My Sanford Chart allows you secure online access to your personal health information and your child's health information. It's available anywhere you have internet access. There is no cost to you and registering is quick and simple.

Sign Up for My Sanford Chart
Lo que opinan los niños sobre beber alcohol

(What Kids Say About: Drinking Alcohol)

Probablemente, las personas grandes que conoces te han dicho que no puedes tomar bebidas alcohólicas, como cerveza o vino. ¿Pero qué opinan los niños sobre este tema? Como KidsHealth quería saberlo, le preguntamos a 690 niños de entre 9 y 13 años.

La mayoría de los niños dijo rechazar el consumo de alcohol por parte de los adolescentes. Más del 90% de los niños consultados lo rechazó totalmente (86%) o lo rechazó parcialmente (6%). El 89% de los niños dijo que beber alcohol a su edad (9 a 13 años) no era aceptable.

Esto demuestra que muchos niños son muy inteligentes y conocen los riesgos del alcohol. Probablemente, sepan que para los niños es peligroso beber alcohol por las siguientes razones:

  • Puede hacerlos sentir mal (como hacerlos vomitar, desmayarse o, incluso, cosas peores).
  • Puede alterar su capacidad para tomar buenas decisiones.
  • Puede llevarlos a hacer cosas vergonzosas.
  • Puede meterlos en problemas (con los padres o la policía).
  • Puede ser adictivo: la persona quizá comience a necesitar alcohol para sentirse bien.

Pero ¿y los niños que no estuvieron de acuerdo? El 3% de los niños dijo que era aceptable a su edad beber alcohol. Y aunque el 90% de los niños afirmó que nunca probaron el alcohol, o sólo lo probaron una vez, el 6% de los niños dijo que a menudo bebían más de un sorbo, todas las semanas o todos los meses.

Los niños pequeños que beben pueden ser niños que carecen de sentido común, se arriesgan sin darse cuenta del peligro o no escuchan a los adultos. Estos niños suelen tener otros problemas, como no mostrar respeto por la gente o la propiedad privada. También pueden pelear, mentir, robar o ser intimidantes.

"Algunos niños quizá beban porque tienen problemas que no saben cómo sobrellevar", asegura D'Arcy Lyness, una psicóloga infantil. "Estos niños necesitan de adultos comprensivos que los ayuden a resolver sus problemas de un modo más sano", concluye.

Beber alcohol es malo para tu cerebro y para tu salud, pero los niños que beben pueden decidir tener éxito en dejar de hacerlo. Los adultos que son comprensivos pueden enseñar a los niños a demostrar y recibir respeto, a cuidarse más a sí mismos y a realizar mejores elecciones.

Los niños pueden comenzar a beber alcohol porque inicialmente los hace sentir mejor o porque pueden evadirse de sus problemas por un rato. El problema es que, más tarde, beber alcohol los hace sentirse mal y que pueden volverse adictos al alcohol. En cuanto a los problemas, continuarán allí porque ningún problema se resuelve escapando.

¿Por qué los niños prueban el alcohol? Éstas son las tres razones principales que dieron ellos mismos:

1. para parecer importantes o superiores
2. para ver cómo es
3. porque otros niños lo hacen

Todos los niños quieren sentirse importantes. La buena noticia es que la mayoría de los niños a quienes entrevistamos no consideran que beber haga que una persona sea mejor o superior. Pero los pocos niños que dijeron que beben parecen pensar lo contrario. En otras palabras, ellos pueden pensar que son superiores, aunque otros niños no piensen lo mismo.

Es fácil comprobar cómo un niño puede recibir un mensaje equivocado acerca del alcohol. En los comerciales de cerveza que se emiten por televisión, la gente que la bebe parece estar pasándolo bien. A menudo, muestran escenas de fiestas o de un bar, o gente que mira deportes por televisión. ¿Por qué los niños no pueden disfrutar este tipo de diversión?

Pero el alcohol también tiene un lado más oscuro. El alcohol es un depresivo. Esto significa que vuelve más lento o deprime el cerebro. Al igual que muchas drogas, el alcohol modifica la capacidad de la persona para pensar, hablar o ver las cosas tal como son. Una persona podría perder el equilibrio y tener problemas para caminar correctamente. La persona podría sentirse relajada y feliz, y después comenzar a llorar o iniciar una pelea.

Cuando las personas beben demasiado, pueden hacer o decir cosas que no desean. Pueden lastimarse a sí mismas o a otras personas, especialmente si conducen. Una persona que bebe demasiado puede vomitar o despertarse al día siguiente sintiéndose muy mal; esto se llama "resaca". Con el tiempo, una persona que abusa del alcohol puede causar daños graves a su cuerpo. El hígado, que elimina las toxinas de la sangre, se encuentra en especial riesgo.

Como el alcohol puede provocar este tipo de problemas, los ciudadanos y las autoridades del gobierno de este país han decidido que no se debe permitir que los niños compren o consuman alcohol. Fijaron la edad en la que está permitido beber en los 21 años, porque esperan que la gente mayor pueda tomar mejores decisiones sobre el alcohol. Por ejemplo, no desean que la gente beba alcohol y conduzca, porque ésta es la causa de muchos accidentes.

Si conoces a alguien que bebe, podrías decírselo a tu padre, tu madre, una maestra o un consejero de la escuela. Esta persona puede necesitar ayuda, consejo o tratamiento para dejar de consumir alcohol. También está bien que hagas preguntas sobre el alcohol y que pidas ayuda si te sientes presionado a beber. A menudo, los padres son una excelente fuente de apoyo, porque quieren que seas sano y no desean que te metas en problemas.

En ocasiones, puede resultar difícil para los niños decir que no si alguien les ofrece alcohol. Pueden sentir la presión de sus pares o compañeros respecto de hacer lo que otros están haciendo, aunque sepan que no es lo más conveniente. Otros niños podrían actuar como si beber alcohol hiciera madurar a una persona o podrían decir que un niño que no desea beber alcohol es inmaduro o un mentecato. Pero los niños pueden decir que no a la presión de sus pares.

"Los niños fuertes saben que el alcohol puede ser peligroso o nocivo para ellos", afirma la doctora Lyness.

Algunos de los niños que entrevistamos dijeron que una buena manera de evitar que los niños beban alcohol es tener otras cosas divertidas para hacer. Aún más niños (prácticamente la mitad) tuvieron una idea realmente buena sobre cómo evitar la bebida: dijeron que los niños deberían aprender más acerca de los peligros del alcohol hablando con doctores o enfermeras, a través de lecciones en la escuela y en conversaciones con personas que hayan tenido problemas con el alcohol.

Esta es una opinión inteligente porque cuanto más sepan los niños sobre el alcohol, cómo afecta a las personas y los peligros que implica el comenzar a beber desde niños, mejores decisiones podrán tomar en relación con su propio comportamiento. Y eso, a diferencia de tomar alcohol, es ser realmente inteligente.

¿Qué es una encuesta KidsPoll?

El grupo que realizó esta encuesta KidsPoll incluía una cantidad casi igual de niños y niñas de entre 9 y 13 años. Respondieron a las preguntas utilizando dispositivos de datos durante sus visitas a estos centros de educación para la salud:

  • Children's Health Education Center, Milwaukee, Wisconsin
  • Health World Children's Museum, Barrington, Illinois
  • HealthWorks! Kids' Museum, South Bend, Indiana
  • Lilly Health Education Center, Indianapolis, Indiana
  • Poe Center for Health Education, Raleigh, North Carolina
  • Weller Health Education Center, Easton, Pennsylvania

En una encuesta como KidsPoll, se le formula una serie de preguntas a la gente. Después los investigadores recopilan todas las respuestas y se fijan de qué manera respondió el grupo. Calculan cuántas personas (o qué porcentaje) respondieron que "sí" a una pregunta y que "no" a otra. Las encuestas nos dan indicios acerca de lo que la mayoría (no sólo quienes respondieron a las preguntas de la encuesta) piensa sobre determinados temas. Haremos más encuestas KidsPoll en el futuro para saber qué opinan los niños. ¡Tal vez participes en alguna!

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: junio de 2010

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.