My Sanford Chart allows you secure online access to your personal health information and your child's health information. It's available anywhere you have internet access. There is no cost to you and registering is quick and simple.

Sign Up for My Sanford Chart
¿Pueden afectar las condiciones meteorológicas a una persona con asma?

(Can the Weather Affect a Person's Asthma?)

Los estudios científicos muestran que las condiciones meteorológicas pueden afectar a los síntomas asmáticos. Algunas personas comprueban que sus síntomas asmáticos empeoran en determinadas épocas del año. A otras personas, una fuerte tormenta o un cambio de tiempo repentino les puede desencadenar un ataque. Un estudio reciente mostró que durante las tormentas fuertes, las visitas por asma a los servicios de urgencias ascendían en un 15%.

El aire frío y seco es un desencadenante habitual del asma y puede provocar síntomas graves, especialmente en la gente que practica deportes de invierno y que tiene síntomas asmáticos cuando hace ejercicio. El aire cálido y húmedo también puede desencadenar síntomas asmáticos en algunas personas. En ciertas áreas, el calor y la luz solar se combinan con los contaminantes, creando ozono a nivel del suelo, que puede ser un potente desencadenante del asma en algunas personas.

El clima húmedo -que favorece la proliferación del moho- y el clima ventoso -que levanta y remueve el polen y las esporas- también pueden ocasionar problemas.

Si te parece que las condiciones meteorológicas pueden ser un desencadenante de tus síntomas asmáticos, lleva un registro diario de tus síntomas para que tu médico pueda hacer un seguimiento de los mismos. Una vez sepas qué tipo de aire y/o condiciones meteorológicas repercuten negativamente sobre tu asma, podrás adoptar las siguientes medidas:

  • Ten en cuenta las predicciones meteorológicas: algunas de ellas facilitan información sobre los niveles de polen u otros factores que pueden repercutir sobre el asma.
  • Limita las actividades al aire libre los días en que los desencadenantes sean más potentes.
  • Cúbrete la boca y la nariz con una bufanda o un pasamontañas cuando estés al aire libre en los días muy fríos.
  • Cierra las ventanas para evitar que entren en tu casa polen y esporas. Esto puede ser particularmente importante por la noche mientras duermes. Si hace calor, conecta el aire acondicionado - este tipo de aparatos no sólo refrescan el ambiente, también secan y filtran el aire que respiras.
  • Intenta estar en interiores a primera hora de la mañana (antes de las 10), cuando los niveles de polen son más altos.
  • Evita cortar el césped y pasar el rastrillo por el jardín.
  • Lleva siempre encima el medicamento "de rescate", o medicamentos de alivio rápido.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de la revisión: octubre de 2010

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.