Hepatitis

(Hepatitis)

Es sigilosa, es silenciosa, y puede dañarte permanentemente el hígado. Se llama hepatitis. Algunas personas tienen hepatitis durante muchos años sin saberlo y después descubren que tienen el hígado dañado por culpa de esta enfermedad. O sea que te conviene aprender más cosas sobre la hepatitis y sobre cómo prevenirla.

La vida del hígado

Veinticuatro horas al día, día tras día, sin descanso, tu hígado (un órgano interno que tienes en la parte derecha superior del abdomen) realiza muchas tareas para que tu cuerpo pueda funcionar al cien por cien.

  • ¡Es como una aspiradora! Te limpia o depura la sangre de todas las sustancias tóxicas que entran en el torrente sanguíneo.
  • ¡Es como un almacén! Almacena vitaminas y minerales y se asegura de que tu cuerpo obtenga las cantidades que necesita.
  • ¡Es como un culturista! Produce la cantidad adecuada de aminoácidos para fabricar músculos fuertes y sanos.
  • ¡Es como una gasolinera! Alimenta a tu cuerpo justo con la cantidad adecuada de glucosa (azúcar), el combustible que necesitas para funcionar.
  • ¡Es cómo un contador! Ayuda a regular los niveles de los medicamentos que tomas. (Para que algunos medicamentos puedan hacerte efecto tienen que ser "activados" por el hígado). Y también regula las hormonas que tienes en el cuerpo.
  • ¡Es como una fábrica! Fabrica un importante líquido digestivo denominado bilis.

¿Qué es la hepatitis?

La hepatitis es una inflamación - una especia de irritación - o infección del hígado. Cuando el hígado se ve afectado o lesionado como consecuencia de una inflamación o una infección, no puede desempeñar eficazmente todas sus funciones.

Hay varias formas diferentes de contraer la hepatitis. Las dos formas más frecuentes son:

  • inflamatoria, o hepatitis tóxica. Esta forma puede ocurrir si alguien bebe mucho alcohol, consume ciertas drogas o medicamentos o se expone a algún veneno.
  • vírica. Hay muchos virus que pueden provocar la hepatitis - desde el virus de la hepatitis A hasta el de la hepatitis G. A pesar de que todos los virus son ligeramente diferentes entre sí, tienen una cosa en común: provocan una infección y una inflamación que es nociva para las células del hígado.

Veamos en qué se diferencian la hepatitis A, la B y la C.

Hepatitis A

La hepatitis A es el tipo de hepatitis que más afecta a los niños. El virus vive en las heces (caca) de la gente que ha contraído la infección. Por eso es tan importante lavarse las manos después de ir al váter. Si no te las lavas y después te preparas un bocadillo, podrías ayudar al virus de la hepatitis A acabar en el bocadillo y, consecuentemente, a entrar en tu organismo.

Las verduras y hortalizas, las frutas y el marisco (como las gambas y los langostinos) también pueden transmitir la hepatitis si se alimentaron en aguas contaminadas o en condiciones insalubres (de falta de higiene). La hepatitis A dura poco y, una vez una persona se recupera, no la vuelve a contraer.

Cómo prevenir la hepatitis A

Las siguientes recomendaciones pueden ayudar a la gente a mantenerse a salvo de la hepatitis A:

  • lavarse las manos regularmente, sobre todo después de ir al váter o de cambiarle los pañales a un bebé y antes de comer
  • lavar la fruta, la verdura y las hortalizas antes de comérselas
  • no comer marisco crudo, como ostras crudas
  • ponerse la vacuna de la hepatitis A

Hepatitis B y hepatitis C

Mientras que la hepatitis A es una enfermedad de corta duración que remite completamente, la hepatitis B y C se pueden transformar en una enfermedad grave y de larga duración o crónica en algunas personas. Los adolescentes y los adultos jóvenes tienen más probabilidades de contraer estos dos tipos de hepatitis.

La hepatitis B y C se contagian de una persona a otra del mismo modo que el VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) - a través del contacto directo con fluidos corporales infectados. Las hepatitis B y C son incluso más fáciles de contagiar a través de fluidos y agujas que el VIH. El contagio puede ocurrir al mantener relaciones sexuales y al compartir jeringuillas o agujas (para inyectarse drogas) que estén contaminadas con sangre infectada.

A veces, las madres que tienen hepatitis B o C contagian el virus a sus bebés durante el parto. La hepatitis B y C también se pueden contagiar de formas que tal vez no habías sospechado - como cuando a una persona le hacen la manicura o la pedicura con un cortauñas no esterilizado u otros instrumentos sucios. Hacerse un tatuaje utilizando agujas sucias es otra vía de contagio de la hepatitis B o C.

Cómo prevenir la hepatitis B y la hepatitis C

Las siguientes recomendaciones pueden ayudar a la gente a protegerse de la hepatitis B y C:

  • ponerse la vacuna de la hepatitis B. Hoy en día, todos los bebés se vacunan sistemáticamente contra la hepatitis B (Todavía no se ha desarrollado ninguna vacuna contra la hepatitis C.)
  • lavarse las manos
  • evitar las drogas
  • evitar mantener relaciones sexuales con alguien que tenga la hepatitis B o C.

Signos y síntomas de las hepatitis

Las personas infectadas por cualquiera de los virus de la hepatitis pueden presentar los siguientes síntomas:

  • cansancio inexplicable
  • síntomas gripales - vómitos, fiebre, etc.
  • color amarillento en la piel y el blanco de los ojos
  • dolor de barriga (en el lado derecho superior del abdomen)
  • orina (pipí) de color marrón oscuro
  • heces (caca) de color claro
  • picores en ausencia de erupción
  • falta de apetito durante varios días seguidos y/o pérdida de peso.

Si un médico sospecha que una persona puede tener hepatitis, probablemente le hará las siguientes preguntas:

  • ¿Ha estado en contacto con alguien que trabaja en el ámbito sanitario (por ejemplo, un hospital) o en el ámbito de la educación infantil (por ejemplo, una guardería o jardín de infancia)?
  • ¿Se ha pinchado con una aguja sucia o le han hecho un tatuaje con una aguja sucia?
  • ¿Ha estado en contacto con los fluidos corporales de otra persona que tenía hepatitis?
  • ¿Le hicieron una transfusión de sangre cuando era un bebé?
  • ¿Algún miembro de su familia ha pasado la hepatitis?
  • ¿Es posible que haya comido alimentos contaminados por el virus e la hepatitis A?

Lo más probable es que el médico le mande también un análisis de sangre para comprobar si tiene hepatitis y qué tipo de hepatitis tiene.

Vivir con la hepatitis

Cuando una persona tiene hepatitis, necesita mucho descanso (incluso aunque no se encuentre mal). También necesitará beber suficiente líquido y comer alimentos saludables. Es posible que los demás miembros de su familia tengan que ponerse la vacuna de la hepatitis, si no se la habían puesto antes.

Más adelante deberán hacerle análisis de sangre de seguimiento. Lo más probable es que los análisis indiquen que la persona ya no tiene hepatitis. A veces los análisis de sangre indican que la persona se ha convertido en portadora del virus de la hepatitis. Esto ocurre en una de cada nueve personas que contraen la hepatitis B o C. Esto significa que, a pesar de no presentar síntomas de hepatitis, podría contagiar la infección a otra gente.

Si, al cabo de un tiempo, los análisis de sangre siguen indicando que una persona tiene hepatitis B o C, significará que la persona ha desarrollado una hepatitis crónica o de larga duración. En tal caso, deberá comer alimentos saludables y cuidarse mucho descansando lo suficiente y yendo al médico regularmente. En algunos casos de hepatitis crónica, el médico receta un medicamento especial para tratar esta enfermedad.

Esperamos que estos consejos sobre cómo plantarle cara a la hepatitis te ayuden a mantenerte sano. Por raro que pueda parecer, ¡puedes cuidarte el hígado lavándote las manos!

Actualizado y revisado por: Joel Klein, MD
Fecha de la revisión: abril de 2009

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.