¿Qué significa tener sobre peso?

(What Being "Overweight" Means)

Tu peso ha sido importante desde el momento en que naciste. Es posible que hasta sepas cuánto pesabas al nacer. La mayoría de los recién nacidos pesan menos de 4,5 kilos (10 libras) y a veces solo pesan entre 1,5 y 2 kilos (de 3 a 4 libras). Pero los bebés aumentan de peso con gran rapidez y todo el mundo se alegra de que así sea porque eso significa que están creciendo y haciéndose más fuertes.

Conforme vas haciéndote mayor, tu peso sigue siendo importante. Es algo de lo que tus padres y tu médico estarán pendientes. Cuando vayas a hacerte un exámen médico, tu médico anotará tu estatura y tu peso y comparará esas medidas con las del último exámen. El médico querrá comprobar que tienes un peso saludable porque pesar demasiado o demasiado poco puede ser un problema. No obstante, hoy en día, es mucho más frecuente tener sobrepeso que pesar menos de lo normal.

En los últimos 30 años, un número cada vez mayor de niños y adolescentes han desarrollado problemas relacionados con el peso. En la actualidad, uno de cada tres niños y adolescentes de dos a 19 años tienen sobrepeso u obesidad (una palabra que significa tener un gran sobrepeso). Muchos adultos comprenden lo que se siente al tener este tipo de problemas porque dos de cada tres adultos son obesos o tienen sobrepeso.

Tanto en los niños como en los adultos, pesar demasiado puede provocar enfermedades y problemas de salud. Además, un niño con sobrepeso pude ser el hazmerreír de sus compañeros y tener problemas para seguir el ritmo de sus amigos al jugar en el patio.

¿Qué significa tener sobrepeso?

Cuando la gente habla de tener sobrepeso o de estar obeso se refiere a tener una mayor cantidad de grasa corporal de la que sería saludable. Todos tenemos algo de grasa en el cuerpo pero, cuando una persona tiene un exceso de grasa, ese exceso puede afectar a su salud y a su capacidad para andar, correr y desplazarse. También afecta al aspecto físico de la persona, que se ve más gorda y redondeada que los demás.

¿Cómo se mide el sobrepeso?

Una persona puede pesar menos de lo deseable, tener un peso ideal o tener sobrepeso. No hay un peso perfecto para cada niño, pero sí hay rangos de peso ideal para los niños, en función de su estatura, su género (y su edad). Aunque un niño sano puede pesar más o menos, un buen rango de peso ideal para un niño de ocho años es entre 23 y 32 kilos (entre 50 y 70 libras).

Pero tener sobrepeso es más que una cifra en la balanza. El médico es una persona adecuada para evaluar el peso de un niño, ya que puede fijarse en las gráficas de su peso ideal teniendo en cuenta la estatura. Es natural que un niño alto pese más que uno más bajo, sin que tenga sobrepeso. Quizá la mejor forma de evaluar el peso de un niño sea utilizando el denominado índice de masa corporal, o IMC.

El IMC utiliza la estatura y el peso de un niño en un cálculo matemático con el que se obtiene una cifra. Esa cifra puede representarse en un gráfico que también considera la edad del niño y su sexo. El IMC es un indicador de la cantidad de grasa corporal que tiene una persona, pero solo se trata de una estimación. Puesto que el músculo pesa más que la grasa, es posible que una persona muy musculosa tenga un IMC alto, sin que eso signifique que tiene sobrepeso. Del mismo modo, es posible que alguien tenga un IMC bajo o ideal pero presente demasiada grasa corporal.

¿Por qué la gente desarrolla sobrepeso u obesidad?

La mayoría de las veces, la gente tiene demasiada grasa corporal porque ingiere más calorías (en las comidas y bebidas) que las que quema mediante la actividad física, como jugar a fútbol o ir andando al colegio. Esas calorías de más se almacenan en el cuerpo en forma de grasa. Cuantas más calorías extra ingiera una persona, más grasa se almacenará en su cuerpo.

Esto es muy fácil que ocurra en la vida moderna. La gente pasa más tiempo frente al televisor o los ordenadores y menos tiempo haciendo ejercicio. Vamos a todas partes en medios de transporte en lugar de andar o de ir en bicicleta. Hay menos escuelas que ofrecen clases de gimnasia y los niños se entretienen con videojuegos en vez de participar en juegos activos, como los de pelota. Hasta los adultos pasan mucho más tiempo que antes sentados en el escritorio y en el coche. Además, la gente lleva vidas más ajetreadas y disponen de menos tiempo para cocinar comidas saludables. Comemos mucho más en restaurantes y abusamos de las comidas preparadas y envasadas.

Los problemas relacionados con el peso también se dan en familias, pero no permitas que eso te desanime a la hora de hacer cambios que podrían ayudarte a tener un peso saludable. Tus hábitos, es decir, el tipo de comida que ingieres y la cantidad de ejercicio que haces, pueden marcar una gran diferencia. El principal problema de la mayoría de la gente consiste en que no lleva una vida lo suficientemente activa ni hace suficiente ejercicio.

¿Cómo puede afectar el exceso de peso a tu salud?

Es difícil sentirse bien cuando el cuerpo ha de llevar demasiado peso. Tener sobrepeso u obesidad puede dificultar la respiración y el sueño. Puede hacer que una persona se sienta cansada y provocarle molestias y dolores. También puede hacer que la persona se avergüence de su cuerpo, o que esté triste o, incluso, enfadada por su peso. Y cuando la gente se siente mal, es posible que coma más de la cuenta porque comer resulta reconfortante. Eso no es una buena idea, sobre todo si la persona ya tenía sobrepeso previamente.

Conseguir ayuda es importante porque el exceso de peso puede acabar enfermando a una persona. Los niños con sobrepeso u obesidad tienen mayores probabilidades de padecer diabetes tipo 2. Y, más adelante, estarán más expuestos a padecer enfermedades del corazón.

¿Cómo evitar el sobrepeso?

La mejor manera de mantener un peso saludable es ser una persona activa. Puedes apuntarte a un equipo deportivo. O, si no te gustan los deportes de equipo, prueba con la natación, el tenis, las artes marciales o simplemente mantente activo en el patio trasero de tu casa. Saltar la cuerda, bailar y caminar harán latir con fuerza a tu corazón. Aumentar tu nivel de ejercicio físico puede ser tan sencillo como subir por las escaleras en vez de coger el ascensor o ir caminando a los sitios en vez de pedirles a tus padres que te lleven en coche. Ser activo también significa ver menos televisión y dedicar menos tiempo a los videojuegos.

Comer saludable es otra manera de mantenerse en forma. Proponte llevar una dieta variada e ingerir cinco raciones de fruta y verdura al día. Elige el agua y la leche baja en grasas en vez de los refrescos y otras bebidas azucaradas. En lo que se refiere a los alimentos ricos en calorías y grasas, ingiérelos solo de vez en cuando y, cuando los ingieras, hazlo en cantidades reducidas.

¿Qué deberías hacer?

Hablar con uno de tus padres es la primera y mejor medida que deberías adoptar si te preocupa tu peso. Tu madre o tu padre pueden concertar una cita con tu médico. Este es posible que te proponga formas de cambiar tus hábitos de alimentación y de ejercicio. Por lo general, los niños no necesitan hacer dieta. Pero un niño con mucho sobrepeso es posible que necesite la ayuda de un nutricionista o de un médico especializado en control de peso. Juntos, podréis desarrollar un programa seguro y saludable que debería incluir la ingesta de alimentos nutritivos y la práctica regular de ejercicio.

Ayudar a otras personas

Si tienes un amigo o pariente con sobrepeso, recuerda ser amable con él. Probablemente será consciente de su problema. Las bromas o burlas solo conseguirán que se sienta peor. Trata de animarlo invitándolo a hacer ejercicio contigo y compartiendo con él todo lo que sabes sobre la alimentación saludable. Actúa de este modo ¡y a los dos os gustará ver vuestros cuerpos al miraros en el espejo!

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: junio de 2008

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.