Seguridad contra incendios

(Fire Safety)

¿Sabría cómo actuar si se declarara un incendio en su casa? ¿Y su hijo? ¿Sabe qué tiene que hacer en caso de incendio? Dedique unos minutos a repasar la información y los consejos sobre seguridad contra incendios para que su familia se encuentre preparada en caso de que se declare un incendio en su casa.

Prevención de incendios

Por descontado, la mejor manera de poner en práctica la seguridad contra incendios en su casa es asegurarse de que nunca llega a declararse un incendio. Esto significa que usted siempre debería ser consciente de los factores que podrían provocar un incendio en su vivienda. Empiece teniendo presentes los siguientes consejos.

Revise regularmente todos los aparatos eléctricos, cables y tomas de corriente

¿Están los aparatos eléctricos de su casa en buenas condiciones, sin cables pelados o sueltos o enchufes defectuosos? ¿Están las tomas de electricidad sobrecargadas con un exceso de enchufes, como por ejemplo, el enchufe del televisor, del ordenador (computadora), la impresora, el vídeo y el equipo de música?.¿Utiliza excesivamente algún cable alargador? ¿Llevan las lámparas y otros dispositivos de iluminación bombillas con el voltaje adecuado?. ¿Dispone su casa de dispositivos GFCI (disyuntores para fallas de conexión a tierra) y dispositivos AFCI (disyuntores para fallas de arco) que evitan que se produzcan descargas eléctricas e incendios interrumpiendo de los circuitos defectuosos?. Revise su vivienda en busca de posibles problemas. Y a menos que sea un electricista experto, tenga cuidado con las reparaciones eléctricas del tipo "hágalo usted mismo". Los estudios han demostrado que muchos de los incendios que se declaran en viviendas están provocados por la incorrecta instalación de conexiones y aparatos eléctricos.

Otros consejos:

  • Sustituya o haga reparar por un profesional cualquier aparato que despida chispas, desprenda un olor inusual o se caliente exceso.
  • Asegúrese de que ningún cable eléctrico pasa por debajo de una alfombra.
  • Asegúrese de que no hay ninguna lámpara ni lamparilla de noche en contacto con colchas, cortinas u otro tipo de ropa.
  • Tenga cuidado al utilizar mantas o esterillas eléctricas y no se duerma nunca con la manta encendida.
  • No deje que los niños utilicen los electrodomésticos de la cocina sin supervisión, y supervise todos los trabajos manuales o de ciencias que impliquen el uso de aparatos eléctricos.
  • Si en su casa hay bebés o niños pequeños, tape todos los enchufes eléctricos que no se utilicen habitualmente con protectores plásticos de seguridad.

Preste especial atención a las estufas portátiles

La cantidad de incendios que se declaran en las viviendas aumenta considerablemente durante los meses de más frío, registrándose las cifras máximas entre diciembre y febrero. Las estufas portátiles desempeñan un papel importante en este incremento. Antes de enchufar la estufa, asegúrese de que sabe cómo utilizarla de manera segura:

  • Lea detenidamente las instrucciones de uso.
  • Nunca coloque una estufa en lugares donde un niño o mascota podrían volcarla o derribarla accidentalmente.
  • Nunca coloque una estufa demasiado cerca de una cama, especialmente de la cama de un niño.
  • Mantenga los periódicos, revistas, telas de cortinas, piezas de vestir y ropa de cama alejados de estufas, radiadores y chimeneas.
  • Las estufas deben colocarse a una distancia de por lo menos a 90cm de cualquier material inflamable.

Tenga cuidado en la cocina

¿Sabía usted que la actividad de cocinar es la principal causa de los incendios domésticos que se declaran en EE.UU.? La cocina presenta innumerables oportunidades para que se inicie un incendio: dejar la comida en el horno, el fuego o el microondas sin controlarla, derrames accidentales de aceites o grasas, colgar un paño de cocina demasiado cerca de un fogón encendido, la chispa de una tostadora, una cafetera olvidada sobre un fogón encendido, etc. Supervise siempre a su hijo cuando esté en la cocina o cuando haga sus pinitos como cocinero, y asegúrese de practicar hábitos de cocina seguros, como colocar el mango de las cacerolas hacia dentro en la encimera cuando cocine para evitar volcarlas accidentalmente y no llevar ropa demasiado holgada, que podría encenderse fácilmente al acercarla a algún fogón.

Revise regularmente la chimenea

Las chimeneas deben estar limpias y tapadas con protectores o rejas finas para evitar que salten chispas dentro de la habitación. En la chimenea sólo se debe quemar leña; el papel y otros materiales inflamables pueden volar o salir despedidos fuera del hogar mientras se queman y prender fuego a los objetos próximos. Nunca deje el fuego desatendido, y asegúrese de que está completamente apagado antes de salir de casa o de irse a dormir. Haga limpiar la chimenea por un profesional una vez al año.

Tenga cuidado con los cigarrillos

Según la National Fire Prevention Association (NFPA) (Asociación Nacional de Prevención de Fuegos) de EE.UU., los cigarrillos constituyen la principal causa de la muerte por incendio en EE.UU. y Canadá, muriendo aproximadamente 1.000 personas al año por este motivo. La mayoría de los incendios se originan cuando las cenizas o colillas caen accidentalmente sobre sofás, sillas u otros muebles tapizados. Si usted fuma, sea especialmente cuidadoso cuando lo haga cerca de muebles tapizados, no fume nunca en la cama y asegúrese de que los cigarrillos están completamente apagados antes de tirarlos a la basura.

Nunca permita que su hijo juegue con cerillas y encendedores

Lo ha oído miles de veces, pero jugar con cerillas sigue constituyendo la principal causa de muerte y lesiones relacionadas con el fuego entre los niños menores de 5 años. Mantenga siempre las cerillas y los encendedores fuera del alcance y de la vista de los niños. Guarde los materiales inflamables como la gasolina, el queroseno y los productos de limpieza inflamables fuera de la casa y lejos del alcance de los niños.

Utilice las velas de manera segura

Desde que las velas decorativas se han puesto de moda, han aumentado los incendios originados por velas encendidas. Si enciende velas, manténgalas fuera del alcance de los niños y mascotas, colóquelas lejos de cortinas y muebles y apáguelas antes de irse a dormir. Asegúrese de colocar las velas en soportes firmes y estables que estén fabricados con materiales no inflamables. No permita que niños mayores ni adolescentes enciendan velas en sus habitaciones sin la supervisión de un adulto.

Mucho cuidado durante las fiestas de Navidad

Durante las fiestas de Navidad hay que estar especialmente atento al riesgo de incendios. Si pone un árbol de Navidad natural en su vivienda, asegúrese de regarlo diariamente; las lucecitas eléctricas colgadas de un árbol seco pueden ser un peligro mortal. Todos los años se deben revisar las luces y los adornos luminosos que se colocan en las ventanas para asegurarse de que los cables no estén desgastados o pelados, y las velas deben utilizarse con cuidado. Según la NFPA, la cantidad de incendios provocados por velas se duplica durante el mes de diciembre.

Consejos domésticos

Asegúrese de que todos los detectores de humo funcionan bien

Es un hecho comprobado –tener detectores de humo en una casa reduce a la mitad el peligro de morir en un incendio. Si usted no tiene instalados detectores de humo en su vivienda, éste es el momento de instalar uno en cada piso y en todos los dormitorios. A ser posible, elija detectores con pila de litio de 10 años de duración. Si su detector de humo lleva pilas corrientes, recuerde cambiarlas todos los años (un consejo: cámbielas cada otoño en el momento del cambio horario). Ponga a prueba los detectores de humo mensualmente y asegúrese de que sus hijos reconocen el sonido de la alarma. Aproximadamente el 60% de todos los incendios domésticos con desenlace de muerte ocurren en viviendas que carecen de detectores de humo; por lo tanto, ésta podría ser la medida aislada más importante que usted podría adoptar para proteger a su familia de los incendios.

Debido a que el humo tiende a ascender, los detectores de humo siempre deben colocarse en el techo o en la parte alta de las paredes. Si suena la alarma de un detector de humo cercano a la cocina mientras está cocinando, no le quite la pila, pues podría olvidarse de volvérsela a poner. En vez de ello, abra puertas y ventanas. O puede considerar la posibilidad de instalar un detector de aumento de temperatura en lugares como la cocina, donde el humo o el vapor procedentes de la cocción de los alimentos pueden desencadenar falsas alarmas. En este tipo de detectores, la alarma salta cuando la temperatura alcanza un punto crítico establecido o cuando aumenta en más de una cierta cantidad de grados por minuto.

Si se está construyendo una casa nueva o haciendo reformas en una más antigua, también se puede plantear la posibilidad de instalar un sistema de rociadores contra incendios. Estos sistemas ya se encuentran en muchos bloques de apartamentos y residencias estudiantiles.

Tenga a mano los extintores (extinguidores)

Esté preparado para cualquier tipo de accidente, distribuyendo estratégicamente los extintores por su casa -al menos uno en cada piso y en la cocina (éste debe ser un extintor polivalente, lo que significa que se debe poder utilizar tanto en incendios provocados por derrames de grasa como en los de origen eléctrico), el sótano, el garaje o el taller. Manténgalos fuera del alcance de los niños.

El mejor uso que se puede dar a un extintor es cuando el fuego afecta a un área reducida, como por ejemplo una papelera, y cuando ya se ha llamado a los bomberos. Según la NFPA, cuando utilice un extintor, recuerde que ha de seguir el procedimiento que indica el fabricante. En general se suele seguir el siguiente orden:

  • Estire de la lengüeta de seguridad. Hágalo con la boquilla del extintor apuntando en dirección opuesta a la suya.
  • Apunte con el extintor hacia abajo, a la base del fuego.
  • Pulse la palanca de accionamiento lentamente y aplicando una presión uniforme.
  • Rocíe el área del fuego de un lado a otro.

El mejor momento para aprender a usar un extintor es ahora mismo, antes de que lo necesite (si tiene alguna duda, en el parque de bomberos local le pueden ayudar). Los extintores tienen manómetros de control de presión que indican cuando se deben sustituir, y se deben revisar regularmente para garantizar su correcto funcionamiento.

Si alguna vez se declara un incendio donde se encuentra usted y no está seguro de si debería o no usar un extintor, no lo intente. En vez de ello, salga inmediatamente del edificio y llame al parque de bomberos local.

Establezca rutas de evacuación

Es necesario tener rutas de evacuación preestablecidas, especialmente por si se declarara un incendio durante la noche. Recorra todas las habitaciones de su casa y piense en las posibles salidas. Debería pensar en dos rutas de evacuación alternativas para cada habitación por si el fuego bloqueara el paso por una de ellas. Inspeccione cada habitación para cerciorarse de que no haya muebles u otros objetos bloqueando puertas o ventanas. Asegúrese de que las ventanas de todas las habitaciones se pueden abrir fácilmente desde dentro y que no están trabadas a consecuencia de sucesivas capas de pintura o clavos incorrectamente puestos; recuerde que ésta podría ser su única vía de escape en caso de incendio. Si vive en un bloque de apartamentos, verifique que las rejas o barras de seguridad de las ventanas se puedan abrir o retirar fácilmente en caso de emergencia. Asegúrese de conocer la ubicación de las escaleras o salidas de incendio más cercanas y adónde conducen.

Si su casa tiene más de un piso o si vive más arriba de la planta baja de un edificio de varios pisos o bloque de apartamentos, una escalera de incendios es una medida de seguridad importante. Debería disponer de una escalera de incendios fabricada con un material resistente al fuego (de aluminio, no de cuerda) en cada uno de los dormitorios de todos los pisos a partir del primero que estén ocupados por personas que están capacitadas para usarla. Al igual que los extintores de incendios, las escaleras de incendios sólo deben ser utilizadas por personas adultas. La escalera debe haber sido aprobada por un laboratorio independiente; su longitud debe ser la apropiada para su vivienda, y debe soportar el peso de la persona más pesada de la casa.

Asegúrese de que las personas que hacen de canguros de sus hijos cuando usted no está en casa conocen todas las rutas y planes de evacuación en caso de incendio.

Enseñe a sus hijos cómo actuar en caso de incendio

Lamentablemente, muchos niños tratan de esconderse cuando se declara un incendio, generalmente en un armario, debajo de la cama o en un rincón. Pero, si se les enseña cómo actuar en caso de incendio, sus hijos estarán mejor preparados para protegerse. Enseñe a sus hijos que el fuego se propaga muy rápidamente, que la mayoría de las muertes relacionadas con los incendios no se producen por quemaduras sino por inhalación de humo y que los gases tóxicos pueden dejar inconsciente a una persona en sólo unos minutos. Los niños deben aprender a:

  • Cubrirse la boca y la nariz con una toalla húmeda o una prenda de vestir para no inhalar gases tóxicos durante la evacuación.
  • Gatear por debajo del nivel del humo hacia un lugar seguro, manteniéndose lo más cerca posible de suelo (el humo siempre tiende a ascender).
  • Tocar cualquier puerta (no el pomo) para ver si está caliente, y, en caso afirmativo, no abrirla -buscar otra salida.
  • Localizar la escalera más cercana marcada como "Salida de incendios" si viven en un edificio de varios pisos o bloque de apartamentos, o bien una salida de incendios si no pueden acceder a la escalera. Los niños deben saber que nunca deben usar el ascensor durante un incendio.
  • No detenerse nunca para buscar objetos personales o mascotas o para hacer una llamada telefónica durante la evacuación.
  • Nunca volver a entrar en un edificio en llamas una vez que se encuentren en el exterior fuera de peligro.
  • Detenerse, tirarse al suelo y rodar sobre uno mismo para apagar las llamas en caso de que se les encienda alguna prenda de vestir.

Los niños deberían llevar siempre ropa de dormir (pijamas o camisones) de material ignífugo.

Haga simulacros de incendio en su casa

Los niños hacen simulacros de incendio en el colegio y los adultos en el lugar de trabajo. ¿Por qué no iba a hacerlos usted también en casa? Un incendio asusta a cualquiera y puede provocar situaciones de verdadero pánico. Mediante la simulación de la forma de proceder adecuada en diferentes situaciones de emergencia reducirá las probabilidades de que su familia pierda un tiempo precioso tratando de averiguar la manera de actuar. Comente y practique con los demás miembros de la familia las rutas de evacuación que ha planificado para cada una de las habitaciones de su casa. Establezca un punto de encuentro seguro en el exterior y alejado de la casa o edificio (puede servir un buzón, una verja o incluso un árbol con características específicas) donde se reunirá toda la familia tras la evacuación.

De tanto en tanto, ponga a prueba el plan de evacuación. Haga sonar un detector de humo manualmente para que todo el mundo sepa que ha llegado el momento de hacer un simulacro de incendio. Compruebe si todo el mundo puede evacuar la casa y reunirse en el exterior en menos de 3 minutos, el tiempo que puede bastar para que una casa entera arda en llamas.

La mejor forma de proteger a su familia de un incendio es estar preparado. Por lo tanto, conozca las reglas de seguridad contra incendios, equipe su casa con dispositivos de seguridad contra incendios y cerciórese de que sus hijos saben qué hacer en caso de incendio. Unos pocos minutos de prevención en el presente pueden salvar vidas en el futuro.

Actualizado y revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de la revisión: septiembre de 2008

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.