My Sanford Chart allows you secure online access to your personal health information and your child's health information. It's available anywhere you have internet access. There is no cost to you and registering is quick and simple.

Sign Up for My Sanford Chart
Hogares a prueba de asma

(Asthma-Safe Homes)

Probablemente te gusta sentirte bien en tu hogar. Si tu sufres de asma puedes tomar medidas para remover o reducir al mínimo los desencadenantes que pueden provocarte problemas respiratorios y ataques de asma.

Cuando hablamos de desencadenantes nos referimos a los elementos (como el polen, el moho, los ácaros de polvo y el humo del tabaco) que pueden empeorar la condición de la persona que sufra de asma. La persona que padece de asma siempre tiene cierto nivel de hinchazón o irritación en sus vías respiratorias y la exposición a los desencadenantes puede empeorar el problema. Los desencadenantes generalmente no son dañinos para la mayoría de las personas, pero si tu sufres de asma, estos agentes pueden provocarle tos, dificultades al respirar, y falta de aliento.

Los desencadenantes del asma en el hogar

Debido a que los desencadenantes son diferentes para cada persona, tu necesitas consultar con tu doctor para averiguar cuáles son los factores que desencadenan ataques de asma en ti.  Una vez que los hayas identificado y sepas cuáles empeoran tus síntomas, tu podrás comenzar a eliminar esos objetos u organismos de tu hogar.

Lo que tendrás que hacer dependerá de los factores que empeoran tu condición. Algunas personas sólo se ven afectadas por los restos de la piel (células muertas) o pelos de algunos animales mientras que otros se ven afectados por otros desencadenantes. Por ello, puede que te lleve algún tiempo averiguar todas las medidas preventivas que deben tomarse para eliminarlos.

El aire en el interior de la casa

El aire en el interior de la casa puede contener irritantes como el tabaco, el humo de la leña, perfumes, atomizadores en aerosol, productos de limpieza, y gases emitidos por pinturas o agentes para cocinar. Todos estos factores pueden provocarte ataques de asma. Incluso las velas perfumadas o la tinta fresca de los periódicos pueden ser desencadenantes en algunas personas que sufran de asma.

La contaminación del aire, el moho del exterior, y el polen son también desencadenantes comunes que pueden entrar en tu vivienda, especialmente si dejas las puertas o las ventanas abiertas durante los meses con temperaturas cálidas.

Para mejorar la calidad del aire en el interior de tu casa le recomendamos las siguientes medidas:

  • Si fumas, deja de fumar. Si alguna persona en tu hogar fuma, pídele que deje de fumar o que lo haga afuera.
  • Evita quemar leña en la chimenea o utilizar un horno de leña.
  • Pídele a tus padres que utilicen versiones de productos de limpieza sin fragancia y que no vengan en frascos con aerosol. Igualmente evita utilizar velas con perfume y desodorizantes de ambiente.
  • Utiliza el aire acondicionado, especialmente durante los días cuando los niveles de polen o de contaminación ambiental sean altos o cuando existan advertencias de niveles altos de ozono.
  • Si tienes que ventilar tu casa durante los días cuando los niveles de polen sean altos, hazlo después de la media mañana. Los niveles de polen suelen ser más altos entre la cinco y las diez de la mañana. Si la calidad del aire es un problema, abre las puertas y las ventanas de su casa temprano en la mañana antes de que la contaminación ambiental tenga tiempo de acumularse.

Lidiando con los ácaros del polvo

Los ácaros del polvo, desencadenantes comunes del asma, son organismos microscópicos que viven en el polvo. Su dieta consiste principalmente de las células muertas provenientes de la piel de los seres humanos (algo desagradable pero cierto). Hay muchos ácaros del polvo en los muebles tapizados, en ciertos tipos de cama y de colchones, y en las alfombras. La mayor cantidad de ácaros del polvo se encuentra generalmente en las habitaciones.

Tu no podrás deshacerse completamente de los ácaros del polvo pero sin embargo, puedes tomar las siguientes medidas para reducir tu contacto con estos microorganismos:

  • Pasa la aspiradora y limpia el polvo (especialmente en tu habitación) como mínimo una vez por semana. Pídele a tus padres que compren una bolsa filtradora con pequeños poros para la aspiradora o que adquieran una aspiradora que tenga un filtro HEPA. Cuando limpies el polvo, utiliza un paño húmedo para evitar esparcir los ácaros del polvo en el aire.
  • Mantente alejado de cubre camas, colchas, y almohadas hechas a base de plumas o materiales similares, y reemplázalos con ropa de cama hecha de materiales sintéticos.
  • Entre semanas, lava tus sábanas y mantas en agua caliente (a temperaturas superiores a 130 grados Fahrenheit o 54 grados Celsius) y luego sécalas a altas temperaturas en la secadora.
  • Cubre tus colchones, almohadas y muelles de colchones con cobertores a prueba de ácaros del polvo (tu doctor puede informarle sobre dónde comprar estos cobertores).
  • Deshazte de las alfombras, especialmente las moquetas de pared a pared de tu habitación. Si hay alfombras en algunas áreas de su vivienda asegúrate de que pueden lavarse y hazlo semanalmente en agua caliente.
  • Limpia y organiza tu habitación cuando haya desorden. Deshazte de chucherías, portarretratos y animales de peluche que atraen el polvo. 
Reduciendo el moho al mínimo

El moho es un organismo microscópico viviente que se parece a una planta. Crece con mucha facilidad en los lugares húmedos como los baños y los sótanos. El moho se reproduce con facilidad enviando lo que se conoce como esporas de moho al aire. Las esporas de moho pueden ser desencadenantes de asma.

La clave para eliminar el moho de tu hogar es mantener las cosas lo más secas posible. Para lograrlo, tus padres pueden tomar las siguientes medidas:

  • Pide por favor a tu familia que tus baños y el sótano permanezcan ventilados.
  • Si en tu vivienda hay armarios empotrados que tengan humedad, límpialos completamente y deja un bombillo de 100 vatios (watt) encendido todo el tiempo para incrementar la temperatura y poder secar el ambiente.
  • Utiliza un deshumidificador en el sótano de tu vivienda y en otras áreas donde haya humedad. Si haces esto, es importante que vacíes y limpies el contenedor de agua con frecuencia.
  • Deshazte del papel tapiz y de la moqueta de pared a pared en los baños y en los cuartos del sótano.
  • Pon a funcionar el aire acondicionado (esta recomendación es especialmente importante si el aire acondicionado de tu casa es central).
  • Deshazte de las plantas que estén en el interior de tu casa ya que éstas pueden retener moho en el abono de su tierra.
  • Limpia cualquier moho visible con un producto de limpieza que esté compuesto de una parte de cloro y diez partes de agua.
  • Cambia o lava las cortinas de la ducha que puedan tener moho.

Lidiando con las cucarachas y los animales

Los animales son desencadenantes de asma significativos - un 30 por ciento de las personas que sufren de asma son alérgicos a uno o más animales. Las alergias que sufren estas personas son ocasionadas por una proteína específica que se encuentra en las capas externas de la piel de los animales, la saliva, orina o plumas. El pelo de los animales no causa alergia en sí mismo, pero puede almacenar ácaros, polen o moho. Cualquier animal que viva en una jaula, tanto los pájaros como los jerbos (en Inglés gerbils), puede producir deshechos que atraerán moho y polvo.

Los animales como las mascotas no son las únicas criaturas que ocasionan alergias en tu hogar - las cucarachas son desencadenantes de asma importantes que puede ser difíciles de evitar en los apartamentos.

Si tu tienes una mascota, lo mejor que puedes hacer es encontrarle otro hogar. Obviamente, esto no es posible para todas las personas y si este es tu caso, intenta seguir los pasos a continuación:

  • Mantén a tu(s) mascota(s) fuera de la casa. Es especialmente importante que la(s) mantengas fuera de tu habitación.
  • Haz que otra persona que no sufra de asma lave y cepille a tu(s) mascota(s) cada semana.
  • No juegues o toques a tu mascota, y si tienes un gato en tu casa, mantente alejado(a) del recipiente donde el gato haga sus necesidades.
  • Pide por favor a las personas que viven en tu casa que se laven las manos cada vez que toquen a tu(s) mascota(s).
  • Si tienes un animal que vive en una jaula, mantenlo en una habitación donde no pases mucho tiempo. Otra persona que no seas tu y que no sufra de asma debe limpiar la jaula diariamente.

Si las cucarachas son un problema te recomendamos lo siguiente:

  • Habla con tus padres sobre cómo contactar a quien pueda fumigar profesionalmente tu casa a menudo. Entre cada tratamiento profesional, se pueden utilizar trampas para atrapar a las cucarachas (no recomendamos que utilices insecticidas en aerosol que pueden agravar el asma).
  • No guardes cajas, bolsas de papel o periódicos.
  • No dejes contenedores de comida abiertos o platos sucios alrededor de la cocina de tu casa, mantén las superficies de la cocina libres de restos de cocina o de bebida.
  • Mantén los contenedores de basura cerrados y lava los artículos reciclables antes de depositarlos en su recipiente correspondiente.

A salvo de los desencadenantes

Puede parecerte abrumador el intentar proteger tu casa a prueba de desencadenantes de asma, especialmente si existen varios de estos. A continuación detallamos cinco pasos que puedes seguir para comenzar este proceso:

1. Utiliza coberturas o revestimientos para los colchones de tu cama
2. Deshazte de las alfombras
3. Limpia el polvo
4. Deshazte de las infestaciones de insectos
5. Evita el humo del tabaco

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de revisión: octubre de 2010

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.