

Durante una adenoidectomía:

  • Administran al paciente anestesia general. Esto significa que la intervención se realizará en un quirófano donde habrá un anestesista (un médico especializado en administrar fármacos a los pacientes) o un enfermero titulado especializado en anestesia que controlará la anestesia durante toda la intervención.
  • El paciente permanecerá dormido durante aproximadamente 20 minutos.
  • El cirujano accederá a las adenoides (y/o las amígdalas en caso necesario) a través de la boca abierta del paciente, sin necesidad de hacerle ninguna incisión en la piel.
  • El cirujano extirpará las adenoides (con o sin las amígdalas) y luego cauterizará (o cerrará) los vasos sanguíneos.

Después de la adenoidectomía, el paciente se despertará en el área de recuperación. En la mayoría de los casos, el tiempo total de permanencia en el hospital es de menos de cinco horas. De todos modos, los pacientes que tengan dificultades para respirar o que presenten signos de hemorragia deben regresar inmediatamente al quirófano. Los niños muy pequeños, los que tienen un sobrepeso importante o padecen enfermedades crónicas, como trastornos convulsivos o parálisis cerebral, es posible que deban pasar la noche en el hospital para estar bajo observación.

Después de la operación

El período de recuperación típico tras una adenoidectomía (con o sin amigdalectomía) suele implicar varios días de dolor moderado y molestias.

En menos de una semana, todo debería voluer a la normalidad. La zona intervenida se curará sola, de modo que no habrá que preocuparse por los puntos. Existe una reducida probabilidad de que el tejido residual que quede sin extirpar se inflame, pero baramente provoca problemas.

Después de la intervención y el breve período de recuperación posterior, los síntomas suelen desaparecer inmediatamente a menos que la inflamación del área intervenida sea tan importante que pueda provocar algunos síntomas de carácter temporal.

Entender qué son unas adenoides inflamadas

Es importante recordar que tener las adenoides inflamadas es normal en algunas personas. Si las adenoides no están infectadas, es posible que el médico prefiera no operar por ahora ya que las adenoides, a la larga, se acabarán encogiendo por si solas.

Revisado por: Steven P. Cook, MD
Fecha de la revisión: noviembre de 2010

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.