El peso y la diabetes

(Weight and Diabetes)

Lograr un peso saludable es bueno para todos, pero es aún más importante para los niños que padecen diabetes. ¿Por qué? Porque el sobrepeso puede hacer que resulte más difícil mantener los niveles de azúcar en sangre bajo control. Cuando los niños que padecen diabetes logran un peso saludable, es posible que manifiesten menos síntomas y problemas asociados a la enfermedad. Esto se aplica a todas las personas con diabetes, ya sea que padezcan diabetes tipo 1 o tipo 2.

La diabetes y tu peso

El sobrepeso guarda una relación directa con la diabetes tipo 2. La mayoría de las personas a las que se les acaba de diagnosticar la enfermedad tienen problemas de sobrepeso. El sobrepeso puede hacer que al cuerpo le resulte más difícil usar el azúcar o la glucosa de la manera adecuada.

Por eso, a las personas que padecen diabetes tipo 2 se les recomienda que logren un peso saludable mediante una dieta adecuada y la práctica de ejercicio físico. El ejercicio no sólo quema calorías, sino que puede ayudar a que el cuerpo use mejor la insulina. Esto facilita mantener los niveles de azúcar en sangre bajo control.

Tener un peso saludable hace menos probable la aparición de la diabetes tipo 2. Si alguien que padece diabetes tipo 2 consigue bajar de peso, le resultará más fácil manejar su enfermedad e incluso podrá reducir la dosis de medicamentos que necesita.

Una persona que padece diabetes tipo 1 quizá tenga el problema opuesto: podrá bajar de peso. Antes de que les diagnostiquen diabetes tipo 1, los niños tal vez pierdan peso porque su cuerpo no puede usar la glucosa correctamente. Cuando uno se entera de que padece diabetes tipo 1 y empieza un tratamiento, suele recuperar un peso saludable.

Aunque la pérdida de peso es el problema más habitual antes del diagnóstico, también es posible que un niño que padece diabetes tipo 1 tenga sobrepeso. En ese caso, será difícil que el niño pueda mantener sus niveles de azúcar en sangre bajo control.

¿Tienes un peso saludable?

A partir de tu peso y tu altura, los médicos calculan tu índice de masa corporal (IMC). El IMC es un número que le permite al médico determinar si tu peso es saludable.

Tu médico te dirá si debes adelgazar para manejar mejor tu diabetes. Aunque no sea necesario que adelgaces, puedes mantenerte saludable si comes los alimentos que son mejores para ti y le dedicas mucho tiempo al juego.

Es probable que te sientas molesto o triste si tu médico te sugiere que debes adelgazar. Sin embargo, debes tratar de concentrarte en estar saludable. Lograr este objetivo es posible, con la ayuda de tu familia, tu médico y el resto del equipo de profesionales que está tratando tu enfermedad.

Tu plan de comidas te ayuda a saber qué debes comer. Por lo tanto, quizá sólo sea necesario que comas un poco menos y te mantengas más activo. No es necesario que corras en una cinta. Puedes simplemente realizar más actividades al aire libre, como andar en bicicleta y jugar con tus amigos.

Los niños que padecen diabetes no deben seguir ninguna dieta de moda para adelgazar, ni saltearse comidas o dejar de comer un refrigerio. Esto no es bueno para nadie y resulta especialmente perjudicial para los niños que padecen diabetes. Necesitas mantener los niveles de azúcar en sangre bajo control y las dietas extremas pueden impedir esto. Además, no te saltees ninguna inyección de insulina para adelgazar. Si dejas de recibir tu dosis de insulina, te sentirás mal en pocas horas.

Si sigues las recomendaciones de tu médico sobre la dieta y el ejercicio, podrás concretar el objetivo de adelgazar de manera segura.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: mayo de 2011

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.