Infecciones por gonococos

(Gonococcal Infections)

Las infecciones por gonococos se consideran enfermedades de transmisión sexual (ETS), aunque no todos los casos de gonorrea son transmitidos por contacto sexual.

Signos y síntomas

Los signos y síntomas que acompañan a una infección gonocócica generalmente afectan a los órganos de la reproducción (órganos sexuales o genitales). Los signos de las infecciones gonocócicas dependen en gran medida del modo de contagio. Hay que recordar algo esencial: en muchos casos la infección gonocócica no presenta señales, especialmente en mujeres.

Cuando hay síntomas, dos de los más comunes son dolor al orinar (más común en hombres) y una secreción turbia del pene o la vagina. Esta secreción puede ser espesa y presentar un color amarillo verdusco. La mayoría de los varones con gonorrea presentan pocos síntomas o ninguno. Es posible tener una infección gonocócica sin dolor o secreción.

En las mujeres, las infecciones gonocócicas pueden presentarse sin síntomas. Podría aparecer dolor o ardor al orinar. Aunque menos común, podría presentarse dolor en el bajo vientre, dolor durante el coito y sangrado anormal de la vagina.

En ambos sexos, cuando la infección gonocócica afecta al recto, puede aparecer dolor rectal, especialmente al defecar. Cuando una infección gonocócica afecta a la garganta, podría presentarse dolor de garganta.

En los varones, la infección gonocócica no tratada puede causar la formación de cicatrices en el interior de la uretra (el conducto dentro del pene por el que salen la orina y el semen), que pueden dificultar la micción. En las mujeres, una infección gonocócica no tratada puede ascender desde la vagina y producir enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) aguda -una infección del útero, las trompas de Falopio y la cavidad abdominal. También se pueden producir abscesos en las trompas de Falopio. En las mujeres, las lesiones y cicatrices causadas por las infecciones gonocócicas no tratadas pueden ser causa de infertilidad.

En ambos sexos, una infección gonocócica no tratada se puede propagar a través de la sangre hasta partes del cuerpo alejadas de los órganos sexuales. En casos raros, esto puede dar lugar a infecciones gonocócicas de las articulaciones (que puede resultar en un tipo de artritis en una articulación en particular como por ejemplo la rodilla), de la piel (acompañada de una erupción a veces dolorosa), de los huesos, de los tendones (con sensibilidad al tacto y al movimiento), del corazón y de la zona que rodea al hígado.

Descripción

Las infecciones gonocócicas son causadas por Neisseria gonorrhoeae, una bacteria que sólo infecta a los humanos y que se transmite habitualmente a través del contacto íntimo -durante el coito y mediante el sexo oral o anal.

Los niños recién nacidos pueden adquirir infecciones gonocócicas en los ojos durante un parto vaginal si sus madres presentan infección vaginal gonocócica. En la mayoría de las regiones de los Estados Unidos, menos del 1% de las mujeres embarazadas presentan una infección gonocócica en el momento del parto, pero en algunas zonas el porcentaje es mayor.

En los Estados Unidos, cada año se registra alrededor de un millón de casos de infecciones gonocócicas, pero los expertos creen que pueden existir al menos dos millones más de casos que no reciben nunca atención médica. Los índices más altos de infecciones gonocócicas se dan en los varones entre los 20 y los 24 años de edad, seguidos de varones en la última etapa de la adolescencia, entre los 15 y los 19 años. En las mujeres, los índices más altos se dan durante la adolescencia, entre los 15 y los 19 años.

La presencia de una ETS podría estar acompañada de otras. Por ejemplo, muchas personas con gonorrea padecen también de otra ETS común llamada chlamydia. Por lo tanto, es muy recomendable que los profesionales de la medicina detecten y traten otras ETS cuando diagnostican o sospechan que puede existir una infección gonocócica.

Prevención

Las infecciones gonocócicas se consideran enfermedades de transmisión sexual, aunque -como ya vimos en el ejemplo del recién nacido contagiado durante el parto- la infección no siempre se transmite a través de las relaciones sexuales.

La gonorrea puede prevenirse mediante la abstinencia sexual o mediante el uso adecuado de preservativos durante el acto sexual. Las infecciones gonocócicas en los recién nacidos pueden prevenirse tratando los ojos del bebé, después del parto, con una solución de nitrato de plata u otros agentes apropiados. También pueden usarse antibióticos para prevenir las infecciones oculares en forma de ungüento ocular.

La infección gonocócica en un niño o en un joven podría ser indicio de que se ha producido abuso sexual/infantil que podría hacer necesaria la investigación por parte de las autoridades.

Incubación

Para las infecciones gonocócicas que afectan a los órganos sexuales, el período de incubación es de unos 2 a 5 días en los hombres y de unos 5 a 10 días en las mujeres. Las infecciones gonocócicas oculares en los recién nacidos se inician por lo general de 2 a 5 días después del nacimiento.

Duración

Las infecciones gonocócicas generalmente se curan en un plazo de 1 a 2 semanas una vez iniciado el tratamiento adecuado con antibióticos.

Contagio

Las infecciones gonocócicas son contagiosas. La bacteria Neisseria gonorrhoeae puede extenderse a través de los fluidos corporales de las personas infectadas, especialmente las secreciones vaginales, el semen, la saliva y las secreciones del recto. La mayoría de las infecciones gonocócicas se transmiten a través de las relaciones sexuales, incluyendo el sexo oral o anal. Los recién nacidos también pueden desarrollar infecciones gonocócicas oculares durante el parto si la madre está infectada.

Tratamiento en el hogar

Los antibióticos deben tomarse siguiendo al pie de la letra las instrucciones del médico, incluso tantos días comose lo indique, aún cuando los síntomas desaparezcan antes de completarse el tratamiento.

Las autoridades de salud pública deben ser informadas de todos los casos de gonorrea, para que puedan ayudar a localizar a los posibles contactos.

Tratamiento profesional

En algunos aspectos, las enfermedades de transmisión sexual son diferentes de otras infecciones. A algunas personas les podrían producir vergüenza, bochorno o temor. Algunas de ellas podrían no acudir a la consulta médica con la esperanza de que la posible ETS desaparezca. Sin embargo, la espera puede ser peligrosa. La gonorrea y otras ETS podrían aparentar una mejoría, pero seguir presentes. El hecho de que la secreción disminuya o desaparezca sin tratamiento al cabo de unos días no significa necesariamente que no exista infección o que ésta haya desaparecido. Además, tal como ya se ha mencionado, las ETS no tratadas pueden propagarse y causar otras complicaciones. Si la pareja sexual tiene una ETS o si una persona presenta posibles síntomas de una ETS, la visita a un médico debería concertarse lo antes posible.

Si se sospecha la existencia de una infección gonocócica, el médico enviará muestras de la secreción de la uretra (en el extremo del pene) o del cuello del útero al laboratorio para un cultivo bacteriano para determinar si las bacterias estan presentes. Si su médico sospecha que alguna otra parte del organismo también está infectada, podría tomar más muestras para cultivos bacterianos. A veces se establece el diagnóstico con la ayuda de pruebas rápidas de anticuerpos.

Una persona debería ser examinada y tratada si su pareja sexual tiene gonorrea u otra ETS o existe sospecha de que pudiera tenerlas. Si a una persona se le diagnostica una ETS, ésta debería comunicarlo a su pareja lo antes posible para que pueda ser examinada y tratada por sus médicos.

Las infecciones gonocócicas pueden curarse con los antibióticos adecuados, por vía oral o mediante inyecciones. Puesto que los pacientes con infecciones gonocócicas a menudo tienen otras ETS, el médico puede decidir hacer pruebas para detectarlas y tratarlas también, aun cuando no se presenten síntomas.

Cuando una madre que presenta infección gonocócica tiene un bebé, generalmente los médicos toman muestras de la sangre u otros fluidos corporales del niño para comprobar que no exista infección gonocócica. Usualmente los bebés son tratados con antibióticos por vía intravenosa (en las venas) o por inyección.

Cuándo llamar al pediatra

Llame al pediatra si observa algún tipo de secreción anormal del pene o la vagina. También si existe dolor, molestias o sensación de ardor al orinar. Igualmente si su pareja sexual tiene gonorrea o sospecha que la tiene.

Si su hijo o hija es sexualmente activo(a) y empieza a describir síntomas semejantes a los de una infección gonocócica, ayúdelo(a) a obtener tratamiento médico lo antes posible en la consulta de su médico o en un centro médico para ETS.

Independientemente de que sospeche la presencia de una infección, hable con su hijo cuanto antes sobre de los métodos para prevenir las ETS, incluyendo la abstinencia sexual y el uso de preservativos.

Actualizado y revisado por: Joel Klein, MD
Fecha de revisión: junio de 2006

Kids Health

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. All rights reserved.