My Sanford Chart allows you secure online access to your personal health information and your child's health information. It's available anywhere you have internet access. There is no cost to you and registering is quick and simple.

Sign Up for My Sanford Chart
El primer día de vida

(The First Day of Life)

Usted ha estado esperando este día durante meses. Finalmente va a conocer a su bebé. Pero como muchos padres primerizos, es posible que no tenga una idea clara de cómo va a ser este primer encuentro.

¿Se pregunta cómo será su bebé y qué es lo que hará cuando llegue? Si es así, siga leyendo.

Cómo será su bebé

Es posible que tenga la imagen de un bebé robusto y juguetón, pero la realidad puede no adaptarse del todo a esta fantasía. Muchos recién nacidos son muy pequeñitos y están mojados cuando acaban de nacer. A menudo tienen la cabeza ligeramente puntiaguda como resultado de haber atravesado el canal del parto en el cuerpo de la madre. Esto es solamente temporal y la cabeza adquirirá su aspecto redondeado en cuestión de días. Puede que le sorprenda que, comparativamente, la cabeza de su recién nacido sea más grande que el resto de su cuerpo.

Su bebé también puede tener un aspecto encogido, pues sus piernas y brazos han estado plegados en las rodillas y los codos mientras estaba dentro de la matriz. Después de meses de crecimiento en un espacio tan reducido, esto es perfectamente normal. Sus extremidades tendrán el aspecto normal en cuanto el bebé comience a crecer.

Fíjese en los dedos pequeñitos de los pies y las manos del bebé. Se dará cuenta de que sus uñas -que a veces están largas- son tan delgadas como el papel.

En cuanto al aspecto de la piel de su bebé, existen distintas posibilidades. Al principio tendrá una tonalidad rojiza, rosada o morada. Algunos bebés nacen recubiertos por una sustancia sebácea de color blanco que se denomina vernix caseosa o unto sebáceo, y que protege su piel del contacto con el líquido amniótico dentro de la matriz. El vernix se elimina cuando el bebé recibe su primer baño. Otros bebés nacen con muchas arrugas. Y otros, sobre todos los bebés prematuros, están recubiertos por una especie de vello suave que se llama lanugo, y que son unos pelitos muy finos que crecen cuando están en la matriz. El lanugo generalmente desparece después de una o dos semanas.

También es corriente que los recién nacidos tengan erupciones, manchas rojas o pequeñas manchitas blancas, que suelen desaparecer al cabo de unos días o semanas después del nacimiento. El pediatra examinará a su bebé durante las primeras 12 -24 horas después del nacimiento para asegurarse de que cualquier erupción o mancha que presente en la piel es normal.

Tenga en cuenta que, en cuestión de semanas, la apariencia de su bebé cambiará notablemente a medida que crezca. Los brazos y piernas se extenderán, el tono de la piel probablemente cambiará y las manchas desaparecerán.

Las exámenes médicos de los recién nacidos

Poco después de que nace un bebé, se le realiza un examen médico conocido como puntuación de Apgar, que sirve para determinar su estado de salud. Este examen rutinario evalúa los signos vitales del bebé y su capacidad de reacción. Los cinco factores que mide esta prueba son: la frecuencia cardíaca, la respiración, el color, la actividad y el tono muscular y la respuesta refleja mediante movimientos.

Para cada categoría evaluada, se asigna al bebé una puntuación que va de 0 a 2, y después se suma el total de las cinco puntuaciones. El resultado de esta suma se denomina puntuación de Apgar. La evaluación se repite después de 1 minuto y luego otra vez 5 minutos más tarde. Este examen rápido y fácil se realiza principalmente para saber si el bebé necesita ayuda con la respiración. Una puntuación de 7 a 10 suele considerarse normal. Si su bebé recibe esta puntuación, no será necesario tomar ninguna medida especial en ese momento. Una puntuación más baja significa que puede ser necesario tomar algunas medidas, como, por ejemplo, administrar oxigeno al bebé inicialmente.

Su recién nacido también será sometido a otros procedimientos rápidos, que pueden incluir:

  • limpieza de los conductos nasales con una pequeño aparato de succión
  • determinación del peso, el perímetro de la cabeza y la talla
  • administración de gotas o pomada para los ojos para evitar infecciones

El personal médico o la comadrona secaran a su bebé y lo envolverán en una mantita. Todo esto sucede rápidamente, y antes de que usted se dé cuenta, tendrá al bebé en sus brazos para empezar a crear el vínculo afectivo. Por lo general, después de unos 10 a 30 minutos, en los que podrá probar a amamantar a su bebé por primera vez, vendrán de nuevo a recogerlo para llevar a cabo otros procedimientos.

Mientras la madre descansa en la sala de partos o de reanimación, el personal médico llevará a su bebé a la sala de recién nacidos para bañarlo. Habitualmente al padre se le permite estar en esta sala mientras se realizan estos cuidados. Para ayudar a que la coagulación del bebé se lleve a cabo correctamente, se le suministrará una inyección de vitamina K. Es posible que también se le administre una dosis de la vacuna contra la hepatitis.

El resto de los exámenes que se realizan varían dependiendo de los hospitales. Probablemente se le realizará un análisis de sangre para determinar la concentración de azúcar en la sangre. Si el nivel es muy bajo o si se detectan otros problemas, su bebé recibirá inmediatamente la atención médica necesaria

Mientras el bebé esté en el hospital, se le realizarán otros análisis de sangre que sirven para detectar trastornos como la fenilcetonuria, el hipotiroidismo congénito u otras enfermedades que necesitan un diagnóstico precoz en la infancia para su tratamiento eficaz. Es recomendable realizar en todos los bebés un examen auditivo antes de que salgan del hospital, para poder detectar lo antes posible cualquier problema que pueda existir.

En los partos vaginales, la estancia media en el hospital después del nacimiento del bebé es de alrededor de 48 horas. Para los partos por cesárea, suele ser de unas 96 horas.

Qué hará su bebé el primer día de su vida

Muchos padres se sorprenden al comprobar lo espabilado que puede estar un recién nacido. Poco después de nacer, sus ojos están ya bastante abiertos y el bebé permanece mucho tiempo estudiando los rostros, especialmente los de sus padres. Es posible que su bebé mueva la cabeza ligeramente reaccionando al sonido de las voces a su alrededor. En ese momento el bebé esta utilizando ya todos sus sentidos, incluido el olfato y el tacto, para favorecer la identificación y el vínculo con usted.

Su recién nacido llorará, dormirá y muchas veces le mirará fijamente a los ojos. Aunque su vista es borrosa, el bebé puede ver mejor algo (por ejemplo, su cara) que esté situado a una distancia de unas 8 a 15 pulgadas (20 a 25 centímetros). Su bebé agarrará su dedo si usted lo coloca en la palma de su manita. Y por supuesto, su bebé querrá comer.

Después de este estado de alerta inicial, la mayoría de los bebés pasan durmiendo las siguientes 24 horas. Es importante despertarlos para darles de comer cada 2 o 3 horas, para que se acostumbren a este proceso y empiecen a comer. Si la madre va a amamantar al bebé, este es el mejor sistema para favorecer la subida de la leche.

Alimentar al bebé: lactancia o biberón

Si la madre opta por la lactancia, puede comenzar a dar el pecho en cuanto tenga al bebé en sus brazos. Aunque la subida de la leche no será completa hasta que hayan transcurrido uno o dos días, especialmente en las madres primerizas, el bebé recibe nutrientes a través del calostro, una sustancia que se segrega inicialmente antes de que aparezca la verdadera la leche materna. En algunas mujeres el calostro tiene una consistencia acuosa; en otras es más espeso y amarillento. A medida que su bebé succiona de su pecho, esta acción estimula a las hormonas para que comuniquen a su cuerpo que es hora de producir la leche. Las primeras sesiones para dar el pecho son una gran práctica para el bebé y su mamá.

A algunos bebés (sobre todo los prematuros y los bebés más pequeños) les cuesta agarrarse al pecho y succionar una cantidad de leche suficiente para alimentarse. Si usted o su bebé tienen alguna dificultad, puede pedir consejo a alguna persona que sea especialista en lactancia para que le indique cómo pueden superarla. Incluso aunque no haya encontrado ningún problema para amamantar al bebé desde el comienzo, los conocimientos de un experto en lactancia pueden resultarle muy útiles.

Al comienzo, alimentará a su bebé aproximadamente cada 2 o 3 horas de reloj. Si le da el biberón, por lo general puede comenzar a alimentarlo en las primeras horas de vida.

Sus sentimientos

Tener un bebé es una experiencia importante que trae consigo un cambio de vida. No se sorprenda si experimenta todo tipo de emociones. Es posible que pase por el entusiasmo, la preocupación, la ansiedad y la alegría sin límites. Además sus sentimientos pueden cambiar de manera repentina e imprevisible. Por otro lado, el proceso por el que acaba de pasar la madre supone un gran esfuerzo físico para ella, y es muy probable que se sienta agotada. Tanto el padre como la madre pueden empezar a notar los efectos de la falta de sueño.

Cada persona reacciona de manera diferente. Algunas madres “olvidan” las dificultades del parto en cuanto ven a sus hijos. Algunas sienten un alto nivel de energía motivadas por la excitación de tener finalmente a sus bebés. Sin embargo, otras experimentan tristeza o pueden padecer una depresión postparto. Tras la llegada del bebé, puede ser útil para ambos progenitores contar con la ayuda de un médico, enfermero(a) o consejero(a) que les ayude entender sus emociones.

Los amigos y la familia

Aunque quiera compartir las buenas noticias con el mundo entero, una buena norma a seguir es organizarse para que el primer día resulte sencillo. Llame a sus familiares y amigos cercanos y pídales que comuniquen la noticia a otros amigos y parientes. Tener una red de amigos y familiares que le ayuden con las llamadas le permitirá tener más tiempo libre para disfrutar de su recién nacido.

Está bien que sus seres queridos conozcan a su bebé el primer día de su vida. Los abuelos(as) y los hermanos(as) pueden conocer al nuevo miembro de la familia y comenzar a crear vínculos afectivos inmediatamente. Pero si hay un desfile de visitantes entrando y saliendo de la habitación, será difícil que ese primer día de la vida de su bebé transcurra con serenidad y sin complicaciones. Tanto los padres como el bebé necesitarán mucho tiempo para poder descansar y para establecer los lazos afectivos en un ambiente tranquilo.

También es una buena idea restringir las visitas durante las primeras semanas para reducir al mínimo la exposición del bebé a infecciones. Asegúrese de que los visitantes que vengan no estén enfermos y de que todos se laven las manos antes de tocar al bebé.

Qué hacer cuando hay un problema

Si su bebé ha nacido con un problema o prematuramente, este momento especial puede volverse difícil. El equipo médico del hospital está entrenado para ofrecer recomendaciones profesionales y comentarle las opciones que existen. Si siente que de momento no puede hablar con su médico, no tema pedirle a su cónyuge o a un(a) amigo(a) cercano que lo haga por usted. El personal médico entenderá sus necesidades. A muchos padres, hablar con un consejero o terapeuta o un sacerdote o religiosa puede procurarles cierto alivio. También hay muchos grupos de apoyo que pueden ofrecerle respaldo emocional si lo necesita. No dude en solicitar ayuda.

Después del nacimiento de su bebé, comenzará una fase totalmente nueva de su vida. Tómese el tiempo necesario durante el primer día de vida de su bebé para disfrutar conociéndolo.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: julio de 2008

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.