My Sanford Chart allows you secure online access to your personal health information and your child's health information. It's available anywhere you have internet access. There is no cost to you and registering is quick and simple.

Sign Up for My Sanford Chart
Peso y diabetes

(Weight and Diabetes)

Es difícil hojear una revista o navegar por una página de Internet sobre salud sin tener la información básica sobre el peso. La idea general es esta: mantenerse activo y comer de forma saludable son las mejores formas de controlar el peso.

Este consejo es aplicable para todos, pero puede resultar especialmente útil para las personas que padecen diabetes. Ello obedece a que el peso puede influir sobre la diabetes y la diabetes puede influir sobre el peso. Aunque esta relación no se da del mismo modo en la diabetes tipo 1 y en la diabetes tipo 2, el consejo fundamental es el mismo: lograr un peso adecuado puede marcar la diferencia en el plan de control de la diabetes de una persona.

El peso y la diabetes tipo 1

Si una persona padece diabetes tipo 1 pero todavía no ha recibido tratamiento, lo más probable es que haya perdido peso. En la diabetes tipo 1, el cuerpo no puede utilizar la glucosa correctamente porque el páncreas ha dejado de producir la insulina necesaria para que la glucosa penetre en las células.

Entonces el organismo elimina la glucosa inutilizable (y las calorías) a través de la orina. Consecuentemente, la persona suele adelgazar. No obstante, tras iniciar el tratamiento de la diabetes tipo 1, la persona generalmente vuelve a tener un peso saludable.

Pero, a veces, las personas que padecen diabetes tipo 1 también pueden tener sobrepeso. Es posible que ya presentaran sobrepeso cuando se enteraron de que padecían diabetes o que empiecen a presentarlo tras iniciar el tratamiento. A las personas con diabetes tipo 1, el sobrepeso puede hacer que les resulte más difícil mantener las concentraciones de azúcar en sangre bajo control.

El peso y la diabetes tipo 2

La mayoría de la gente tiene sobrepeso cuando le diagnostican una diabetes tipo 2. El sobrepeso o la obesidad incrementan el riesgo de que una persona desarrolle diabetes tipo 2.

Las personas con diabetes tipo 2 padecen una afección denominada "resistencia a la insulina". Las personas con resistencia a la insulina tienen la capacidad de fabricar insulina, pero su cuerpo no la puede utilizar correctamente para que la glucosa penetre en las células. Consecuentemente, la concentración de glucosa en sangre aumenta. Y entonces el páncreas fabrica más insulina para intentar superar este problema.

A la larga, el páncreas se acaba agotando por el sobreesfuerzo y es posible que no pueda fabricar suficiente insulina para mantener las concentraciones de glucosa en sangre dentro de la normalidad. En este punto, la persona habrá desarrollado una diabetes tipo 2.

También hay personas que no son diabéticas pero que tienen resistencia a la insulina. Las personas con resistencia a la insulina son más propensas a desarrollar una diabetes tipo 2 en el caso de que no la padezcan todavía.

Las personas con resistencia a la insulina suelen tener sobrepeso y no hacer mucho ejercicio. No obstante, perder peso, ingerir alimentos y porciones saludables y practicar ejercicio pueden hacer que remita la resistencia a la insulina.

Cuando las personas que padecen diabetes tipo 2 consiguen que remita su resistencia a la insulina, les resulta más fácil mantener las concentraciones de glucosa en sangre dentro de unos parámetros más saludables. Cuando una persona tiene resistencia a la insulina sin ser diabética, el hecho de hacer revetir esa resistencia reduce su riesgo a desarrollar diabetes.

Cómo controlar tu peso

Lograr y mantener un peso saludable te ayudará a sentirte mejor y a tener más energía, y el hecho de tener un peso saludable también reduce el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y otros problemas de salud. Lograr y mantener un peso saludable también puede ayudar a aliviar los síntomas de la diabetes y a controlar mejor las concentraciones de azúcar en sangre.

Tu médico te indicará si deberías perder peso para mantener la diabetes bajo control. Los médicos a menudo utilizan el peso y la estatura para calcular el índice de masa corporal (IMC), que les ayuda a determinar si el peso de una persona es o no saludable. Tu médico te indicará los márgenes de peso adecuados para ti y te ayudará a diseñar un programa de comidas y ejercicios para que te mantengas dentro de esos parámetros. Aunque tengas un peso saludable, el hecho de alimentarte bien y de practicar ejercicio regularmente te facilitará el control de la diabetes y te evitará problemas de salud en el futuro.

Si tienes sobrepeso, no te sientas mal ni te culpes por tener diabetes (¡muchas personas que no son diabéticas también necesitan perder peso!). Contrariamente, toma medidas al respecto. Sigue tu programa de comidas, de ejercicio y de medicación para lograr y mantener un peso más saludable.

Pero el cambio no sucederá de un día para otro. Aprender a alimentarse bien y a hacer ejercicio para lograr un peso saludable puede ser todo un desafío para muchas personas -incluso para quienes no padecen diabetes- porque es algo que lleva tiempo.

El control del peso puede ser un desafío verdaderamente especial para las personas que padecen diabetes. He aquí algunos consejos:

  • Olvídate de las dietas milagro. La última dieta de moda para adelgazar –independientemente de que implique morirte de hambre o eliminar ciertos grupos de alimentos– puede generar graves problemas para controlar las concentraciones de azúcar en sangre. En lugar de ello, sigue tu programa de comidas: está hecho a tu medida y diseñado para satisfacer tus propias necesidades.
  • Respeta el horario de las inyecciones de insulina. Es muy importante que la gente que padece diabetes no se saltee ninguna inyección de insulina a fin de perder peso. Posponer las inyecciones o salteárselas puede incrementar considerablemente la concentración de azúcar en sangre e incluso provocar una afección peligrosa denominada "cetoacidosis diabética", que puede llevar al coma.
  • Ten cuidado con los tentempiés. Algunas personas consumen demasiados tentempiés porque temen que sus concentraciones de azúcar en sangre les bajen demasiado. Esto puede hacerlas ganar peso. Sigue tu plan de control de la diabetes y toma la medicación en los momentos adecuados para evitar este problema.
  • Controla los antojos alimentarios. Todos tenemos antojos de vez en cuando. Pero, cuando las personas con diabetes comen dulces o caramelos a escondidas, sus concentraciones de azúcar en sangre pueden subir excesivamente. Entonces, al inyectarse más insulina para que la concentración de azúcar en sangre les vuelva a bajar, pueden engordar debido al aumento de la grasa corporal. Habla con tu médico o con tus padres si tienes la sensación de que no puedes comer dulces u otros alimentos tanto como quisieras. Y prueba algunos trucos para controlar los antojos alimentarios, como dar un paseo o lavarte los dientes.

Si necesitas más información sobre la diabetes y el modo en que afecta a tu peso, o si hay algo que te preocupa al respecto, habla con un miembro de tu equipo que diabetología. Este equipo puede ayudarte a aprender formas saludables de controlar tu peso, de modo que no dudes en aprovechar sus conocimientos y su experiencia. Cuando tu peso vaya por el buen camino, sentirás que controlas mejor tu diabetes, tu cuerpo y tu salud.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: mayo de 2011

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.