My Sanford Chart allows you secure online access to your personal health information and your child's health information. It's available anywhere you have internet access. There is no cost to you and registering is quick and simple.

Sign Up for My Sanford Chart
Perforaciones en el cuerpo

(Body Piercing)

Durante los últimos años, el arte corporal se volvió popular, y es raro caminar por la calle, ir al supermercado o mirar televisión sin ver a alguien que tenga alguna perforación (piercing) o un tatuaje. Probablemente hayas visto a muchas personas con perforaciones, ya sea en las orejas, los labios, las fosas nasales, el ombligo, la lengua o incluso las mejillas. Algunas tienen varias perforaciones. Tal vez te parezca que las perforaciones en el cuerpo son atractivas y hayas pensado en hacerte una. Pero ¿son seguras? ¿Es una buena idea hacerse una perforación? ¿Qué tendrías que tener en cuenta si finalmente decides hacerte una perforación?

¿Qué es la perforación del cuerpo y qué puedes esperar?

Una perforación del cuerpo es exactamente eso: una perforación o un pinchazo realizado en tu cuerpo con una aguja. Después, se coloca una alhaja en la perforación. Las partes del cuerpo que se perforan con más frecuencia son las orejas, las fosas nasales y el ombligo.

Si la persona que realiza la perforación proporciona un ambiente seguro, limpio y profesional, debes esperar lo siguiente de una perforación en tu cuerpo:

  • La zona que elegiste perforar (salvo la lengua) se limpia con un jabón germicida (un jabón que mata bacterias y microorganismos que provocan enfermedades).
  • Después, se perfora tu piel con una aguja limpia muy afilada.
  • La alhaja, que ya fue esterilizada, se coloca en esa zona.
  • La persona que realiza la perforación desecha la aguja en un recipiente especial para que no existan riesgos de que otra persona entre en contacto con la aguja o la sangre.
  • Se limpia la zona perforada.
  • La persona que llevó a cabo la perforación verifica y ajusta la alhaja.
  • La persona que realiza la perforación te da instrucciones sobre cómo asegurarte de que la nueva perforación se cure correctamente y qué hacer si surge algún inconveniente.

Antes de perforarte

Si estás pensando en hacerte una perforación, primero investiga. Si tienes menos de 18 años, algunos lugares te exigirán el consentimiento de tus padres para realizarte una perforación en el cuerpo. Es una buena idea saber cuáles son los riesgos y de qué manera te puedes proteger de las infecciones y otras complicaciones.

Algunos lugares del cuerpo pueden provocar más problemas que otros; una complicación común de las perforaciones en la nariz y la boca son las infecciones, ya que en esas zonas viven millones de bacterias. Con el paso del tiempo, las perforaciones en la lengua pueden dañar los dientes. Y las perforaciones en la lengua, las mejillas y los labios pueden traerte problemas con las encías.

Los estudios han demostrado que la gente con ciertos tipos de enfermedades cardíacas puede presentar un mayor riesgo de desarrollar una infección cardíaca después de una perforación en el cuerpo. Si tienes un problema de salud, como alergias, diabetes, afecciones de la piel, una enfermedad que afecta tu sistema inmune o infecciones (o si estás embarazada), pregúntale a tu médico si debes preocuparte especialmente por algo o si tienes que tomar algún tipo de precaución. Además, no es buena idea que te hagas una perforación si tienes tendencia a formar queloides (un crecimiento excesivo de tejido cicatrizal en el área de la herida).

Si decides perforar tu cuerpo:

  • Asegúrate de estar al día con todas tus vacunas (en especial, con las de hepatitis B y tétanos).
  • Planifica dónde recibirás atención médica si tu perforación se infecta (las señales de infección incluyen enrojecimiento/sensibilidad excesivos alrededor de la zona perforada; sangrado prolongado, pus, o cambios en el color de la piel en la zona de la perforación).

Además, si vas a perforar tu lengua o tu boca, asegúrate de que tus dientes y encías estén sanos.

Asegurarse de que el lugar donde se realiza la perforación sea seguro e higiénico

En algunos estados, la perforación del cuerpo está reglamentada, pero en otros, no. Si bien la mayoría de los lugares en los que se hacen perforaciones ofrecen un entorno limpio y sano, algunos no toman las precauciones necesarias contra infecciones y otros riesgos para la salud.

Si decides hacerte una perforación en el cuerpo, investiga los procedimientos del establecimiento y averigua si ofrecen un entorno limpio y seguro a sus clientes. Cada lugar debe contar con un autoclave (un equipo de esterilización) y debe mantener el instrumental en paquetes sellados hasta que ellos sean utilizados. Pregunta y asegúrate de lo siguiente:

  • que el lugar esté limpio
  • que la persona que realiza la perforación se lave las manos con un jabón germicida
  • que la persona que realiza la perforación use guantes desechables (como los que se usan en los consultorios médicos)
  • que la persona que realiza la perforación utilice instrumental esterilizado o instrumentales que son deshechos de después de uso
  • que la persona que realiza la perforación no utilice una pistola perforadora (no se pueden esterilizar)
  • que la aguja que utilice sea nueva y esté siendo usada por primera vez
  • que la aguja sea desechada en un recipiente especial sellado después de la perforación
  • que existan procedimientos para el manejo y desecho adecuados de desperdicios (como las agujas o las gasas con sangre)

También es buena idea preguntar por los tipos de alhajas que ofrece el negocio, porque algunas personas manifiestan reacciones alérgicas a algunos tipos de metal. Antes de hacerte una perforación, asegúrate de averiguar si eres alérgico a determinados metales. Sólo se deben utilizar metales no tóxicos para las perforaciones del cuerpo, como los siguientes:

  • acero quirúrgico
  • oro sólido de 14 o 18 kilates
  • niobio
  • titanio
  • platino

Si consideras que el lugar no está lo suficientemente limpio, si no responden a tus preguntas o si te sientes incómodo por algún otro motivo, acude a otro lugar para realizarte la perforación.

Algunos riesgos para la salud

Si todo marcha según lo planeado, deberías estar bien después de una perforación y sólo tendrás algunos síntomas pasajeros, incluyendo un poco de dolor, hinchazón en la zona perforada, y en el caso de las perforaciones en la lengua, mayor cantidad de saliva. Pero debes tener en cuenta que en muchos casos, varias cosas, incluyendo lo siguiente, pueden salir mal:

  • infección crónica
  • sangrado prolongado o incontrolable
  • cicatrices
  • hepatitis B y C
  • tétanos
  • alergias en la piel a causa de la alhaja utilizada
  • abscesos o flemones (acumulaciones de pus que se pueden formar debajo de la piel en el lugar de la perforación)
  • inflamación o daño a los nervios

Dependiendo de la parte del cuerpo que haya sido perforada, el tiempo de curación puede ir de unas pocas semanas a más de un año. Si te realizas una perforación, asegúrate de tener los cuidados posteriores necesarios: no la aprietes ni tires de ella, mantén la zona limpia con jabón (no utilices alcohol) y no la toques sin antes lavarte las manos. Nunca utilices agua oxigenda (peroxido) porque puede lesionar los tejidos recién formados. Si te haces una perforación en la boca, utiliza un enjuague bucal antibacteriano después de comer.

Si estás pensando en donar sangre, recuerda que algunas organizaciones no aceptan donaciones de sangre de personas que se hayan realizado perforaciones o tatuajes en el último año, ya que ambos procedimientos pueden ser fuente de contagio de enfermedades que se transmiten por sangre no puedes darse cuenta de fue dado a usted en aquel momento del perforación.

Si tu perforación no se cura correctamente o sientes que algo no está bien, es importante que alguien te ayude a recibir atención médica. Y lo más importante: no te realices tú mismo la perforación ni le pidas a un amigo que lo haga. Asegúrate de que sea realizada por un profesional en un ambiente limpio y seguro.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: febrero de 2012
Revisado inicialmente por: Michele Van Vranken, MD

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.